¿Amor o lujuria? Los ojos lo dicen todo.

Cuando alguien fija la mirada, casi podría indicar al instante si la atracción se basa en sentimientos de amor o de lujuria.
Los científicos dicen que si se fija la mirada en el rostro de un extraño, entonces es posible enamorarse, pero si la mirada se centra más en el cuerpo del desconocido, entonces la atracción es más de naturaleza sexual. Dicha sentencia puede ocurrir automáticamente en tan sólo medio segundo, produciendo diferentes patrones al fijar la mirada.
“Aunque actualmente se sabe poco sobre la ciencia del amor a primera vista, o de cómo la gente se enamora, estos patrones de respuesta proporcionan las primeras pistas sobre cómo los procesos automáticos de atención, tal como la mirada, pueden diferenciar sentimientos de amor de sentimientos de deseo hacia extraños”, dice el autor principal Stephanie Cacioppo, director de Alto Rendimiento Eléctrico Neuroimagen Laboratory de la Universidad de Chicago
Investigaciones previas realizadas por Cacioppo demostraron que diferentes redes en las regiones del cerebro son activadas por el amor y el deseo sexual. En este estudio, el equipo realizó dos experimentos para probar patrones visuales con el fin de evaluar dos estados emocionales y cognitivos diferentes que a menudo son difíciles de separar uno del otro: el amor romántico y el deseo sexual.
Estudiantes masculinos y femeninos de la Universidad de Ginebra, vieron una serie de fotografías en blanco y negro de personas que nunca habían conocido. En la primera parte del estudio, los participantes vieron fotos de jóvenes, parejas heterosexuales, adultos que estaban mirándose o que interactúan entre sí. En la segunda parte, los participantes veían fotografías de personas atractivas del sexo opuesto que miraban directamente a la cámara o al espectador. Ninguna de las fotos contenía desnudos o imágenes eróticas.

En ambos experimentos, los participantes se colocaron frente a una computadora y se les pidió mirar diferentes bloques de fotografías y decidir con la mayor rapidez y precisión posible, si perciben cada fotografía o a las personas de la imagen que susciten sentimientos de lujuria o de amor romántico.
Rápido como un guiño
El estudio publicado en la revista Psychological Science[Ciencia Psicológica], no mostró diferencias significativas en el tiempo que se tomó a los sujetos para identificar al amor romántico, frente al deseo sexual; eso sugiere la rapidez con que el cerebro puede procesar ambas emociones, señalaron los investigadores.
Pero el análisis de datos en el seguimiento ocular de los dos estudios reveló diferencias marcadas en patrones de movimiento de los ojos, en función de si los sujetos informaron sentir deseo sexual, o amor romántico.
La gente tiende a fijar la vista en la cara, sobre todo cuando dicen que una imagen les causó un sentimiento de amor romántico. Sin embargo, con imágenes que provocaron deseo sexual, los ojos del sujeto se movieron de la cara, a fijarse en el resto del cuerpo. Ese efecto se observó en los participantes masculinos y femeninos.
“Al identificar patrones de vista que son estímulos específicos relacionados con el amor, el estudio puede contribuir al desarrollo de biomarcadores que diferencian sentimientos de amor romántico, frente al deseo sexual”, dice John Cacioppo, coautor director del Centro para la Neurociencia Cognitiva y Social. “Un paradigma de seguimiento ocular puede llegar a ofrecer una nueva vía de diagnóstico clínico en la práctica diaria o exámenes clínicos en rutina de psiquiatría y/o en los de terapia de pareja”.
(FUENTE: canal44.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s