Premio Planeta: Un abogado “atrapado” por los misterios del género policiaco.

17/oct/12 01:22

J. DÁVILA, Barcelona

El brigada Bevilacqua y el sargento Chamorro están de vuelta. Los guardias civiles creados por Lorenzo Silva para argumentar la obra “El lejano país de los estanques” (Destino / 1998) y que posteriormente continuaron con sus pesquisas con la obra “El alquimista impaciente”, Premio Nadal en el año 2000, reaparecen en un título policiaco que se desarrolla en la España actual. Los guardias civiles deberán resolver un crimen que deriva un caso marcado por un fuerte componente ético.

Esta no es la primera vez que Silva (Madrid / 1966) se sumerge en la intuición de los investigadores Belilacqua y Virginia Chamorro, ya que en anteriores relatos resolvieron otros casos siendo sargento el primero y aún cabo la segunda. Lorenzo Silva, natural de Carabanchel, fue el autor de “La flaqueza del bolchevique”, una historia que fue finalista del Premio Nadal en el año 1997 y que fue adaptada a la gran pantalla por el director Manuel Martín Cuenca. Esta es su decimoséptima novela entre los años 1995 y 2012.

El escritor Lorenzo Silva conquistó anoche el LXI Premio Planeta de Novela con la obra “La marca del meridiano”. El autor madrileño, que acudió al concurso con el seudónimo Bernie Ohls y el título “Te protegeré”, tomó el testigo de Javier Moro -ganador de la edición de 2011 con “El imperio eres tú”- y se llevó los 601.000 euros de un galardón que entregó el papel de finalista a la periodista Mara Torres, quien obtuvo una recompensa económica de 150.250 euros por la novela “La vida imaginaria”, con la que se presentó al certamen con la identidad secreta de Pilar Otero y el título “El búnker”.

Lorenzo Silva, admirador confeso del Raymond Chandler, ocultó su nombre detrás de un personaje chandleriano a partir del cual le da vuelo a una historia de género policiaco; un estilo literario en el que el abogado madrileño parece estar muy cómodo. En una velada marcada por la tensión que se concentró en la mesa presidencial, el madrileño situó su propuesta literaria por delante de “El búnker” / seudónimo – Pilar Otero; “Choque de titanes” / seudónimo – Margan el Hispano; “Marengo” / seudónimo – Marengo; “El cepo” / seudónimo – Rodyon Armitage; “El búnker” / seudónimo – Pilar Otero; “Corresponsal en Rusia” / seudónimo – Paul Alexander; “El asesinato de Pitágoras” / Marcos Chicot Álvarez; “El bosque y los árboles” / Marc Quintana Llevot; “El productor de sueños” / Mariano José Pérez Meler, y “Viena blues” / Sergi Gotarra Franch.

Miradas silenciosas

Mucho antes de que Silva expresara sus sensaciones como ganador, toda la atención de los asistentes al Palacio de Congresos de Barcelona estaba acumulada en la mesa en la que estaba el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, quien estuvo acompañado por el ministro José Ignacio Wert, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, y el consejero de Cultura, Ferrán Mascarell. Lo que se habló entre los representantes de los gobiernos nacional y autonómico -si se abordó el debate nacional o la “españolización” de los alumnos catalanes que demandó la pasada semana Wert- no trascendió, pero durante muchas fases de la cena hubo silencios y miradas opuestas entre Artur Mar y José Ignacio Wert. El azar quiso que los dos títulos que se disputarían la gran recompensa fueran “Te protegeré”, un encabezado que a buen seguro defendería a muerte el presidente Artur Mas, y “El búnker”, una propuesta que encaja a la perfección con el atrincheramiento que promueve Wert.

Lorenzo Silva, que en distintas etapas de su ya amplia carrera literaria experimentó con la narrativa infantil y juvenil y con textos que giraban en torno a la figura del maestro Albéniz, confesó anoche que con esta novela ha querido mostrar “una sociedad que está en crisis y en la que la confrontación juega un papel muy determinante”, dijo el creador de una trama de detectives española protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro. Aprovechó el título de su novela, “La marca del meridiano”, para desear que entre Madrid y Barcelona no haya ninguna raya entre ambas ciudades, más allá de la línea imaginaria de Greenwich.

La periodista madrileña Mara Torres (1974), por su parte, apostó por una temática que gira alrededor del amor y “la capacidad de soñar”, que tiene como protagonista a una mujer de nombre premonitorio: Fortunata Fortuna.

Torres dijo que “no sé si todo esto forma parte de mi imaginación, pero me siento tremendamente afortunada por ser la finalista de este premio literario”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s