Los misterios del robo del Códice Calixtino: sexo, mentiras y diarios secretos.

— El autor del robo reveló que fue testigo de relaciones sexuales entre la curia

— Cuando el electricista tuvo un ictus, el deán pasó noches y días cuidándolo

— Revelamos detalles inéditos de este y otros escándalos

Por DANIEL SALGADO | EVA LAMARCA
Imagen del artículo

Catedral de Santiago de Compostela© Gtresonline

 

El 5 de julio de 2011 desapareció de la catedral de Santiago de Compostela el Códice Calixtino, una guía de viajes del siglo XII de valor incalculable. Después de un año de indagaciones la policía detuvo el 3 de julio de 2012 a Manuel Fernández Castiñeiras, un electricista, extrabajador de la catedral. En su vivienda se encontraron casi dos millones de euros en billetes pequeños y en un garaje cercano a la casa familiar, oculto entre cuatro bolsas de basura, el Códice Calixtino. Pero, ¿cuál fue el verdadero motivo del robo del Códice? ¿Despecho, desamor o sed de venganza contra el deán? ¿Existía una relación íntima entre este canónigo y el electricista? ¿Provenía de la catedral todo el dinero encontrado? En tal caso, ¿no controlaba la Iglesia su presupuesto?

El deán está preocupado por lo que se pueda airar de su vida afectivo-sexual. ‘Tiene tres o cuatro mancebillos con los que se alegra la existencia’, revelan

Elaboramos un reportaje en profundidad; una narración de los hechos con detalles hasta ahora desconocidos donde los actores del caso, el juez instructor, José Antonio Vázquez Taín, el inspector jefe de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional encargado de la investigación, Antonio Tenorio, la abogada de Manuel Castiñeiras, Carmen Ventoso Blanco, y otras voces relevantes, desvelan algunos de los secretos de esta intrigante historia.

El magistrado explica, por ejemplo, como los robos en aquella comunidad “llena de enigmas y recelos” eran, al parecer, habituales: “Un día, de repente, apareció en una de las estancias una cajita de plata del siglo XVII que había sido sustraída hacía meses. La cámara registraba que tres personas salían al mismo tiempo y por tres puertas distintas de la habitación donde se encontró la caja. Pensamos que si éramos capaces de saber quién había robado aquello, podríamos averiguar quién tenía el Códice. Porque se empieza por algo pequeño y se sigue por algo más grande… Pero fuimos incapaces”.

Los investigadores descubren en este reportaje cómo era la verdadera relación entre Manuel Castiñeiras, y el deán. “Al principio nos tenían, engañados”, dice el juez. “Parecía que Castiñeiras y José María, el deán, aunque habían tenido sus diferencias, se llevaban muy bien”. Varios informantes alertaron a los agentes de la “íntima relación” del canónigo y el electricista. Les dijeron que, cuando Castiñeiras padeció en 2005 el ictus que lo había dejado cojo, probablemente fruto de sus nervios tras su despido en la catedral, había sido su amigo el deán quien lo había llevado al hospital y había cuidado de él sin separarse de su cama. Les contaron también que Manuel había cuidado en otra ocasión similar al canónigo. “Muchos nos vinieron a hablar sobre estrecha amistad, sí —conviene Taín—. Así que siempre pensamos que se llevaban muy bien, hasta que uno de nuestros agentes infiltrados presenció una discusión muy fuerte. Nos dijimos: aquí pasa algo”. “Yo he sido testigo de cómo se observaban cuando se cruzaban. A veces ni se miraban —explica Tenorio—. Era una relación controvertida”.

Tan controvertida que hoy el deán está verdaderamente preocupado por lo que se pueda airear en el juicio sobre sus conversaciones telefónicas interceptadas, algunas relacionadas, según los encargados del caso, con su conducta “afectivo-sexual”. Una fuente muy cercana al cura lo confirma: “Tiene tres o cuatro mancebillos con los que se alegra la existencia”.

Desvelamos las anotaciones de los 43 cuadernos que el electricista guardaba en su casa con apuntes, no solo de lo que robaba, sino de cotilleos y curiosidades del templo. En uno de ellos se puede leer: “En esta obra el aparejador es muy listo, no se puede hinchar el presupuesto”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s