La leyenda de los autos malditos.

Una de las leyendas urbanas menos creíbles y poco reseñadas es la referente a los denominados “autos malditos”; vehículos que cobran una maléfica “vida” sin motivo aparente; obviamente suena a argumento de película de horror y precisamente esta es parte de la historia,…
“Christine” es una buena novela del maestro Stephen King que muchos recordarán por su adaptación para la pantalla grande: trata acerca de un joven común y corriente que un día compra un coche, un Plymouth Fury del ’57 bastante deteriorado. Poco a poco se obsesiona con el auto, al punto que éste termina por adquirir diabólica personalidad y le domina totalmente.
La historia podría parecer trivial, pero es muy probable que King la desarrollara a partir de un pequeño suceso que apareció en la prensa en 1978 (“Christine” se publicaría en 1983)
La historia real
Un dia de febrero de 1978, la inspectora de tránsito Patty Jackson estaba chequeando unos coches estacionados en los parquímetros de Bloomington (Illinois, USA), cuando notó que uno de ellos tenía las luces encendidas.
Al no ver en las inmediaciones al propietario del vehículo, tanteó la puerta para ver si estaba abierta y apagar ella misma las luces.
Lo que sucedió fue increíble

Ni bien lo tocó, el coche se puso en marcha, aceleró bruscamente y se lanzó en loca carrera hacia la salida del estacionamiento. Testigo azorada fue la propietaria del auto, que en ese momento salía de la peluquería y alcanzó a ver el suceso. Para ese entonces, el coche había llegado a la calle principal del pueblo y zigzagueaba a alta velocidad entre el escaso tráfico.
Si esto parece disparatado, lo que sigue fue aún peor: perseguido por una patrulla policial, el coche entró y salió otras tres veces del estacionamiento, hasta rozar un camión y terminar abollado su loca carrera, momento en el cual el motor se apagó por sí solo.
Una grúa lo llevó a la estación de policía, donde fue exhaustivamente revisado por los peritos mecánicos, sin que pudiera explicarse lo que pasó (más aún: la única forma de apagar las luces fue desconectando la batería). Para más señas, era un Chevrolet del ’78:

Otro extraño caso
De acuerdo al “Philipine Daily Inquirer”, un matrimonio que vive en una propiedad que antaño se consideraba “casa embrujada”, sufrió un extraño incidente familiar. El hombre se había comprado recientemente un Mitsubishi Montero y era la única persona que lo manejaba.
Pero un día optó por prestárselo a su hermana para que realizara unas pequeñas diligencias. Esta se subió al coche y ya no tuvo tiempo de nada más.
El auto retrocedió bruscamente hasta salir de la propiedad y chocar el portón del vecino cruzando la calle, tras lo cual aceleró hacia adelante y se lanzó velozmente hacia la casa de su propietario, deteniéndose en seco ante la puerta de entrada, para luego retroceder nuevamente a toda velocidad y terminar por impactar el muro divisorio entre las entradas de garage de los vecinos de enfrente.
La mujer fue retirada del auto por su hermano: estaba semi-inconciente y apretada por el airbag abierto. La palanca de cambios estaba en “punto muerto”.
 
Revisado el coche, tampoco se encontró explicación para lo sucedido,… ¿qué opinan, leyenda o realidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s