Relatos sobre la aparición de una “mujer fantasma” causan temor entre automovilistas en una ruta santiagueña.

 

Los relatos acerca de la presunta aparición de una “mujer fantasma” comenzaron a causar zozobra entre los automovilistas que se ven obligados a circular de noche por una ruta en la zona periférica de la ciudad de Santiago del Estero.

La mujer, joven y de buen aspecto, es vista en la banquina de la ruta 1 y luego en los asientos de los autos, siempre sin pronunciar palabra, ni mirar a los conductores, para luego “esfumarse”, de acuerdo con los testimonios.

Las anécdotas sobre las apariciones se iniciaron en abril pasado con el testimonio de un vecino del barrio San Fernando, que aseguró haber visto a una mujer caminando a la vera de la ruta 1 y a los pocos segundos dijo tenerla en el asiento del acompañante.

El hombre, según relató posteriormente, se aferró al volante y trató de pasar el momento, aunque de vez en cuando miraba “de reojo” y alcanzaba a percibir la presencia de su acompañante, por las prendas blancas que llevaba puestas.

A partir de ese momento, los testimonios comenzaron a sucederse con tal frecuencia, que varios automovilistas comenzaron a optar por caminos alternativos, según lo señalado en una nota publicada por el Nuevo Diario Web.

Las extrañas experiencias se repiten siempre a la misma altura de la ruta, cerca de una heladería, de acuerdo con lo indicado.

Uno de los relatos más impactantes es el de un joven que asegura haber ido a comprobar la existencia del espectro con sus propios ojos.

El auto se le detuvo cuando circulaba por un punto desolado de la ruta y al tratar de comprobar cuál era el desperfecto, una luz fuerte de origen desconocido lo atemorizó, por lo que optó por refugiarse en su auto.

Enseguida, por el espejo retrovisor, notó que una mujer “joven y bonita” se había instalado en el asiento trasero.

Aterrorizado volvió a tratar de encender su auto y comprobó que el desperfecto ya no existía, por lo que pudo ponerlo en marcha.

Intentó hablarle a su extraña compañera, que miraba insistentemente por la ventanilla trasera derecha, pero las palabras no le salieron por el temor, según contó.

En pocos minutos llegó a la zona poblada del barrio El Paraíso y la extraña mujer ya no estaba en el asiento trasero del auto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s