Misterios australes.

Por Silvestre Fugellie.

En Magallanes también rondaron historias misteriosas. He aquí algunas:

Un pirquinero robó una botella de oro y huyó en forma inusitada. Pasado un tiempo regresó a la veta fueguina en completa miseria y con el envase vacío.

El pirquinero Paulino hablaba del fantasma del oro. Cuando inició sus trabajos en el río de las Minas sintió un ruido causado por el derrumbe que sepultó a su amigo “Sokolino”. Desde entonces no cesaron los gemidos de la víctima, acrecentados por la furia del viento. Una riada hizo presa de su rancho que, como barco, fue dando tumbos sobre la corriente y aunque había escuchado los gemidos de advertencia emitidos por “Sokolino” y los aullidos desesperados de su perro que miraba hacia el lugar del derrumbe, nada pudo hacer. Desde entonces comentaba el suceso como un aviso previo del fantasma del oro.
En una costa de Tierra del Fuego varó una ballena envenenada a propósito por unos ganaderos y fue el banquete de los indígenas, que luego morían intoxicados.

Una casa en río de los Ciervos era azotada a pedradas durante la noche. Decían que estaba poseída por el demonio. A la muerte de su propietario cesaron los golpes y la propiedad fue desmoronada. Al vecino, que tenía una mansión de lujo, le molestaba colindar con ese rancho miserable.

En Ultima Esperanza se alza la Silla del Diablo y en noches de luna aseguraban haber visto a Satanás paseando por los alrededores con sus cachos al aire y el tridente en ristre.

La Viuda Negra moraba en Porvenir. Era vieja, fea, desdentada y tenía la manía de besar a los transeúntes nocturnos. En Punta Arenas también hubo una Viuda Negra que se paseaba de noche alrededor del cementerio y asaltaba a los parroquianos de los bares próximos. Una noche un asaltado la enfrentó y le dio una paliza de los mil demonios. Resultó que la viuda era un delincuente recién salido de la cárcel.

En una estancia dos jóvenes se habían acostado cuando sintieron golpes dados en la puerta. Uno se levantó y la abrió, pero no había nadie. Luego se acostó y nuevamente sonaron los golpes. Abrió, nadie. Dejó la puerta entreabierta y ya no sintieron más golpeteos. Decían que el fantasma al tener el acceso libre se acurrucó junto a ellos.

Una noche un ovejero se acostó en su catre a la luz de una vela y pronto vio una sombra inmensa a su lado. Apagó la vela y se durmió. A la noche siguiente le pasó lo mismo y al otro día contó el caso a sus compañeros de trabajo, que le aconsejaron dirigirle la palabra porque tan vez tendría algo importante que comunicarle; pero a la tercera noche la sombra no apareció.

En una estancia tenían un botiquín con remedios que cerraban todas las noches con candado. A la mañana siguiente lo hallaban abierto. Lo clavaron y ya el fantasma no pudo abrirlo.

En octubre de 1913 el bergantín inglés “Johnston” halló un velero navegando por las aguas del estrecho de Magallanes, al parecer sin tripulantes. El capitán ordenó a seis marineros que lo abordaran para saber qué ocurría a bordo. Hallaron un esqueleto junto a la rueda del timón, otros tres en el pañol, diez en los dormitorios y seis en el puente. Después de abandonarlo se desató un temporal y la nave fue arrojada a la costa. Más tarde averiguaron que se trataba del “Malbourough” que había zarpado de Littletown, Nueva Zelandia, veintitrés años antes, en enero de 1890, con rumbo a Glasgow, Escocia, al mando del capitán Hird. Tenía veintitrés tripulantes y conducía ocho pasajeros. En sus bodegas llevaba un cargamento de fardos de lana.

En puerto Harberton entró una goleta a todo velamen y sin tripulantes. La abordaron y la dejaron sin amarrarla. Durante la noche el viento la llevó al canal Beagle y posiblemente al mar de Drake. Nunca más se supo de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s