Nuevo exoesqueleto de NASA.

X1, para astronautas y discapacitados.

Aurora Ferrer

Esta mezcla entre un transformer e Iron Man es el nuevo exoesqueleto de la NASA.

No tiene los jets, propulsores y “mono-rayos” de la armadura de Tony Stark (Iron Man), pero lo cierto es que X1, el nuevo exoesqueleto fabricado por la NASA, se da un cierto aire a la armadura del personaje de Marvel Comics. Su objetivo es ayudar a mejorar la salud de los astronautas y también a aquellas personas que han perdido la movilidad en piernas y/o brazos.

Si bien el experimento se encuentra aún en su fase experimental, la NASA (dentro del proyecto Robonaut 2), junto con el Instituto de Florida de Cognición Humana y Mecánica y por ingenieros de Oceaneering Space Systems, ha querido mostrar al público los avances de su nuevo exoesqueleto X1. Con un peso de 18 kg, cuatro articulaciones motorizadas y seis fijas que le otorgan 10 grados de libertad de movimiento, la NASA afirma que: “asiste o inhibe al movimiento en las articulaciones de la pierna”. De esta forma, cuando el exoesqueleto está en modo de inhibición, podría ser utilizado por los astronautas para hacer ejercicio, entrenar… El X1 les proporcionará una mayor resistencia en las extremidades inferiores que permitan manejarse al equipo en un entorno espacial de gravedad cero.

Esta misma tecnología podría ser usada también en tierra firme. X1 podría ayudar a personas que han perdido la movilidad a desplazarse y moverse con una mayor comodidad. “La NASA está examinando el potencial del X1 como un dispositivo de ejercicio para poder mejorar la salud de la tripulación de la Estación Espacial Internacional y durante viajes o estancias futuras de larga duración como pueda ser a un asteroide o Marte. Sin tener en cuenta el valor del espacio o el peso durante las misiones, el X1 puede imitar una lista de ejercicios comunes para la tripulación, lo que es necesario para mantener a los astronautas saludables en un entorno de microgravedad”.

Por ahora están centrados en el diseño y mejorar la tecnología. Una de las ideas es añadir al exoesqueleto un sistema de monitorización para que los ejercicios realizados por los astronautas puedan ser seguidos desde la Tierra. De esta forma el equipo de la NASA podría analizar los resultados obtenidos y optar por el entrenamiento más eficaz para la tripulación, conjunta o individualmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s