¿Es posible diagnosticar estrés postraumático en fantasmas?

Tal vez la naturaleza de este artículo te parezca menos excéntrica si te decimos que proviene del Australian Journal of Parapsychology, donde se analiza el estrés postraumático en personas que han sido asesinadas. Sería, pues, necesario asumir que las enfermedades mentales o desórdenes psiquiátricos pueden trascender nuestro plano físico de existencia, y que la muerte no necesariamente cura las enfermedades psíquicas.
Lo interesante del texto de Wasney de Almeida Ferreira es que asume por principio que los muertos siguen siendo personas, sin detallar esta petición de principios. Si aceptamos ese primer supuesto, lo siguiente se pone aún mejor:
“La metodología adoptada”, escribe De Almeida, “fue la ‘proyección de conciencia’ (i.e., un estado no ordinario de conciencia), que me permitió observar, interactuar y entrevistar a los muertos directamente como un psicólogo social.”
Y es que según el investigador, “existen fuertes evidencias” (¿cuáles?) de que una persona muerta “continúa viviendo, pensando” después de la muerte como si aún tuviera un cuerpo físico, en un estado que llama “experiencias encarnadas post mortem“. Según el tipo de muerte que la persona haya tenido, estas experiencias post mortem podrían variar en intensidad y duración, además de que en los casos analizados por De Almeida, a los muertos no les gusta recordar o explicar cosas relacionadas con sus propias muertes, pues, de nuevo, “existe evidencia de que muchos eventos relacionados con la muerte son reprimidos en su inconsciente (‘represión cognitiva post mortem‘).
Para la psicopatología parapsicológica (!), la muerte es una experiencia sumamente traumática, que puede llevar a la conciencia, especialmente la de las personas que sufren muertes violentas, a desarrollar estrés postraumático.
Tal vez los cazafantasmas de la próxima generación no sean tanto del tipo que expulsa a los muertos para tranquilidad de los vivos, sino algún tipo de psicólogo que busca imaginar un tipo de conciencia que trasciende las barreras del mundo físico —y que en esta trascendencia, la evolución de la conciencia no se detiene. El estudio puede leerse (pago mediante) aquí. El respetable dirá.
(FUENTE: pijamsurf.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s