¿Es posible la resurrección?

David Hidalgo

morgue.jpg

Esta pregunta me ha llegado de parte de un curioso que asiste a misa casi todos los domingos. Y debo confesar, sin afanes heréticos, que muchas veces he quedado intrigado por lo mismo cada vez que he escuchado el credo. “Creo en la resurrección de los muertos”, dice una línea de esa declaración de fe. Y bueno, como la lógica de este club se inclina más a la ciencia que a la teología, la respuesta viene por ese lado. Por eso puedo decir que, hasta donde he revisado, la resurrección sí es posible. No al grado que sugieren las películas de Semana Santa, pero es posible.

En diciembre del año pasado esta interrogante cautivó a dos médicos británicos, Vedamurthy Adhiyaman, geriatra del Glan Clwyd Hospital, y Radha Sundaram, especialista en anestesia y cuidados intensivos del John Radcliffe Hospital. Ambos quedaron intrigados por el caso de un hombre de setenta años que había sufrido un paro cardíaco en un hospital. Las técnicas de reanimación no funcionaron. El sujeto estuvo virtualmente muerto durante cuarenta minutos, hasta que de pronto volvió a respirar y su circulación sanguínea se reactivó. El hecho aterró al personal del hospital y a los propios familiares. Los doctores Adhiyaman y Sundaram revisaron la evidencia clínica y publicaron una interpretación de este fenómeno en un artículo convenientemente titulado “El fenómeno Lázaro”.

Los autores explican que la habitual técnica de la RCP (resucitación cardiopulmonar) termina cuando el paciente se recupera, cuando resulta “inapropiada al interés del paciente” o cuando no tiene resultado. Entonces sobreviene la muerte, pero en algunos casos los signos vitales han reaparecido de manera espontánea, en lo que se considera una resurrección. El primer reporte clínico data de 1982. Se informó de tres resucitados, “de los cuales uno se recuperó completamente y fue enviado a casa”. El siguiente registro científico no apareció sino hasta trece años después.

Aunque la información disponible es incompleta, Adhiyaman y Sundaram lograron establecer una base de 28 casos. “Nueve habían sufrido infarto al miocardio y ocho presentaban una obstrucción en las vías respiratorias […]”, refieren. También había cuadros de edema pulmonar, embolia, problemas renales, derrame, entre otras enfermedades. “El retorno espontáneo de la circulación fue detectado en los primeros cinco minutos en doce pacientes; entre cinco y diez minutos, en dos pacientes; y después de diez minutos, en cinco pacientes”, señala el informe.

Varias teorías médicas han tratado de explicar estos casos, aunque ninguna es concluyente. Por cierto, los autores piensan que el fenómeno Lázaro es más frecuente de lo que pensamos, pero que no queda registrado por los tratantes “debido a varias razones, como el miedo a acusaciones de negligencia o a causar angustia innecesaria a las familias”. ¡Qué miedo!

tabla 3a.JPG

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s