‘Beethoven japonés’ confiesa que no escribía sus obras.

Mamoru Samuragoch admite que contrató a un músico para que compusiera la música que lo hizo famoso.

Samuragoch se hizo famoso hace aproximadamente 20 años después de componer la banda sonora de varios videojuegos, así como de la película Cosmos, de 1996. Aceptó que él no es el autor de sus obras más famosas. (kotaku.com)
Samuragoch se hizo famoso hace aproximadamente 20 años después de componer la banda sonora de varios videojuegos, así como de la película Cosmos, de 1996. Aceptó que él no es el autor de sus obras más famosas. (kotaku.com)

Agencias

El carismático compositor japonés Mamoru Samuragoch ha confesado que no es autor de las obras que le hicieron famoso.

Samuragoch, conocido como el ‘Beethoven japonés‘ debido a su sordera, admitió que pagó a un músico para que compusiera las obras.

Samuragoch, de 50 años de edad, se hizo famoso hace aproximadamente dos décadas después de componer la banda sonora de varios videojuegos, así como de la película Cosmos, de 1996.

Su historia resultó conmovedora para muchos: en su adolescencia trabajó como barrendero y empezó a cosechar éxitos musicales cuando no tenía ni tan siquiera un techo bajo el que cobijarse.

Además, padecía una enfermedad auditiva degenerativa que intentó mantener en secreto desde su adolescencia, explica el diario The Telegraph.

“Tuve que pedirle a una persona que me ayudara a componer más de la mitad del trabajo”, Mamoru Samuragoch.

Ahora, Takashi Niigaki, el que dice ser el creador de aquellas sinfonías, declaró esta semana ante los medios japoneses que durante 18 años fue el compositor de las obras más aclamadas de Samuragochi, un hombre que, según explicó, ni siquiera sabe escribir partituras.

Por si eso fuera poco, Niigaki afirmó además que tenía dudas de que el conocido ‘Beethoven japonés’ tuviera realmente problemas de sordera.

Por su parte, Samuragochi confesó que había contratado a un hombre, pero que este solo escribió sus obras más conocidas.

“Tuve que pedirle a una persona que me ayudara a componer más de la mitad del trabajo ya que la condición del oído empeoró”, dijo Samuragoch a la cadena de televisión japonesa NHK.

Una de sus composiciones más famosas es la Sinfonía Nº 1, Hiroshima, un homenaje a las víctimas de la bomba atómica de 1945.

La obra se convirtió en todo un éxito después del terremoto y posterior tsunami que asoló Japón en marzo de 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s