Libro indaga sobre «maldición» de los gobernadores de Buenos Aires.

Es una ley no escrita. Como una suerte de maldición. Un maleficio. Desde que Bartolomé Mitre llegó a la Presidencia argentina, en 1862, luego de ocupar la gobernación de Buenos Aires, ningún otro político que ha estado al mando de esa provincia ha conseguido la Casa Rosada. Esa es la tesis que utiliza el influyente analista transandino, Rosendo Fraga, en su último libro: La Maldición Bonaerense, publicado por Ediciones B.
La investigación de Fraga, columnista del diario La Nación y director del Centro de Estudios Nueva Mayoría, llega en momentos de cambios en la política argentina. Y justo cuando Daniel Scioli, gobernador bonaerense, es una de las cartas presidenciales para 2015. Scioli es un personaje clave en la nomenclatura del poder en Argentina. Hoy es aliado de Cristina K, aunque la prensa local suele señalar que esa línea puede cortarse en cualquier momento. La “maldición” de la que habla Fraga, en cambio, podría beneficiar a otra carta presidencial: Sergio Massa, el alcalde de Tigre, cuyo partido, el Frente Renovador, obtuvo un gran triunfo en las primarias del 11 de agosto con miras a las elecciones legislativas de octubre.
De todos modos, hay algunos factores a favor de Scioli. Desde 1862, sólo dos gobernadores de la provincia de Buenos Aires han conseguido dos mandatos: Eduardo Duhalde en los 90 y el propio Scioli (2007-2015). Duhalde fue presidente entre 2002 y 2003, pero llegó a la Casa Rosada producto de la ley de acefalía, luego de la crisis que se produjo tras la renuncia de Fernando de la Rúa, en diciembre de 2001.
Fraga destaca el hecho de que, aunque Duhalde obtuvo la Presidencia producto de una situación especial, aquello dice mucho sobre el peso político de la provincia, el distrito electoral más importante del país. Su población se estima en 16 millones y representa alrededor del 40% del electorado. También, este reconocido intelectual plantea que hay que tomar en cuenta los imponderables de la política, como la muerte de Néstor Kirchner en 2010 que terminó reforzando y pavimentando el segundo mandato de su esposa. Así, Rosendo Fraga afirma que Scioli está desafiando la “ley histórica” no escrita de que un gobernador de la provincia de Buenos Aires pueda ser electo como jefe de Estado. Fraga apunta a dos factores para explicar la “maldición”: El boicot que suele aplicar la Casa Rosada a los gobernadores bonaerenses y el recelo del resto de las provincias.
(FUENTE: latercera.com)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s