El misterioso origen de las Montañas de Gamburtsev.

Se ha logrado averiguar cómo se forjaron las inmensas Montañas de Gamburtsev, que fueron descubiertas por científicos rusos en 1957-58, y que nunca han sido pisadas por pies humanos porque quedan bajo una capa de hielo de varios kilómetros de grosor, en la región más remota de la Antártida.

La notablemente larga historia geológica que ahora ha sido reconstruida describe la formación de esta cordillera en la región menos explorada de la Tierra y donde apareció por primera vez la Capa de Hielo de la Antártida.

Un equipo integrado por científicos de siete países exploró las Montañas subglaciales de Gamburtsev, sepultadas bajo unos tres kilómetros de hielo, durante el Año Polar Internacional (2007-09), usando dos aviones equipados con gravímetros, magnetómetros y radares capaces de penetrar en el hielo.

Después de un largo y exhaustivo análisis de los nuevos datos, el equipo de Fausto Ferraccioli del Servicio Británico de Reconocimiento Antártico, Carol Finn del USGS (el servicio estadounidense de prospección geológica), y Robin Bell del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, ha conseguido reconstruir los extraordinarios procesos, acaecidos durante los últimos mil millones de años, que crearon y preservaron estas montañas.

Hace mil millones de años, antes de que aparecieran los vegetales y los animales en la Tierra, se consumó la colisión entre varios continentes (o microcontinentes), y eso hizo comprimir unas contra otras a las rocas más antiguas de la cordillera. Este fenómeno formó una gruesa raíz cortical que se extiende hasta muy por debajo de la cordillera. Con el tiempo, estas antiguas montañas fueron erosionadas, pero quedó la fría y densa raíz.

Hace entre 250 y 100 millones de años, cuando ya había dinosaurios, la aparición de una fisura facilitó que el supercontinente Gondwana se dividiera, y eso afectó también a la Antártida, haciendo que la vieja raíz cortical se calentara. Esta raíz cortical rejuvenecida y la Fisura de la Antártida Oriental hicieron que la tierra se elevara de nuevo, reformando las montañas. Los ríos y glaciares excavaron valles profundos y esto ayudó a elevar los picos y a crear la espectacular orografía de las Montañas de Gamburtsev, que se asemejan a los Alpes europeos. La Capa de Hielo de la Antártida Oriental, que se formó hace 34 millones de años y cubre 10 millones de kilómetros cuadrados de nuestro planeta (un área del tamaño de Canadá), ha protegido de la erosión a las montañas desde entonces.

Noticiasdelaciencia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s