La saga de los rollos del Mar Muerto.

Fue una cabra descarriada la que condujo a lo que se considera como uno de los más importantes manuscritos descubiertos del siglo XX. En enero de 1947, Mohammed ed-Dib, un pastor de cabras beduino del desierto de Judea, lanzó una piedra al interior de una cueva. Al oír la piedra tintinear contra un jarrón de arcilla, pensó ¿Oro? Al día siguiente regresó con su primo a investigar.

Jarrones de los rollos del Mar Muerto  

Para su decepción, los jarros no contenían monedas de oro sino antiguos fajos de pergaminos. Los recogieron y se los llevaron a un zapatero remendón en Belén. Para su fortuna, el zapatero inspeccionó los pergaminos e identificó la escritura contenida en ellos aconsejando a los beduinos mostrar los pergaminos a Khalil Eskander, un comerciante de antigüedades apodado Kando, que tenía su negocio en la misma calle.

Cuando Kando, un cristiano sirio ortodoxo, expresó interés en los rollos, los beduinos regresaron a la misma cueva con vistas al Mar Muerto en los barrancos del desierto de Judea en busca de más pergaminos. Descubrieron numerosos jarros de barro cocido, algunos cubiertos aún con vasijas arremangadas. En su interior había otros cuatro rollos.

En julio de 1947, el Metropolitano (o el Obispo) del Monasterio Sirio Ortodoxo de San Marcos de la ciudad vieja de Jerusalén, D. Athanasius Samuel, adquirió los cuatro rollos a Kando por la suma de $97,20 USD. Kando se llevó al bolsillo un tercio y los beduinos los otros dos. A partir de entonces y durante la siguiente mitad de siglo, Kando, engalanado con su tarbush (sombrero) de tela color arándano, se convertiría en un icono del mercado de antigüedades.

Fue sólo en noviembre de 1947, 11 meses después del descubrimiento original, cuando fueron reconocidos la verdadera fecha y valor de los rollos. Al Profesor Eleazar Sukenik, Jefe del Departamento de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén, le fue mostrado un fragmento del pergamino por un amigo suyo, un comerciante de antigüedades armenio.

Sukenik se dio cuenta inmediatamente que el fragmento del pergamino podría tener 2000 años de antigüedad por las letras hebreas que eran similares a las letras que había encontrado grabadas en osarios (sepulturas de piedra caliza que contienen huesos humanos) que había descubierto dentro y alrededor de Jerusalén en tumbas datadas antes de la destrucción de Jerusalén por los romanos en el 70 D.C.

En aquellos días, la recién formada Naciones Unidas concluía su debate sobre el futuro de Palestina y se daba por hecho que la guerra era inminente. Las Naciones Unidas votaban sobre si la partición de Palestina tenía que ser tomada el 28 de noviembre. Al posponerse un día, el Profesor Sukenik decidió que era seguramente su última oportunidad de ir con su amigo armenio a ver al comerciante de Belén que tenía los rollos.

A la mañana siguiente, en una tensa atmósfera amenazante, los dos hombres viajaron en autobús a Belén. En un rancio desván no muy lejos de la Iglesia de la Natividad, los dos hombres sorbían un café turco aromatizado con cardamomo y charlaban con el comerciante de forma educada y dando rodeos al estilo oriental mientras transcurrían los proféticos momentos anteriores a la votación de las NU. Finalmente, le fueron mostrados los dos rollos que habían sido descubiertos al Profesor Sukenik

Rollo del mar Muerto de 2000 años de antigüedad

Cuando empezó a leer el hebreo, Sukenik se percató que el lenguaje era similar al estilo de los Salmos, pero el texto le era desconocido. Se llevó los rollos a su casa en Jerusalén para estudiarlos y varios días después los compró. Uno de los rollos era una colección de poemas al estilo de los salmos, que más tarde sería llamado como el Rollo de Agradecimiento, y el otro era una descripción apocalíptica de una guerra al final de los días entre los hijos de la luz y los hijos de la oscuridad. El precio de los rollos fue de $324 USD. Más tarde, Sukenik recaudó fondos adicionales y compró un texto parcial de Isaías (llamado Manuscrito de Isaías 2) al igual que otros dos jarrones.

Entretanto, Sukenik se enteró que el anterior verano cuando estaba en año sabático, el Arzobispo Sirio Ortodoxo le había preguntado a los expertos de la Universidad Hebrea su opinión sobre la edad y el contenido de los antiguos cuatro rollos. Los “expertos” habían examinado los rollos y le manifestaron  que “no eran especialmente importantes”.

Cuando llegó a oídos del Arzobispo la noticia que Sukenik, un judío, había arriesgado su vida para viajar a Belén para comprar manuscritos de pergamino, similares quizás a aquellos que él poseía, decidió él mismo pedir una segunda opinión. Contactó con el Colegio Americano de Estudios Orientales de Jerusalén. Un estudiante licenciado fotografió los rollos y envió una copia a las oficinas centrales en Estados Unidos.

El arqueólogo número uno de América, William F. Albright, quedó inmediatamente impactado, “Felicitaciones, este es el más importante manuscrito hallado en el siglo XX”.

Los rollos del Arzobispo fueron llevados fuera de Israel a Estados Unidos y puestos a la venta en 1949, pero ningún comprador mostró interés. Al mismo tiempo, se había dado permiso a los expertos del Colegio Americano de Estudios Orientales para publicar facsímiles de los rollos. Dado que los rollos estaban disponibles para los académicos para su estudio, nadie sintió necesidad apremiante alguna por conseguir los manuscritos originales.

El Profesor Sukenik, que había soñado con comprar los cuatro rollos para Israel, falleció en 1953. Un año más tarde, su hijo, el arqueólogo Yigal Yadin (quien más tarde excavaría Masada) durante una gira de conferencias en Estados Unidos, se enteró de las dificultades del Arzobispo para encontrar un comprador.

Casualmente, unos días después de que Yadin tomara la determinación de encontrar los rollos, una pequeña noticia del Wall Street Journal ofrecía la venta de los cuatro rollos del Mar Muerto. Con un banquero sirviendo de intermediario, se acordó un precio de compra de $250.000 USD. (¡Recuerde que el precio de la compra original fue de $97,20 USD!). Actualmente los expertos consideran esta compra como una de las mejores gangas de antigüedades jamás conseguida. Un sencillo fragmento procedente de las cuevas del Mar Muerto – sin mencionar los rollos completos- está asegurado por cientos de miles de dólares.

El completo Manuscrito de Isaías es, de lejos, el rollo más importante con 66 capítulos. Tal y como está documentado en Lucas 4, Jesús desenrolló el rollo de Isaías en la sinagoga de su ciudad natal y lo leyó desde el capítulo 61. “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva…”. La interpretación que hizo Jesús de las escrituras asombró primero y luego enojó a sus vecinos, hasta tal punto, que conspiraron para tirarlo por el precipicio del muy unido y conservador pueblo de Galilea.

Durante vuestro peregrinaje alrededor de Tierra Santa, visitaremos el precipicio de Nazaret y leeremos Lucas 4 mientras observamos la bajada al Valle de Jezreel. La sinagoga no ha sobrevivido a los estragos de dos mil años, pero sí lo ha hecho un manuscrito de Isaías porque estaba oculto en una cueva en los secos acantilados que descollan sobre el Mar Muero a unos 160 km al sur de Nazaret.

El día que visiten el Mar Muerto, no dejen de visitar Qumrán, donde los escribas redactaron los rollos. Podrán ver la Cueva Número 4 donde el mayor número de fragmentos de los rollos del Mar Muerto fueron encontrados –más de 550 de los 850 fragmentos principales. Y cuando lleguen a Jerusalén, podrán ver algunos de los Rollos del Mar Muerto y utensilios exhibidos en el Santuario del Libro, dentro del Museo de Jerusalén.

Contacta a Kenes Christian Tours para hablar de cómo personalizar tu próximo peregrinaje a Tierra Santa y adaptarlo a las necesidades específicas de vuestro grupo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s