El misterio de la tumba de Moisés.

Por Jose Manuel García Bautista

 Moisés pasará a la Historia Bíblica como el libertador del pueblo judío del yugo egipcio, como el guía hacia la Tierra Prometida que murió sin gozar de ella, como el mensajero de Dios, como el profeta. Su importancia bíblica e histórica va más allá de la trascendencia humana para entrar en lo divino. La leyenda nos cuenta que Moisés fue depositado en una balsa o cesta de cañas en el Nilo, su ascendencia podía ser de alguien de notable influencia en la sociedad egipcia y decidieron desprenderse del bebé. Algunos estudiosos afirman que podría ser Moisés el faraón Amenofis IV, el llamado “faraón hereje”, que cambiaría su nombre al de Akhenaton, e impuso el culto a un solo Dios, Atón, desterrando toda la tradición de dioses de Egipto. Moisés tuvo una estrecha relación con Dios y obró prodigios y milagros en su nombre y dirigido por la mano divina del mismo Dios. Moisés además es el único ser humano que ve a Dios, en el monte Sinaí. Según narra el Deuteronomio Moisés se dirigió al monte Nebo, con 835 metros de altura, desde allí admiró la tierra prometida soñada por Isaac y Abraham, y después de haberla contemplado murió.Allí mismo fue enterrado, pero nadie vio ni el cuerpo ni la tumba…

 Los problemas actuales de ubicar la tumba surgen cuando queremos ubicar el monte Nebo. El monte Nebo se integra dentro del sistema montañoso del Abarim, siendo una de sus cumbres, pero aquel Nebo no tiene por que ser el monte Nebo actual… Igual, con el paso del tiempo, su nombre ha variado, e incluso su ubicación. Pero nos encontramos con una nueva sorpresa…Entre India y Pakistán hay un monte que se llama Nebo y en ese lugar hay una tumba que los lugareños afirman que pertenece a Moisés… En el libro “Hashmat-i-Kashmir” se dejó escrito: “Moisés llegó a Cachemira y la gente lo escucho. Unos continuaron creyendo en él, otro no. Murió y fue enterrado aquí. La gente de Cachemira llama a su tumba: “el santuario del Profeta del Libro” “.

 Hasta allí el escritor hispano Andreas Faber Kaiser se trasladó para comprobar unas informaciones acerca de una tumba que decían pertenecía a Jesús de Nazaret… Tal y como publicó en su polémica obra: “Jesús vivió y murió en Cachemira”.  Pero allí también encontró algo no planificado en su guión, tal vez en el guión divino…, y es que cerca de la tumba de ese “Jesús de Nazaret” se encontraba la de ese otro “Moisés” –entre comillas por las dudas que presentan ambas y no por falta de respeto-.

 Como curiosidad: ambas están en la cima del monte Nebo asiático…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s