¿Tiene razón San Malaquias con el nuevo Papa? La pista que puede ser “definitiva”.

La dimisión del papa Benedicto XVI ha levantado regueros de tinta en numerosos medios de comunicación, no sólo por lo insólito del hecho, al menos, en la era moderna del cristianismo, sino por el terremoto interno que la noticia ha levantado en el seno del Vaticano. Aunque esto tiene poco sentido, la verdad, si atendemos a la comunicación extra oficial del papa hace un año sobre estas intenciones. No sabemos si el sentimiento de sorpresa es “postizo”, o bien un gesto diplomático más que esconde una realidad palpable en cuanto a la dureza política de la capital del cristianismo.

Una de las cuestiones que deambulan por la red es la razón por la cual abandona su ministerio, y estas se abren a cientos de especulaciones diferentes; desde una especie de pantomima, un burdo montaje que busca una publicidad extra ante la debacle que la iglesia católica está sufriendo en las últimas décadas, gracias sobre todo a noticias tan alarmantes como los escándalos sexuales aparecidos en medios de comunicación, perpetrados por miembros eclesiásticos que han llegado incluso a sentarse en los banquillos, y que no han sido suficientemente castigados por la cúpula vaticana, hasta la “gracieta” lanzada recientemente en cuanto a la existencia o no de la mula y el buey en el portal de Belén. A lo mejor, lo que ya se buscaba aquí era una justificación “mental” para su retirada, a la que se ha unido el supuesto “cansancio” y otras enfermedades que han aparecido en el currículo presentado para su dimisión oficial (bueno, abdicación).

Pero en este artículo no vamos a tomar dicha senda, que para eso ya hay miles de otros escritos que nos pueden convencer más o menos, pero que ofrecen opiniones sobre la extraña retirada, tantas como gustos pueden tener quienes las leen. Hoy lo que planteamos es algo más profundo, un gran descubrimiento (si me lo permiten) en base a un profeta de la Iglesia Católica: San Malaquías.

A este santo se le recuerda más bien por sus dotes proféticas, sobre todo, por lo acertado de sus premoniciones en torno a los papas que gobernaron la iglesia desde la época en la que vivió (siglo XII) hasta nuestros días. Lo acertado de los lemas que portan los escudos papales de los distintos representantes de la iglesia en la historia, así como la traducción de algunos detalles que forman parte inequívoca de las características de estos Papas, hacen que empecemos a creer en esa última que planteó: el fin de la Iglesia Católica, al menos, tal y como la conocemos. Algo así como las profecías mayas que, al final, hemos aprendido el verdadero significado de “fin del mundo”, refiriéndose claro está al cambio de era que estamos sufriendo. Pero metámonos en faena.

Para ello, vamos a poner algunos ejemplos de dichas profecías. La primera, referente a lo que escribió sobre un papa del que destacó como característica “Fos florum” (Flor de flores), y que se refería a Pablo VI. No sólo coincidió en el número de papa que ostentaba dentro de la lista, sino que acertó porque el escudo de armas de dicho papa representaba tres flores de lis, las cuales se consideran “flores de las flores”. Además, este papa era de Florencia, siendo el símbolo de la ciudad esa misma flor. ¿Casualidad?

Conozcamos otro: Uno del que destacó la siguiente descripción: “De labore solis” (De la labor del sol). Nos referimos a Juan Pablo II. ¿Podemos traducir acertadamente esta característica atribuida? Bueno, sería suficiente ya con saber que coincide de nuevo con el número de papa elegido en la lista, pero cuando leemos de nuevo esa descripción nos damos cuenta que podemos encontrarle dos explicaciones: la primera, se puede referir a la labor incansable de papado que realizó por todo el mundo. Pero la que más me convence es la otra, o sea, nació y murió en días de eclipse. ¿Otra casualidad?

Terminemos por el penúltimo papa, del que nos ocupamos en este artículo al principio. Benedicto XVI, al cual describió como “De gloria olivae” (De la gloria del olivo). Pues bien, el escudo de la Congregación para la Doctrina de la Fe (antes Inquisición), que presidía el cardenal Ratzinguer (Benedicto XVI), curiosamente, lo forman una cruz verde flanqueada por una espada a un lado, y… Si, una rama de olivo al otro.

Parece que todo coincide. Pues bien, el próximo papa es descrito por San Malaquias como “Pedro el Romano”, y es durante el papado del que será elegido donde la iglesia sufrirá un cambio profundo y traumático. Tanto que advierte “No será italiano, y será muerto por el Anticristo, en una época marcada por la persecución final a los cristianos y por el fin de la Iglesia Católica”. Bueno, cualquiera diría que, con no elegir un Papa que sea foráneo de Italia (aunque sí de Roma), y con no llamarlo Pedro… Todo arreglado. ¿Seguro?

Bien. En este momento, tengo que unir a este artículo-investigación el sueño (posiblemente premonitorio) de una compañera de esta casa, Mª Angeles Leiva, y que describimos tal y como nos lo comenta:

“Esta pasada noche soñé precisamente con la circunstancia de la dimisión del Papa aunque de una manera simbólica. Pero lo más curioso del sueño es que, al final del mismo, aparecía un calendario y alguien que señalaba el mismo. Debía ser importante porque esta visión es la que recuerdo más vívida”. Hoy, instigada por la curiosidad y la necesidad de buscar respuestas a dicha visión, se ha dirigido hacia un calendario eclesiástico y… Bueno, lo escribimos a continuación.

Repasemos: ¿Cuál era la descripción que San Malaquías daba del último papa? Exacto, “Pedro el Romano”. Otra pregunta: ¿qué día es el que hace efectivo la abdicación Benedicto XVI? El próximo 28 de febrero. Ahora viene lo bueno: ¿Qué onomástica se celebra ese día? SAN ROMANO. Y por otra parte, Pedro significa “Piedra”, y está considerado como la “primera piedra del cristianismo (puede ser que última). Como lo leen, y como lo ven en la siguiente fotografía tomada a un calendario de Fray Leopoldo:

foto1 foto2

Juzguen ustedes mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s