Misterio en la historia de los túneles de Cerro Largo.

 

El paso de los años dejó en el olvido una compleja formación de túneles y galerías secretas en las casas más antiguas de Melo y la campaña de Cerro Largo. Los antiguos pobladores los construían para refugiarse ante ataques o persecuciones.

Debajo de las construcciones de Cerro Largo hay túneles y galerías. Foto: Néstor Araújo

 

 

 

De los túneles de Melo hay una historia no escrita, allí se esconden cientos de leyendas y mucho misterio. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos túneles existen y a qué lugar llevan.

Los historiadores locales entienden que desde el siglo XVIII existieron en Melo túneles secretos que conectaban la Iglesia con la Jefatura de Policía, el viejo Hotel Internacional y algunas casas linderas.

Eran unos pocos edificios los que en la fundación de Melo el 27 de junio de 1795 circunvalaban la plaza que midió Agustín de la Rosa, fundador de lo que hoy es la capital arachana.

En los alrededores de la Plaza Constitución hay algunos registros de túneles entre casas donde hace pocos meses se encontraron algunos vestigios de comunicación entre el actual Instituto de Formación Docente (ex hotel Internacional), que presumiblemente terminarían en la Iglesia Catedral.

En septiembre de 2010, cuando comenzaron las obras de refacción del Instituto de Formación Docente los albañiles se encontraron con una enorme bóveda cuyo rellenado les llevó varios días de trabajo.

Vecinos del lugar alertaron que se trataba de uno de los tantos túneles de los que la población hablaba y que siempre se mantuvieron en el misterio.

Los trabajadores de la construcción indicaron que la roca que hay allí es muy sólida lo que impide que se produzcan desmoronamientos y se mantengan intactas aunque llenas de agua. Otras vías subterráneas corren a metros de allí.

Desde la Catedral salieron alguna vez tres túneles hacia tres direcciones diferentes, de acuerdo a versiones de exfuncionarios que trabajaron en el viejo Hotel Internacional.

La campaña.

La profesora de Historia Teresita Pírez dijo que los túneles eran refugios de familias en tiempos de invasiones y revoluciones y “eran construidos para huir o esconderse”.

Dijo además que existen en el la Posta del Chuy, localizada en las cercanías de Melo y en las viejas estancias. “Es común que en viejas construcciones de zonas rurales”, señaló.

Allí se puede ver como una simple puerta disimulada de 80 centímetros de alto por 60 de ancho lleva hasta el túnel que sale a una barranca antes del cauce arroyo Chuy. Tiene una extensión de 40 metros.

La salida en medio del monte natural está forrada con ladrillos y es en forma cilíndrica.

Las antiguas casas mantienen cimientos en arco de un metro setenta de diámetro o más, y por ahí pasaban los túneles, pero “las nuevas construcciones borraron y cortaronmuchos pasajes”, explicó la historiadora. Los testimonios indican que esas galerías debajo de la ciudad parecen no tener fin.

En la Posta del Chuy hay un túnel que comunica la casa con el arroyo Chuy. “Era una forma de escapar y ocultarse por parte víctimas de ataques y asaltos rurales, quienes allí se refugiaban eran básicamente mujeres solas o niños en tiempos de revolución” explicó a El País el guía del lugar.

El río Bonito.

Por debajo de Melo cruza una corriente de agua subterránea que invadió los túneles hace años. Se trata del llamado río Bonito, un cauce que fue entubado hace décadas. No obstante, algunos vecinos lo utilizan para lavar autos o tareas similares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s