Los espíritus se comunican a través de corazones.

Fue hace dos años cuando María Rosario Rowan se atrevió a narrar en un libro los mensajes que, jura, le envíaba y sigue enviando su sobrina fallecida desde el más allá. Y fue hace dos años que comenzó a recibir correspondencia -y testimonios- de personas que dicen haber vivido experiencias muy similares.
Por esa razón decidió editar una nueva publicación, que ha bautizado con el nombre de Corazones del más allá, en la que relata las nuevas manifestaciones de su sobrina Betsabeth, pero también incluye las historias de esas personas que perdieron a sus seres queridos y que aseguran haber establecido comunicación con ellos después de muertos.
«Este viene siendo, en cierta forma, la continuación de Corazones que susurran desde el otro lado, el primer libro, porque sigue la historia de Betsabeth, y cómo ella se sigue comunicando con sus familiares, sus amigos, e incluso con algunos compañeros del trabajo», comenta Rowan, quien apunta además que la nueva publicación tiene dos partes.
La primera narra con detalle la historia de su sobrina Betsabeth y cómo fue que luego de fallecer empezó a comunicarse con sus familiares a través de corazones (corazones que todos podían observar en los vidrios, en un bollo de pan, en una arepa, en el suelo, en una planta, en una sombra, en un pozo de agua y hasta en las nubes). La mejor manera, dice Rowan, que tuvo ella de hacerle saber a todos que estaba bien y que estaba tranquila.
Mientras que en la segunda parte, Conexiones de amor, María Rosario Rowan ofrece 40 testimonios de personas que han vivido experiencias sumamente similares: seres queridos que han fallecido y que de pronto han comenzado a comunicarse con ellos mismos a través de corazones.
«Las personas que han leído el primer libro, han tenido fe y confianza, y han tenido experiencias similares a la de mi familia: sus seres querido también les han enviado corazones», apunta Rowan, quien apunta que también le ofrece aquí a sus lectores una serie de guías y consejos para que las personas aprendan a meditar, a relajarse, y a tener paciencia y confianza para lograr la comunicación.
«Realmente este libro ratifica a todos aquellos a los que aún les queda un poquito de duda que realmente los espíritus existen, que la vida no termina, que debemos tener fe y confianza, porque nuestros seres queridos al morir van a un sitio hermoso y que desde allí nos acompañan, nos cuidan, nos quieren y quieren vernos tranquilos y felices cuando ellos se van y no sufriendo», afirma Rowan, quien apunta que en esta etapa Betsabeth la ayuda a contactar a seres queridos de otras personas y el mensaje que les lleva es de aliento, de no decaer, de ser felices.
El libro consta de 226 páginas y se encuentra en la etapa de distribución, por lo que dentro de unos días puede encontrarse en las librerías del país.
(FUENTE: eluniversal.com)
de Revista Voces del Misterio Publicado en Teletipo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s