Cuando el Titanic navegó por el Guadalquivir…

 

Por: José Manuel García Bautista

Titanic en Sevilla

Con motivo de la exposición celebrada en el Pabellón de la Navegación de la Isla de la Cartuja en Sevilla, vamos a emprender un viaje por los misterios del buque más legendario que jamás cruzó el océano, su nombre evoca grandes, lujo majestuosidad…, y misterios: “Titanic”.

Fue, posiblemente, uno de los sucesos que marcaron la Historia con luctuosas letras. Su tragedia, el desastre, la pérdida de vidas humanas, el entorno social, la superioridad con la que el hombre cría haber dominado a la Naturaleza se vio doblegada un 15 de Abril de 1912 cuando un lujoso sueño en forma de transatlántico llegaba al fondo cenagoso del océano Atlántico haciendo ver al ser humano que nada es y nada puede contra ella.

El “Titanic” era el barco más seguro y lujoso del mundo, el más sorprendente que jamás pudieran ver los ojos de cualquier pasajero. Un palacio flotante que “ni Dios mismo podría hundirlo” y sin embargo todo sería un sueño de pocos días… Su primer viaje, su viaje inaugural, iba a ser también el último. El efímero viaje del coloso de los mares, al Atlántico Norte se “comió” al titán orgullo del género humano en poco más de dos horas… Sin embargo la historia del “Titanic”, del Royal Mail Ship “Titanic” levanta pasiones y despierta preguntas que antes no han sido respondidas.

En torno al “Titanic” se han tejido mil y una leyendas, mil y una historias y mitos que nos hablan del buque en todas sus vertientes, muchas de ellas nos hablan de si estuvo pronosticada la tragedia del “Titanic” mucho antes de que zarpara de Southampton en Abril de 1912.

La respuesta es que hubo un escritor llamado Morgan Robertson quién en el año 1898 escribió una novela llamada “Futility or the Wreck of the Titan” (Fatalidad o El Naufragio del Titán o Futilidad) y que tenía por argumento la historia del transatlántico “Titán” y su hundimiento; la historia y argumento de este libro pasaría desapercibida si no fuera por las similitudes con el transatlántico “Titanic” que naufragaría en 1912, catorce años después de ser escrita la novela.

Entre el “Titanic” y el “Titán” de la novela de Robertson se establecen unos paralelismos que son más que inquietantes, más allá del azar tal vez… El “Titanic” y su homónimo literario naufragan en el Atlántico Norte con el drama de no haber botes salvavidas para todos los pasajeros. Tenía el “Titán” una longitud de 800 pies de largo contra 882½ pies (269 metros) de largo para “Titanic”, la velocidad máxima de desplazamiento era de 25 nudos para el ”Titán” y de 23 nudos para el “Titanic”. Pero las curiosidades no acaban aquí, en su viaje inaugural  parten ambos de Southampton y ambos naufragan…Ambos tenían fama de insumergibles y de ser los más grandes de su época. El “Titanic” se le calificó de ser el transatlántico de lujo más grande del mundo. El “Titán”  fue, en la ficción de la novela, el barco más grande del mundo y considerado como el mejor trabajo del hombre. Ambos barcos coincidían en su número de hélices y mástiles y ambos barcos fueron botados en Abril de 1912… Ninguno de los dos barcos llevaba botes salvavidas suficientes, el “Titanic” llevaba 20, menos de la mitad del número requerido para la capacidad de pasajeros que viajaban en él. El “Titán” con el mínimo con “tan pocos como la ley lo estime”, 24 botes salvavidas, y su número de pasajeros era análogo al que viajaba en el “Titanic”.  Ambos buques naufragaron como consecuencia de un impacto contra un iceberg a 400 millas de Terranova a máxima velocidad…, en pleno Atlántico Norte. El “Titanic” se fue a pique y con él más de la mitad de sus 2207 pasajeros. El “Titán” hizo lo propio y murieron en él más de la mitad de sus 2500 pasajeros… ¿Casualidad?

No fue el único: el periodista W.T. Stead escribió un relato en 1880, en un periódico local, donde se describía el naufragio del barco cuya exposición puede ver actualmente en Sevilla.

32 años antes de la tragedia del “Titanic” la Pall Mail Gazette publicó un cuento de W.T Stead donde narraba él naufragio de un barco donde el mismo perecería en 1912…Fueron muchas personas, normales, sin poderes, los que soñaron con la tragedia del barco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s