Un libro trata dedesentrañar el misterio dela Sábana Santa.

Por Lucía Magi
ESPECIAL PARA DIARIO LAS AMÉRICA

ROMA.- Una víspera de Pascua muy especial: la sábana santa será expuesta el sábado en directo televisado. Es la segunda vez en la historia, no pasaba desde hace 40 años. El papa Francisco participará en el evento con un video mensaje, mientras se publica el enésimo estudio científico sobre este paño conservado en la Basílica de Turín, que lleva manchas de sangre y quemaduras y para muchos es la prueba material de la resurrección de Jesús.

“El sudario es el ícono del sábado santo – comentó el Arzobispo de Turín Cesare Nosiglia, anunciando la iniciativa – No solo revela el sufrimiento de Cristo, sino también su fe en el amor poderoso del Padre, que le resucita de la muerte”.

La sábana se guarda en la capilla de izquierdas de la Basílica, en una teca de madera de alta tecnología que no altera las condiciones internas de temperatura y luz. Solo es visible en ocasiones muy excepcionales, como durante los jubileos, cuando se extrae de la caja y, a través de un carrito electrónico, se posiciona en la nave central dentro de su marco de cristal, para que todos los fieles que acudan a la ciudad norteña puedan contemplarla. 

La enunciación del sábado será más íntima, solo para 300 personas enfermas y discapacitadas. Las cámaras de la primera cadena estatal, la RAI, van a grabar la operación y a remitirla en mundo-visión, entre las 17.10 y las 18.40, en horario italiano. Durante la primera hora de directo, el Arzobispo celebrará la misa y después los asistentes van a desfilar frente a la gran reliquia.

Desde la Ciudad del Vaticano, Jorge Mario Bergoglio manda su bendición utilizando un vídeo grabado, como detalló monseñor Nosiglia. “Se trata de un mensaje de intenso espesor espiritual – dijo el Arzobispo que es también custodio pontificio de la sábana – que va a acompañar los enfermos presentes en la catedral, en las casas y en los hospitales: contemplar la sábana santa es una manera de no perder la esperanza en el amor de Dios que se cumple con la muerte y resurrección de su hijo”.

La Sindone “ayuda a entrar en el misterio de la Pascua”, consideró el Monseñor, recordando al mismo tiempo que su autenticidad no es materia de fe, es decir no es un dogma. Cualquier católico puede decidir en conciencia si creer que fue el sudario de Cristo o no.

NUEVOS ESTUDIOS

Algo que parecen demonstrar los experimentos del ingeniero Giulio Fanti, catedrático de la Universidad de Padua. Hace decenios que la ciencia intenta averiguar con la fuerza irrevocable de la razón si es posible que este paño de cuatro metros de largo envolvió el cuerpo de Jesús en los tres días en los que se quedó tumbado en el sepulcro, si es posible que las manchas que lleva impresas son las huellas del sangre derramado en la pasión y si las quemaduras testifican la sucesiva resurrección.

El estudio llevado a cabo por el profesor y su equipo de investigadores fue publicado el pasado miércoles en el volumen Il mistero de la Sindone, firmado por el mismo Fanti y por el periodista experto en temas religiosos Saverio Gaeta. “La sábana santa no es una reliquia como las otras. A su alrededor se esmeran científicos de todo el mundo porque es la prueba del dogma que funda la fe católica: la resurrección del hijo de Dios”, comenta Gaeta. “La edad del paño se coloca en el primer siglo antes de Cristo, en la última mitad, alrededor del año 30 a.c. Fanti utilizó tres sofisticadas tipologías de experimentos para establecer la época de fabricación: dos espectrogramas y una comparación mecánica con tejidos ciertamente antiguos. El resultado demuestra que el paño pudo envolver a Jesús, porque la época corresponde”, cierra el experto.

Otra cuestión es demonstrar que las quemaduras son el resultado de la resurrección del cuerpo envuelto en el lienzo. “Para crear aquellas manchas, que no son superficiales, sino internas al tejido – sigue Gaeta – serían necesarios más de 50 relámpagos. Las quemaduras son más oscuras allí donde había contacto con la piel, como si la energía saliera del interior”. El estudio publicado el miércoles será recogido también en varias revistas para pasar bajo la lupa de la comunidad científica internacional. Mientras tanto, desmiente las pruebas del carbono 14 que databan la sábana en el medievo. Juan Pablo II afirmó que el sudario “es por cierto una reliquia”, Benedicto XVI se le arrodilló delante en oración, y Francisco manda su vídeo mensaje: sin embargo – como recuerda el cardenal José Saraiva Martins, prefecto emérito de la congregación de los Santos – “la Iglesia no se pronunció oficialmente sobre el lienzo de Turín”. Cada cual es libre de creer o no.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s