Atlántida: el misterio sin resolver.

A través de los siglos grandes misterios han desconcertado las mentes mas brillantes de nuestro planeta, uno de ellos es Atlántida o Atlantis, muchos dicen que es producto de de la ficción y otros dicen que es una leyenda que tiene sus cimientos en una civilización que existió hace miles de años.

Atlántida, es el nombre de una isla legendaria desaparecida en el mar. Ficción, realidad, fantasía, licencia poética, utopía, son algunos de los términos que no se pueden dejar de lado a la hora de tratar el tema. A lo largo de los siglos, la Atlántida ha permanecido en el enigma de nuestra historia. Fue retratada por el filósofo Platón en los Diálogos “Timeo” y “Critias”. Señalada como una potencia marítima que 9000 años antes de la época del legislador ateniense Solón habría conquistado gran parte de Europa y el norte de África, siendo sólo detenida por una hipotética Atenas prehelénica, después de lo cual habría desaparecido en el mar a causa de un violento terremoto y de un gran diluvio, «en un solo día y una noche terribles».

Mapa de Athanasius Kircher mostrando una supuesta ubicación de la Atlántida. (Mundus Subterraneus, 1669).

Mapa de Athanasius Kircher mostrando una supuesta ubicación de la Atlántida. (Mundus Subterraneus, 1669).

La Atlántida es una isla mágica y misteriosa, que se supone existía “…más allá de las columnas de Hércules” (lugar conocido como el estrecho de Gibraltar), y se la describe como una isla más grande que Libia y Asia juntas.

Se la suele imaginar como una isla de enorme belleza, habitada por una civilización avanzada con abundancia de recursos, que fue devorada por el mar. Esto significó que su ubicación sea permanentemente buscada desde la más remota antigüedad, y que se hayan conjeturado infinidad de hipótesis sobre su real existencia.

Platón, relata que la Atlántida habría desaparecido unos 9000 años antes de su época. Según él, al repartirse la Tierra, a Poseidón -Dios del Mar y hermano de Zeus-, le correspondió, entre otras, la región en la que se desarrollaría la Atlántida. Poseidón se enamora de una humana -Clito, hija de Evenor, el primer atlante, nacido del suelo-. Era tal su amor por Clito que para protegerla creó tres anillos de agua y levantó montañas alrededor de la tierra donde vivía, dando así origen a la legendaria isla.

Poseidón y Clito tuvieron diez hijos. Al primogénito, Atlas o Atlante, le fue conferida la máxima autoridad sobre la isla, y sus hermanos se repartieron las tierras en reinados iguales. La civilización que se desarrolló en la isla llamó a su tierra Atlántida, en honor a Atlas y al mar que la rodeaba.

Siguiendo el relato de Platón, la superioridad cultural de los atlantes entró en decadencia al alejarse las generaciones de la sangre divina de Poseidón, comenzando entonces a florecer sentimientos innobles. Los atlantes dominaron toda la región, hasta que al tratar de conquistar a los atenienses obtuvieron su gran derrota. Zeus, al observar el deterioro de una civilización que había sido ejemplar gozando de toda la abundancia, convocó a los demás dioses para decidir el castigo que caería sobre la isla. Aunque el relato se interrumpe en esta parte, se cree que el castigo de Zeus habría sido “hundir la isla en un día y una noche en un gran cataclismo de maremotos y erupciones volcánicas”.

atlantis2

Como en la región del Mediterráneo no existen rastros de una civilización que se identifique con el relato de Platón, se han ido elaborando distintas teorías sobre la supuesta existencia de la Atlántida, ubicándola en diferentes coordenadas del planeta, que van desde Sudamérica hasta la región del Norte de Europa.

Tampoco han faltado teorías “esotéricas” que conciben a los atlantes como una civilización elevadamente avanzada para la época que llegó a dominar la física nuclear y desapareció tras una explosión atómica.

Otras versiones sostienen que la Atlántida existió en lo que hoy sería el sitio conocido como “El Triángulo de las Bermudas”, y que en el fondo del océano habría una esfera magnética (desarrollada por los atlantes), responsable de los misteriosos acontecimientos que ocurren en esa zona. Esa esfera magnética, sería, a su vez, la causa del hundimiento de la isla.

Entre las teorías científicas que trataron de explicar la leyenda de la Atlántida, se encuentra la que identifica a los atlantes con los desaparecidos Tartesios, civilización originaria de la península ibérica.

La teoría más aceptada al presente señala que la civilización a la que se refiere Platón, estaría inspirada, en gran parte, en la isla de Creta y la civilización minoica, y se cree que el filósofo en su relato habría cometido algunas licencias literarias, para fortalecer el mensaje que quería transmitir.

Más allá de las hipótesis sobre la Atlántida, y la fascinación que sigue provocando hasta hoy en día, lo cierto es que constituye uno de los grandes misterios en la historia de la civilización y de la humanidad.

Los interrogantes que hasta el presente se han planteado a su respecto, no han tenido aún explicaciones categóricas o comprobables.

Tal vez, la leyenda de la Atlántida, sea uno más de los grandes enigmas del universo de los que nunca podremos conocer la verdadera respuesta.

Fuente: la tribuna

de Revista Voces del Misterio Publicado en Teletipo

Un comentario el “Atlántida: el misterio sin resolver.

  1. Como siempre, todo lo referente a la Atlántida, despierta mi interés, y suelo leer casi todo lo que se publica al respecto. Como supongo ya sabéis, llevo más de veinte años dedicado a la Atlantología Histórico-Científica, y en mi condición de experto en la materia (pues he superado ya el doble del tiempo mínimo que se estima para ser un experto en cualquier materia), y como profundo conocedor que soy de las fuentes primarias escritas sobre la Atlántida (De hecho, he sido el único atlantólogo de la historia que ha logrado compilar y publicar en treinta libros ya, la mayor cantidad de fuentes primarias en griego, latín, fenicio, egipcio, asirio-babilónico, sumerio, sánscrito, y otras lenguas), es que estoy en condiciones de poder realizar las siguientes aclaraciones:

    1. “Atlántida, es el nombre de una isla legendaria desaparecida en el mar. Ficción, realidad, fantasía, licencia poética, utopía, son algunos de los términos que no se pueden dejar de lado a la hora de tratar el tema”.

    El estudio de la obra y pensamiento de Platón, sí permite “dejar de lado” a Ficción, fantasía, licencia poética, y utopía. No es una utopía, porque las utopías son géneros completamente diferentes a lo que se narra en la Atlántida. No recuerdo bien quién fue el primer ignorante que dijo semejante estupidez, pero fue hace ya mucho tiempo, y desde entonces muchos lo repiten sin ningún tipo de revisión crítica. Utopía es la mera representación de un mundo ideal o irónico (ninguna de las dos tipos se cumple en el relato de la Atlántida) que se presenta como alternativo al mundo realmente existente (siempre en tiempo presente o futuro, nunca en el pasado), mediante una crítica de este. Tampoco es licencia poética, porque no se trata de una poesía, sino de un relato de tipo histórico-arqueológico o antropogenético, o sea, donde se narra una historia del pasado, y no hay ni el más mínimo elemento de construcción poética en el mismo. No es una fantasía, porque bien claro se explica (lo cual hace Platón siempre cuando expone un mito o fábula, o sea, fantasía) que en este caso se trata de un “alêthinon logon”, o sea, una “historia verdadera”, y matiza, “no un mito fabricado o una ficción”. No es una ficción, por lo mismo anteriormente expuesto, porque Platón siempre aclara en sus obras cuando usa una ficción o mito, y solo en el caso de la historia sobre Atlantis, aclara, hasta tres veces, entre Timeo y Critias, que es una “historia verdadera” “no un mito inventado o fabricado”. De hecho, Platón arremete con total dureza contra los fabricantes de ficciones y mitos. Era un enemigo declarado de los mismos, y las pocas veces que se valió de los mitos clásicos o antiguos, fue como ejemplo para su crítica filológica, nunca como evidencia o prueba o soporte de la verdad. Así pues, de todo lo que se dice que no se puede dejar de lado, solo la REALIDAD, es lo que realmente nos queda, por muy difícil que sea para algunas personas aceptar esta vía o posibilidad.

    2. “Señalada como una potencia marítima que 9000 años antes de la época del legislador ateniense Solón habría conquistado gran parte de Europa y el norte de África”.

    Un grave error de interpretación y desconocimiento de los textos de Platón. En ningún momento se dice que en el 9.000 antes de Solón los Atlantes habían conquistado a nadie del interior del Mediterráneo. La fecha de 9.000 antes de Solón, solamente se ofrece para fijar el origen de Atenas, ni siquiera el de Atlantis, o sea, para fijar el momento exacto en que surgió el primer ateniense, nacido de Hefesto y Gea. De todos modos, como en el mismo Critias se indica que tal fundación de Atenas sucedió cuando los dioses se repartieron el mundo (los dioses olímpicos tras haber derrotado a los titanes), y así, mientras a Hefesto y Atenea le correspondió el Ática (donde fundaron entonces la primera Atenas) a Poseidón le correspondió la isla Atlantis, por lo que se podría fijar en el mismo 9.000 antes de Solón el origen de la historia de Atlantis, pero nunca su final, que es cuando deciden invadir a las demás regiones del Mediterráneo y sobreviene entonces la destrucción de la isla por un gran cataclismo sísmico-tsunámico y quizás también diluvial. La conquista del Mediterráneo la iniciaron los Atlantes mucho tiempo después de que Poseidón se uniera a Clito y tuviera los diez hijos, que serían los fundadores del primer linaje de los Atlantes, la primera generación, pero en el Critias bien claro que se precisa (en varias ocasiones) que la ciudad misma, la metrópolis o capital no se empezó a construir hasta muchas generaciones o mucho tiempo después, y una vez que los Atlantes alcanzaron el máximo esplendor, con el paso de «muchas generaciones» de «mucho tiempo» fue cuando entonces, en su fase final de decadencia, se volvieron imperialistas y decidieron dominar a las demás naciones, porque ya había pasado «mucho tiempo» desde el origen, y habían perdido toda simiente (entiéndase genética) del linaje divino de los primeros reyes Atlantes, debido a la mucha contaminación o mezcla con sangre mortal, tras el paso de «mucho tiempo». Así que, solo leyendo bien, con debida atención, el Timeo y sobre todo el Critias, se constata de modo preciso que la conquista imperialista de los Atlantes, así como su final mismo, sucedió mucho tiempo después de su origen, y como el origen no puede fijarse antes del 9.000 antes de Solón, queda claro, por tanto, entre hace 11.580 a 11.560 años, queda claro que los tiempos del final de la Atlántida, cuando estos ya habían alcanzado la Edad del Bronce pleno, debió suceder varios miles de años después, probablemente hacia el 3.000 antes de Cristo, siendo incluso entonces, la primera civilización en conquistar los metales, cuando en Egipto empezaba la Primera Dinastía, por situarnos. Aunque según mis estudios, he logrado precisar, tras cruzar múltiples referencias, que el final de Atlantis debió suceder hacia el 2.600 A.C. De todos modos, lo que sí está más que claro en el Critias, es que los Atlantes no pudieron invadir a los pueblos del Mediterráneo ni desaparecer tras el cataclismo, en el mismo momento en que Poseidón acababa de recibir la isla Atlantis, y ni siquiera existían los Atlantes mismos. Una mala lectura y sobre todo un gravísimo error aún existente en traducciones modernas, del Critias 108, ha creado todo este inmenso disparate cronológico de lo más absurdo de fijar en la misma fecha en que surge la historia la fecha del final de la misma. O sea, que en tan solo un año, los atlantes nacieron, y tras nacer, antes de cumplir el año, ya habían creado la capital entera de Atlantis y el pueblo había crecido hasta cientos de miles (o millones de habitantes), y decidieron invadir el Mediterráneo y a la vez terminaron destruidos por un cataclismo, todo eso, en el mismo año 9.000 antes de Solón. Pues se deja bien claro que Atenas fue fundada en el 9.000 antes de Solón, por Hefesto y Atenea, cuando les tocó en el reparto del mundo el Ática, mientras que a Poseidón le tocó la isla Atlantis.

    3. «La Atlántida es una isla mágica y misteriosa, que se supone existía “…más allá de las columnas de Hércules” (lugar conocido como el estrecho de Gibraltar), y se la describe como una isla más grande que Libia y Asia juntas.»

    La Atlántida nunca fue descrita como una isla mágica y misteriosa en ninguna fuente antigua, ni tampoco se dice en el Timeo o en le Critias que se hallara «más allá de las Columnas de Hércules», sino, «ante la boca de las Columnas de Hércules». La expresión griega usada es «pro tou stomatós», que solo se puede traducir como lo que está «ante o delante mismo de la boca», o sea, de la boca atlántica del Estrecho de Gibraltar, pues ‘pro’ es preposición griega que solo se usa para ‘en/ante/delante’, y siempre para señalar o ubicar «algo que está muy próximo», siempre «al alcance de la vista», por ejemplo, «Alguien está -ante- las puertas de la ciudad», o «el barco fondeó -en- la boca del río», «y uno iba -delante- del otro», «los barcos se posicionaron delante del estrecho para bloquear el paso», etc. En un extenso estudio que hice de todos los usos conocidos en el antiguo griego, el resultado siempre fue el mismo, ‘pro’ (en/ante/delante) y la expresión ‘pro tou’ (delante de) siempre se usó para ubicar algo que se hallaba desde unos pocos centímetros de delante de una persona hasta unos 20 km, o sea, desde lo alto de un barco o desde una torre o punto alto de la costa, siempre «al alcance de la vista». Más allá de esta distancia, no existe ni un solo ejemplo del uso de la preposición griega ‘pro’ o ‘pro tou’, cuando es usada como preposición de lugar o localización. Por consiguiente, la Atlántida tenía, cuando menos, su comienzo, justo ante la boca misma del estrecho de Gibraltar, en el actual Golfo de Cádiz, aunque, hacia el Oeste pudo haberse extendido hasta Madeira (y menos probable hasta las Azores), y hasta cerca de las Canarias por el Sur. Pero seguir con la traducción errónea y ambigua de que se hallaba “…más allá de las columnas de Hércules…”, sigue alimentando múltiples hipótesis absurdas que intentan localizarla en el Caribe o en cualquier lugar de América, incluso del otro lado, en el Pacífico mismo, cuando las fuentes primarias escritas son bien claras y matemáticamente precisas (todo lo que se podía con el lenguaje griego de entonces) y la sitúan claramente ante Gibraltar, comenzando en el mismo Golfo o muy cerca, tanto, que la extremidad del nordeste de la isla Atlantis llegaba casi hasta el mismo estrecho y la región de Gadeira (Cádiz), tal como se precisa en el Critias 114a-b, y que por ello mismo tomó el nombre la actual Gadeira. Más claro, ni el agua.

    4. «Platón, relata que la Atlántida habría desaparecido unos 9000 años antes de su época.» El mismo error que ya he explicado en el punto 2. Platón no dijo eso ni el Timeo ni el Critias. Cuando habla del hundimiento de Atlantis no indica en ningún momento en que momento o fecha exacta sucedió.

    5. «Poseidón se enamora de una humana -Clito, hija de Evenor, el primer atlante, nacido del suelo-». Evenor no puede ser el «primer atlante», por cuanto el término atlante solo se aplica a partir de la descendencia de Atlas, el nieto de Evenor. Es decir, a partir de que -como se indica en el Critias- por la celebridad de Atlas, el primogénito, y de su progenie, la isla comenzó a ser llamada Atlantis, lo que significa que antes tendría otro nombre, seguramente Evenoria, sin descartar Clitonia, o Leukipeia, por el nombre de su madre. De modo que Evenor en todo caso sería «el primer evenorio», por cuanto se aclara que él fue el primer que surgió de la tierra misma (o sea, un ser autóctono) en la isla.

    6. «Era tal su amor por Clito que para protegerla creó tres anillos de agua y levantó montañas alrededor de la tierra donde vivía, dando así origen a la legendaria isla.».

    No creo tres anillos, sino dos anillos o círculos de tierra, y excavó tres fosos circulares (o canales circulares) que hizo inundar de agua de mar. No se usa en ningún momento el término anillo para referirse a los fosos circulares. Tampoco se dice que levantó montañas alrededor de la tierra donde vivía Clito. Las montañas ya estaba en la isla cuando Poseidón la recibió en el reparto que los dioses se hicieron del mundo tras la victoria contra los titanes y gigantes.

    7. «La civilización que se desarrolló en la isla llamó a su tierra Atlántida, en honor a Atlas y al mar que la rodeaba.»

    En realidad lo que se dice es que el mar y la isla misma, tomaron el nombre por Atlas, debido su celebridad. Por tanto, la isla no tomó su nombre por el del mar que la rodeaba, sino al revés, el mar por la isla o por el mismo Atlas.

    8. «Zeus, al observar el deterioro de una civilización que había sido ejemplar gozando de toda la abundancia, convocó a los demás dioses para decidir el castigo que caería sobre la isla. Aunque el relato se interrumpe en esta parte, se cree que el castigo de Zeus habría sido “hundir la isla en un día y una noche en un gran cataclismo de maremotos y erupciones volcánicas”.» En realidad no se dice para qué Zeus convocó a los dioses. Es mera especulación deducir que fue para decidir cómo castigar a la Atlántida y un disparate que va contra lo que se describe en el mismo Timeo, suponer que se decidió como castigo el hundimiento de la Atlántida. En el mismo Timeo se deja bien claro que fue un cataclismo natural, no un castigo de ninguna divinidad. Además, el dios que controlaba los terremotos, tsunamis e inundaciones, que fue como se destruyó Atlantis, era Poseidón, ni siquiera Zeus podía hacerlo, por tanto, resulta absurdo que Poseidón hubiera aceptado destruir, él mismo, a toda su isla entera con toda su descendencia. Eso es completamente absurdo, y no hay antecedente alguno en la mitología clásica griega de algo semejante. En todo caso, se habría creado un cataclismo para destruir solo a los humanos, pero no para hacer desaparecer la isla. Sea como sea, es mera especulación, porque está incompleto el relato y no sabemos que se habría discutido ni que se habría decidido en tal reunión de los dioses, mientras que en el Timeo y en el Critias se aclara que fue un cataclismo natural, o al menos es lo que sostienen los sacerdotes egipcios que narran la historia a Solón.

    Sobre el resto del articulo, no tengo nada que objetar, responde todo ello a los muchos miles de especulaciones -sin verdadero fundamento la mayoría- que se han argumentado en torno a la Atlántida. Solo decir que en cuanto a las ultimas palabras: «Tal vez, la leyenda de la Atlántida, sea uno más de los grandes enigmas del universo de los que nunca podremos conocer la verdadera respuesta.», espero que no sea así. La verdad que sería muy frustrante que haya dedicado media vida, y lo que aún me queda (que espero sea mucho), para nada… Yo he logrado llevar la Atlantología Histórico-Científica a un nivel jamás antes alcanzado, lo demuestran mis más de treinta libros al respecto, y el haber sido el primer atlantólogo en reunir la mayor compilación de fuentes primarias escritas (en todas las lenguas antiguas donde se habló de la misma de algún modo), y el primero en haber logrado reunir la mayor cantidad de mapas antiguos sobre la misma, o donde se ve claramente una isla en el océano, delante de un estrecho (desde antiquísimos mapas egipcios hasta cartagineses y romanos de la antigüedad tardía), y el primer atlantólogo que ha logrado reunir la mayor cantidad de evidencias y pruebas indiciarias epigráficas, paleográficas, arqueológicas, y sísmico-tsunámicas, entre otras de diferente tipo. Casi se puede escribir ya una enciclopedia de Atlantología Histórico-Científica con todo lo que tengo investigado y descubierto. Así que espero, antes de despedirme de esta vida, participar activamente en el descubrimiento final, o en la solución definitiva del enigma de Atlantis, o cuando menos que gracias -en gran parte- a mi trabajo, ello pueda ser posible.

    Puedo decir que cada vez estamos más cercas, y que muy pronto, llegará la solución verdadera, inequívoca y definitiva de misterio de la Atlántida. Espero que todos los presentes, todos los que lean este artículo y comentarios, puedan ser testigos vivientes de tal acontecimiento.

    Mis felicitaciones por el artículo.

    Un cordial saludo,
    Georgeos

    Pd. Si el lector desea profundizar más en mi obra intelectual sobre Atlantología Histórico-Científica, le invito a que visite http://www.AtlantidaHistorica.com y use el buscador para buscar cualquier término (debe escribirlo correcto, con acentos si la palabra lo lleva) o bien leer los artículos según las categorías.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s