El día en que Dinamarca se convirtió en Oscar Schindler.

 

En 1943, el pueblo danés consiguió evitar que casi 8.000 judíos acabaran sus días en un campo de concentración nazi.

Bitácoras / Madrid

El afán que mostraron los nazis por exterminar al pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial demostró algunas de las atrocidades que es capaz de cometer el ser humano. Por suerte, los actos heroicos de personas como el industrial alemán Oscar Schindler o el diplomático español Ángel Sanz Briz, que proporcionó pasaportes españoles a más de 5.000 judíos en Budapest, contribuyeron a salvar la vida de miles de judíos.

Gracias al cine, sus historias son ampliamente conocidas. Otras, en cambio, no lo son tanto. Ese es el caso del pueblo danés, que en 1943 consiguió salvar la vida de casi toda la población judía del país, tal y como cuenta el blog «Mr. Domingo».

Todo comenzó a gestarse el 9 de abril de 1940, cuando las tropas nazis invadieron Dinamarca, que hasta entonces se había declarado neutral. Para evitar un derramamiento de sangre entre su población, el gobierno danés se rindió casi inmediatamente y, a cambio, Hitler respetó su autonomía bajo la forma de protectorado e, incluso, permitió que su parlamento continuara funcionando.

La situación se mantuvo mas o menos estable hasta que, en agosto de 1943 el gobierno se vio obligado a dimitir a causa de la dura represión con la que las tropas alemanas intentaban acabar con la resistencia danesa. En ese momento, los nazis tomaron el control total del país y Hitler decidió ordenar a las SS que preparasen la deportación de todos los judíos de Dinamarca.

El arresto de los judíos se llevaría a cabo entre el 1 y 2 de octubre de 1943 y, en la práctica, supondría el traslado de casi 8.000 personas a los campos de concentración nazis. Alertada en secreto de este plan por el diplomático alemán Georg Ferdinand Duckwitz, la resistencia danesa organizó una campaña nacional para trasladar por mar a todos los judíos del país hasta Suecia, que mantenía su estatus de neutralidad.

El plan funcionó a la perfección. En apenas unos días, los judíos comenzaron a abandonar sus ciudades de residencia y emprendieron un viaje hacia el estrecho de Oresund desde donde cruzarían los escasos kilómetros de mar que separan ambos países. Durante los días que duró el trayecto, los habitantes de los pueblos que atravesaban les daban cobijo en sus casas, hospitales e iglesias.

Una vez alcanzada la costa, los pescadores ayudaron a trasladar en barco a unos 7.200 judíos daneses y a 680 familiares no judíos a un lugar seguro en tierras suecas.

Gracias a esta acción, en la redada de las SS en Copenhague y otras grandes ciudades apenas pudieron arrestar a 500 judíos que fueron deportados al gueto de Theresienstadt en Checoslovaquia, donde solo murieron 51 judíos daneses. La acción conjunta de un país unido ante una de las mayores barbaries había conseguido salvar al 99 por ciento de la población judía de Dinamarca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s