El caso de Taman Shud, el hombre desconocido.

La victima fue encontrada muerta a las 6:10 AM, el día 1 de Diciembre, del año 1948, debajo de un poste de luz en Somerton Beach, Australia. Eso es básicamente todo lo que se conoce sobre este hombre. Son las cosas que no se conocen las que han burlado a las autoridades desde entonces, incluyendo el significado del aparentemente indescifrable código que dejo detrás.

El asunto comenzó a volverse complicado cuando la policía notó que las etiquetas de su ropa habían sido removidas. Eventualmente, lograron descubrir el origen de la chaqueta: Estados Unidos. Extraño, porque ni su dentadura ni sus huellas digitales correspondían a alguien que viviera (o hubiera vivido) allí, o en cualquier otro lugar del mundo. Era como si el sujeto nunca hubiera existido.

La autopsia revelo una excepcional condición física, una pasta semi-digerida en su estomago, y una congestión en su cerebro y estomago que sería consistente con un envenenamiento que hubiera sido consistente de no ser por el hecho de que no se encontró ni un rastro de veneno en su cuerpo. También revelaron que su bazo era tres veces más grande de lo que debería ser.

Descubrieron un maletín marrón que aparentemente perteneció al hombre, pero que sólo mostró más ropa sin etiqueta y la ya mencionada chaqueta.

La policía también descubrió un bolsillo secreto en los pantalones del hombre, el que contenía un pedazo de papel con las palabras “Tamam Shud.” Siendo “Terminado” ó “Finalizado” su significado correspondiente.

El texto lucía como un retazo arrancado de un libro. Y resultó ser así; Era de una colección de poemas llamados “The Rubaiyat Of Omar Khayyam.” Y no se trataba de cualquier Rubaiyat, era una especifica traducción, extremadamente rara de por sí.

Luego de una extenuante búsqueda, encontraron una copia del mismo libro en la parte de atrás del asiento de un auto encontrado cerca de la locación de la muerte. “Tamam Shud” no se encontraba en las páginas del libro. En cambio encontraron una tarjeta de biblioteca con el nombre del fallecido impreso.

En la parte trasera del libro encontraron el siguiente código:

MRGOABABD

MTBIMPANETP

MLIABOAIAQC

ITTMTSAMSTGAB

Cinco sets de letras al azar, el segundo tachado. Así que, ¿esto qué no dice? Nada, absolutamente nada. Hasta el día de hoy, el misterio sigue sin ser resuelto.

¿Fue el código el resultado de una mente perturbada, o de aburrimiento crónico, quizás? Aparentemente no. Los intentos más recientes por resolver el caso han demostrado que las letras no están colocadas allí por mero azar, siendo una especie de código secreto con el que nadie está familiarizado.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s