La casa embrujada de Avellaneda es un boom en Facebook.

Centenares de personas visitaron la “casa de los espíritus” de la ciudad de Avellaneda y tomaron imágenes que comenzaron a colgar al Facebook. Los comentarios se multiplicaron inmediatamente.
Están los que creen que está embrujada y tienen miedo y otros que desafían a la casa y buscan organizarse para pasar una noche en el interior.
Algunos se animaron a llegar a la casa durante la noche del lunes y aseguran que “no pasó nada” pero que tuvieron mucho miedo.
Los que ingresaron a la casa dicen que “no hay olor a cerrado ni a humedad” a pesar de estar años cerrada.
Los lectores de UNO Reconquista etiquetaron la noticia en sus muros y también de esa manera se generaron muchísimos comentarios.
La historia
El universo de las creencias populares es muy amplio. Muchas de ellas trascienden y son conocidas por mucha gente pero hay otras que permanecen como circunscriptas sólo a una comunidad quizás por no haber sido investigadas o por “temor al qué dirán”.
Lo cierto es que de este tipo de creencias, hay varias que han surgido en la comunidad de Avellaneda, entre ellas, la relacionada con “la casa de los espíritus”, ubicada en la zona rural hacia el Este del Parque Industrial de esta ciudad.
Cuentan que allí, hace muchos años, en la década del cuarenta, en el Siglo XX, una familia construyó una casa para dársela a uno de sus hijos como regalo de bodas.
Los jóvenes se casaron y, terminada la ceremonia, llegaron hasta su nuevo domicilio pero, cuentan, no alcanzaron a abrir las valijas porque comenzaron a escuchar gemidos, golpes en el techo, puertas que se abrían y cerraban solas. Sin pensarlo, huyeron despavoridos y nunca más volvieron a la misma.
Según cuentan algunos, la casa está poseída por los espíritus y, desde ese entonces, permaneció deshabitada.
Da la casualidad de que, allí cerca, se encontraron esqueletos humanos pertenecientes a los indígenas abipones que conformaron la Reducción de San Jerónimo del Rey. La misma se inició el 1 de octubre de 1748, gracias a la labor de los Sacerdotes Jesuitas que consiguieron que cinco tribus aceptaran la propuesta de integrarse, trabajar juntos y ser formados en la religión católica. Su jurisdicción abarcaba territorios que pertenecían a lo que hoy es Reconquista, y otros que estaban en el lugar donde hoy es Avellaneda, atravesada por el Ichimaye (Río de las Calabazas), hoy Arroyo El Rey.
Los indígenas, por temor a los blancos que estaban del otro lado de ese río, acordaron construir sus chozas, la capilla y tener su cementerio en la margen izquierda. Ello explica el descubrimiento de esos esqueletos humanos y la creencia popular de que los espíritus de esos indígenas están ocupando la casa abandonada.
A través del tiempo, cuentan los propietarios, se fueron produciendo “cosas raras” como, por ejemplo, que las fotografías tomadas en el exterior se pueden ver, pero las de adentro no, y otros detalles que “dan la impresión de que algo raro sucede”. El año pasado, por ejemplo, entraron ladrones a la casa pero huyeron despavoridos. Cuando fueron identificados y detenidos por la policía, manifestaron que no alcanzaron a robar nada porque escucharon “ruidos extraños, gemidos y otras cosas”.
(FUENTE: unosantafe.com.ar)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s