Primer avance hacia los trasplantes de órganos en laboratorio: los científicos crean pulmones.

Por: Jesús García

www.hekaesoterica.es

 Uno de los mayores retos para la cirugía son los trasplantes de órganos, no sólo porque este hecho comporta en la mayoría de casos la muerte del donante, sino por las posibles consecuencias posteriores en forma de rechazo, o los problemas para encontrar a tiempo un donante válido. En cuanto a la respuesta negativa del organismo ante ese nuevo “huésped”, la inmunosupresión es hasta ahora la solución más viable, aunque no está exenta de contraindicaciones.

Por todo esto, la reproducción artificial de órganos compatibles se convierte, dentro de la bioingeniería, en una carrera necesaria para el objetivo de la medicina: alargar la vida de un paciente, paliando las posibles consecuencias negativas inherentes al hecho del trasplante.

 

Hasta ahora los intentos en esta vía habían tenido más o menos éxitos; podemos recordar el trasplante de tráquea sintética realizado en el año 2011, hecho que se ha repetido hasta en seis ocasiones más. Con el resto de prodecimientos, podemos decir que hay división de opiniones y resultados.

 Pero el avance obtenido gracias a las investigaciones realizadas en el centro médico de la Universidad de Texas y el Instituto de Medicina Regenerativa McGowan, de la Universidad de Pittsburg nos hacen albergar esperanzas en la creación de órganos en laboratorio vitales para algunos pacientes, sobre todo, por la premura en su necesidad. En este caso, hablamos de la creación por primera vez de un pulmón artificial, para lo cual se han servido de una técnica que llevan depurando ya unos años.

Estos investigadores tomaron dos pulmones pequeños, pertenecientes a dos niños, los cuales tenían un daño severo por los traumatismos sufridos, ya que procedían de niños fallecidos en accidentes de tráfico. No podían ser usados para trasplantes, pero si para la aplicación de la técnica que se investigaba.

Los científicos dejaron uno de estos pulmones en su estructura de colágeno y elastina, vaciando el espacio entre este tejido. Tomaron el tejido del otro pulmón, lo insertaron en este “molde”, y lo sumergieron en nutrientes creados especialmente para provocar  el crecimiento celular.

Tras varias semanas de espera, ante los ojos sorprendidos de los científicos, apareció el pulmón repuesto. Entusiasmados por ese éxito parcial, repitieron la operación con el resto de pulmones, obteniendo el mismo y esperanzador resultado.

Aunque estamos ante un gran paso para la medicina regenerativa y la cirugía, estos equipos coinciden que, hasta tener el proceso depurado y con las suficientes garantías como para poder reproducirlo en cualquier parte del mundo, tendrán que pasar al menos 12 años, tiempo que puede parecer mucho, pero que dentro de la ciencia médica, puede parecer un parpadeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s