Un equipo de astronautas busca nuevas formas de vida subterránea.

Todo astronauta sueña con descubrir nuevas formas de vida. Para seis de ellos, este sueño podría hacerse realidad pero en las profundidades de la tierra, en lugar de en el espacio exterior.

Una tripulación internacional formada por seis astronautas empezará a entrenar para participar en una misión subterránea que les preparará para viajar al espacio.

CAVES, acrónimo inglés de `Aventura Cooperativa para Valorar y Ejercitar el Comportamiento y las Habilidades’, preparará a los astronautas para trabajar en equipo de forma segura y eficiente, y para resolver problemas mientras exploran cuevas desconocidas aplicando procedimientos espaciales.

La soleada isla de Cerdeña, Italia, recibirá a esta tripulación formada por astronautas de todas las agencias miembro del programa de la Estación Espacial Internacional. Durante la primera semana aprenderán los protocolos de seguridad y las nociones básicas de la espeleología. El día 7 de septiembre se adentrarán bajo tierra, donde permanecerán durante seis días.

La espeleología tiene mucho en común con la exploración del espacio: durante esta expedición, los astronautas tendrán que trabajar en un espacio confinado, aislados del mundo exterior y prácticamente sin intimidad, mientras resuelven problemas con unos recursos muy limitados.

El programa CAVES está diseñado para ser lo más realista posible. El campamento base instalado a la entrada de la cueva actuará como centro de control, comunicándose con los astronautas dos veces al día para discutir el progreso de su misión, al igual que sucede con la Estación Espacial Internacional.

Durante toda su estancia bajo tierra, los astronautas sólo recibirán un envío de suministros. Tendrán que escoger lo que van a necesitar con sumo cuidado, y avisar al centro de control con 24 horas de antelación para que preparen el cargamento.

Esta magnífica oportunidad servirá también para llevar a cabo un intenso programa de investigación. Como en el espacio, la agenda de los astronautas estará repleta de actividades científicas y de pruebas de nuevos equipos o procedimientos.

Una buena parte de las cuevas de Cerdeña permanece sin explorar o sin cartografiar. Los `espeleonautas’ tendrán que adentrarse por pasadizos desconocidos mientras deciden qué partes de la cueva van a explorar. A medida que avanzan, tendrán que dibujar un mapa que les permita encontrar el camino de vuelta al campamento base, y que contribuirá a futuros trabajos de exploración de este sistema de cuevas.

Este año los astronautas también buscarán nuevas formas de vida. “Nadie ha buscado vida en estas cuevas de forma sistemática”, explica la instructora de astronautas de la ESA y diseñadora del curso CAVES, Loredana Bessone.

“Siempre es bueno encontrar una nueva forma de vida, grande o pequeña. Estoy muy emocionada de que vayamos a buscar bacterias extrañas o artrópodos desconocidos”.

Los astronautas seguirán los mismos protocolos de seguridad que se utilizan durante los paseos espaciales, y probarán un nuevo sistema de comunicaciones.

Con la ayuda de sus instructores, los astronautas podrán evaluar su capacidad para trabajar en equipo y sus dotes de liderazgo durante las dos semanas que durará este curso. (Fuente: ESA)

de Revista Voces del Misterio Publicado en Teletipo

Almacenan en ADN el contenido de un libro.

Valiéndose de tecnología avanzada para la secuenciación genética, y de una nueva estrategia para codificar una cantidad de datos mil veces mayor que la alcanzada previamente en el ADN, el contenido de un libro coescrito por un genetista ha sido codificado en el lenguaje de la vida.

El equipo de George Church, profesor de genética en la Universidad de Harvard, y miembro del Instituto Wyss de Ingeniería Biomédica, adscrito a dicha universidad, en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, ha codificado y almacenado en ADN el libro “Regenesis: How Synthetic Biology Will Reinvent Nature and Ourselves” (“Regénesis, Cómo la Biología Sintética Reinventará a la Naturaleza y a Nosotros mismos”). Una vez codificado en ADN, el libro ha podido ser leído y copiado con éxito mediante métodos bioquímicos.

Desde hace tiempo, el ADN ha fascinado a los científicos por su colosal capacidad como medio de almacenamiento de datos. No sólo destaca por su enorme densidad de datos, sino también por su bajísimo consumo energético, por su estabilidad que le permite conservar datos durante muchísimo tiempo, y por el hecho de llevar muchos millones de años siendo usado con éxito por la Naturaleza.

Aunque el proyecto completado por Church y sus colaboradores no es el primero en demostrar el buen potencial que posee el ADN como soporte para almacenar datos en formato binario, Church y sus colaboradores han combinado de forma pionera una tecnología punta para secuenciación genética con una nueva estrategia para codificar una cantidad de datos mil veces mayor que la alcanzada previamente en el ADN.

Las letras, en formato binario, son codificadas en ADN, el cual luego puede ser secuenciado y descodificado para la lectura del texto. Imagen: Escuela Médica de la Universidad de Harvard / Instituto Wyss de Ingeniería Biomédica.

El equipo de Church, Yuan Gao (ahora en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland) y Sri Kosuri (del Instituto Wyss de Ingeniería Biomédica, dependiente de la Universidad de Harvard) usó código binario para almacenar el texto del libro, las imágenes y hasta la maquetación.

Mientras que algunos soportes experimentales para almacenamiento de datos, como por ejemplo la holografía cuántica, son muy frágiles, y requieren temperaturas bajísimas y un enorme consumo de energía, el ADN es estable a temperatura ambiente, requiere poquísima energía para la lectura y la escritura, y puede guardar su información durante millones de años.

Leer y escribir en ADN es más lento que en otros medios de almacenamiento de datos, pero el ADN resulta ideal para preservar enormes cantidades de datos durante mucho tiempo. En ese sentido, el ADN es una excelente cápsula del tiempo para conservar información. Y su capacidad de almacenamiento resulta también espectacular. En teoría, bastarían unos 4 gramos de ADN para almacenar toda la información digital que la humanidad genera en un año.

En iniciativas parecidas anteriores, los datos fueron codificados en el ADN de bacterias vivientes. Church y sus colaboradores optaron en cambio por usar microchips de ADN disponibles comercialmente, con el propósito de trabajar con ADN independiente.

Los investigadores codificaron el libro en bloques de datos de 96 bits, cada uno de ellos con una dirección de 19 bits para guiar con eficacia el reensamblaje. Incluyendo texto, imágenes en JPEG y maquetación en HTML, el código para alojar el contenido del libro requirió 54.898 de estos bloques de datos, cada uno con una secuencia única de ADN.

En el momento de escribir estas líneas, ya hay 70 millones de copias del libro almacenadas en ADN.

El equipo de investigación consideró la idea de incluir una copia de la obra en ADN en cada ejemplar de la versión en papel del libro. Sin embargo, dado que en éste Church y el otro autor, el escritor científico Ed Regis, abogan por una supervisión cuidadosa de todo avance en biología sintética, los autores del libro y sus colaboradores en el proyecto de almacenar su contenido en ADN decidieron practicar lo que predican, y no se incluirá con el libro en papel la versión en ADN, al menos hasta que la sociedad y las autoridades hayan debatido y regulado debidamente todo lo relativo a la seguridad y la ética de usar al ADN de esta manera. “Quizá en el próximo libro”, se plantea Church.

de Revista Voces del Misterio Publicado en Teletipo

Stonehenge: un misterio en piedra.

Jesús Gerardo Rodríguez Flores | Sociedad Astronómica de La Laguna (México)

 Mucho se ha especulado sobre Stonehenge, pero pocas veces se han descrito los datos que a ciencia cierta se conocen sobre este enigmático lugar. ¿Cuando y como fue construido? ¿Cual era su utilidad? ¿Quienes han investigado su enigmático pasado? El siguiente documento tiene el proposito de aclarar estos aspectos del más fascinante construcción arqueoastronómica de Europa occidental.

La búsqueda de su origen.

Localizado a cien kilómetros al oeste de Londres, en la llanura de Salisbury, se encuentra uno de los monumentos milenarios más inquietantes de la humanidad. Con sus colosales rocas, cuyos pesos varían de dos a treinta y cinco toneladas, Stonehenge es la construcción megalítica más fascinante de la historia. Su construcción se remonta a la noche de los tiempos, a civilizaciones que no dejaron a su paso escritos que nos permitieran conocer con seguridad su origen.

Nadie conocía el origen de este complejo megalítico, pero algunos lo sugerían a través de las leyendas y la tradición. Algunos como Geoffrey de Monmouth (aproximadamente 1100-1154 dC.) en la Edad Media, relataba en sus crónicas la creencia popular de que el conjunto era un circulo de gigantes petrificados, de allí que se le conociera como la “Danza de los Gigantes”. Pero el mismo escritor del siglo XII nos ha hecho llegar otra leyenda que sugería que las piedras fueron llevadas allí por el Mago Merlin, desde Irlanda, con la ayuda de unos “artefactos”, para conmemorar un entierro masivo de bretones. Lo cierto es que el pueblo sajón les recordaban las vigas en las cuales colgaban a los criminales, por lo cual empezaron a conocerlo como “Stonehenge” (La horca de piedra o la piedra del colgado).

El misterio de Stonehenge llegó hasta el rey Jaime I de Inglaterra, quien en 1620 encargo al arquitecto Iñigo Jones investigara todo lo referente al conjunto. El nacimiento de la arqueología estaba aún a un siglo y medio de distancia, por lo que Iñigo Jones hizo lo que sus recursos le permitían. Finalmente llego a la conclusión de que era un templo romano dedicado al Cielo, construido poco después del año 79 dC. Tal vez esto satisfizo al rey, pero hoy sabemos que Iñigo Jones se quedó corto. Stonehenge ya era un conjunto milenario en época del Imperio Romano.

 

 

Stonehenge.

En ese mismo siglo XVII apareció en escena John Aubrey (1626-1697), escritor y estudioso de la antigüedad quien estudió los monumentos megalíticos de Inglaterra, y sugirió por primera vez que Stonehenge era un templo construido por los druidas. Ese mismo siglo William Stukeley realizo un estudio que reiteró y expandió el origen druídico de Stonehenge. Stukeley era masón, parte de una comunidad cuyos orígenes forzosamente han intentado remontarse a tiempos de los druidas y el Antiguo Egipto, por lo cual no extraña que quisiera asociar a su ya dudosa linaje grupal, la magia y misterio de Stonehenge. Sin embargo los druidas, aquellos antiguos sacerdotes celtas, nada tenían que ver con Stonehenge, puesto que dicho complejo megalítico existía desde dos milenios antes. Sin embargo esto dio lugar a inumerables artificios que representaban a Stonehenge como un templo ritual en donde los druidas propiciaban a los dioses de la naturaleza mediante sacrificios humanos. Incluso una piedra que yace en posición horizontal en el centro de Stonehenge fue bautizada como “La Piedra del Altar” o “Piedra de la Matanza”, cuando en realidad se trata simplemente de un megalito caído en tierra. La falsa relación entre druidas y Stonehenge llegó a tal punto que una agrupación masónica denominada “Antigua Orden Unificada de Druidas” realizaban al amanecer del solsticio de verano una serie de ritos presuntamente druidas que evidentemente fueron inventados por la imaginativa mente de alguno de sus lideres. Finalmente en 1985 el gobierno británico decidió hacerse cargo de la protección y conservación de Stonehenge y entre sus primeras acciones fue prohibir la celebración de este fraudulento ritual. Sigue leyendo

Los misterios de las mujeres de Juárez.

El desembarco de los forenses argentinos en México tiene su antecedente en una misión de 2005, cuando autoridades y familiares de mujeres asesinadas los convocaron a Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos y una de las más violentas del mundo.

Desde 1993 hasta hoy miles mujeres fueron asesinadas sin causa conocida en este intrincado cruce fronterizo donde anidan todas las variantes del crimen organizado. Son las tristemente célebres “muertas de Juárez”, que captaron la atención del mundo entero y dieron lugar a una larga lista de libros y películas que intentaron, sin demasiado éxito, echar luz sobre el misterio.

La información se mezcla con la ficción y las conjeturas y revela una probable confluencia de intereses mafiosos, pandillas juveniles, la arraigada cultura machista de la zona y la negligencia -cuando no complicidad- de autoridades y policías con los criminales.

Se sabe entre otras cosas que las víctimas tienen ciertos rasgos en común: son jóvenes de 15 a 25 años, de bajos recursos y escaso nivel educativo, a menudo asalariadas en las fábricas asentadas en la frontera, o maquiladoras, que emplean a miles de trabajadores no calificados.

Identificadas

“Comenzamos a trabajar con el tema de los feminicidios a pedido de las autoridades y de los familiares de las mujeres. Trabajamos hasta 2011 y pudimos identificar a 33 mujeres”, dijo Frondebrider.

Para ello, el EAAF recabó muestras genéticas de 195 personas que habían reportado la desaparición de familiares.

“Eran casos donde le habían entregado el cuerpo a la familia y la familia no confiaba en el informe, o directamente no se había identificado el cuerpo. También aportamos información sobre cómo murieron. Muchas veces era diferente a la versión oficial”, agregó.

Las conclusiones del EAAF fueron utilizadas en un juicio de trascendencia pública llamado “campo algodonero”, que hizo camino hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La Corte condenó al Estado mexicano por violar los derechos humanos de las víctimas y exigió el reconocimiento de su responsabilidad en un acto que debía ser presidido por altos funcionarios del gobierno. Así quedó en evidencia la inacción de la policía y del gobierno para prevenir los asesinatos y dar con los homicidas.

Las profecías del 2012… ¿Qué sucederá?

¿Qué sucederá el 21 de Diciembre de 2012? ¿Se cumplirán las profecías de Nostradamus, los mayas, el código de la Biblia? Puede que ese día sea el fin del mundo y que nunca volvamos a ver la luz del Sol?

En este interesante documental se desvelan algunas claves… Te invitamos a verlo.