Relato: “Yo estuve allí”.

Andrés Gandía

Durante la Segunda Guerra Mundial hubo excelentes militares por los dos bandos. Uno de los que destacó en todos sus cometidos y del que se hizo una película famosa fue el General George S. Patton. Pero él atribuía el éxito de sus campañas a sus experiencias en vidas anteriores, en las cuales siempre había sido soldado en otras batallas. De hecho, en la campaña del Norte de África, un general británico le dijo: “Usted hubiera sido un excelente mariscal de campo en el ejército de Napoleón”; a lo que Patton respondió con una sonrisa: “Es que yo estaba allí”.

Patton era un convencido de la existencia de la reencarnación. En multitud de ocasiones, cuando tenía alguna duda acerca de qué decisión táctica tomar en una batalla, automáticamente recordaba cómo se había resuelto alguna cuestión parecida en el pasado en la que él mismo había estado presente y obraba en consecuencia.

 

En cierta ocasión, en 1917, siendo aún capitán, visitó una pequeña ciudad al nordeste de Francia, Langres, para organizar un curso de adiestramiento en el uso de carros de combate. Un oficial francés se ofreció a acompañarle en una visita a la zona y el respondió que no era necesario porque “él conocía perfectamente el campamento romano”. Patton, en  esta vida, jamás había estado en Francia, pero sentía que en una vida anterior había estado luchando como legionario romano, precisamente en el campamento allí situado y, de hecho, condujo al oficial francés a través de la zona, señalando los sitios donde había antiguos templos, el anfiteatro, el foro y el campo en donde él hacía instrucción. Marcó incluso el lugar exacto en donde Julio Cesar había mandado montar su tienda dentro del campamento.

No es el único caso en la Historia en que se han descrito este tipo de fenómenos. Según describen algunas personas, durante una experiencia inmediatamente posterior a la muerte, el espíritu sale del cuerpo, como si se dirigiera a una próxima vida, reapareciendo en otro cuerpo, sobreviviendo a la muerte física y experimentando el fenómeno de la reencarnación.

Los griegos llamaban a estos fenómenos metempsicosis. Hay culturas que proclaman que el nuevo cuerpo viene en función de lo bueno o malo que se haya sido en vida, siendo posible reencarnarse en cuerpos de animales.

Lo normal parece ser que no se recuerde nada de esas vidas anteriores, pero en ocasiones hay personas, especialmente aquellas que han ido progresando de una vida a otra por haber sido “buenos” en cada una de ellas, que sí recuerdan sus experiencias pasadas. O creen recordarlas.

Hay quien atribuye a esto el fenómeno de “dejá vu”, aunque otras teorías acerca de este caso lo atribuyen a causas muy distintas.

Lo cierto es que hay personas que como el General Patton están convencidos de ello. Si es real o son unos lunáticos ya queda a la opinión del lector.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s