Extrañas muertes en un “Edificio Maldito” de Berlín.

Mucha gente conoce los trágicos acontecimientos ocurridos en Amityville o incluso el “edifico maldito” de la calle Tres Forques en Valencia, en España, donde han habido terribles sucesos. Pero lo que muchos no conocen es la misteriosa historia de un edificio en una zona residencial de Berlín donde ha habido extrañas muertes en los últimos 15 años.
El edificio, llamado por todos “el Edificio Maldito”, fue construido hace sólo 25 años en el distrito de Gatow y era la vivienda del propietario de un burdel que terminó decapitado, además del suicidio pactado de un periodista británico y su amante.
El asesinato de una familia entera fue quizás el hecho más impresionante. Pero el más reciente fue el del científico Lorin W. que residía en “El Edificio Maldito”, quien a principios de enero colisiono su vehículo contra otro vehículo que se encontraba delante en un semáforo. Cuando el conductor afectado llamó a la policía, Lorin W., trabajador de Siemens, huyó con su vehículo dirección a la autopista, donde perdió el control a una velocidad de 200km/h y falleció en el accidente. Pero Lorin W. no fue el primero en fallecer en trágicas circunstancias debido a un accidente. El propietario de un burdel que había alquilado un apartamento en la planta superior fue decapitado durante un viaje con su moto por la autopista cerca del edificio en 2003.
Pero los acontecimientos no terminan ahí, en el verano de 2012 la policía de Berlín fue avisada debido a unos extraños ruidos que provenían del dúplex del edificio. A su llegada, la policía se encontró los cuerpos sin vida de Kristian B., su esposa Kathrin y sus dos hijos de seis y tres años de edad. Kristian B., un consultor de la banca, asfixió a toda su familia antes de suicidarse con una bolsa de plástico.
Otro de los casos comentados anteriormente fue el ocurrido con un periodista, donde los agentes de policía encontraron los cuerpos de John D. y su compañero Jörg K, ambos tenían el SIDA en un estado avanzado y decidieron suicidarse juntos. Pero este no era el único suicido, en el año 2000, un hombre de origen holandés que residía en la escabroso edificio precintó con cinta adhesiva todas las puertas y ventanas de su vivienda, encendió una barbacoa y murió poco después de intoxicación por monóxido de carbono.
(FUENTE: elintransigente.com)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s