Combinación fatal: celos, redes sociales y parejas stalker.

“¿Con quién estás chateando?”, “¿Por qué tenés a tu ex novio de amigo en Facebook?, “¿Quién es ese que te empezó a seguir en Twitter y le pone “fav” a todo lo que publicas?”.
En un mundo 2.0, casi todas las personas que están en pareja han pasado alguna vez por la situación de tener que dar explicaciones por sus actos en Internet o que estén relacionados con la tecnología.
Si bien, en la mayoría de los casos la cuestión se resuelve con una simple explicación, hay personas que empiezan a perseguirse con la idea de que su pareja puede estar engañándolo y se convierten en ‘stalkers’, buscando permanentemente “evidencias virtuales” para intentar comprobar que el otro miente. Y es allí, cuando una relación puede empezar a tambalearse, por ese juego obsesivo que hace que el ‘stalkeado’ se harte y se vaya.
Juan Felipe Ortiz Liñán es licenciado en psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, creador y profesor titular del Taller de Primeros Auxilios Psicológicos impartido en el Hospital Materno Infantil Inguarán, perteneciente a la Secretaria de Salud del Distrito Federal, Ciudad de México.En una entrevista con Infobae sostuvo que, en esta revolución en la interacción y la comunicación humana, las relaciones de pareja no se encuentran exentas de dicha influencia.
“Cada día es más común que lleguen a los consultorios parejas completamente fracturadas por descubrir engaños e infidelidades a través de mensajes e imágenes encontradas en las redes sociales, a veces halladas por casualidad o por la búsqueda directa de la persona agraviada”, explicó Ortiz Liñán. “Ya sea por curiosidad, desconfianza, inseguridad o broma, las redes sociales se han vuelto un campo fértil para aquellas personas con celotipia o con la simple curiosidad de saber más del otro”.
Una persona que pretende revisar el teléfono de la otra o pedirle abiertamente que le muestre su actividad en las redes sociales evidencia un problema grave de celos e inseguridad que, tarde o temprano, terminará arruinando la relación.
“La computadora o el teléfono celular son de uso personal. El respeto por la privacidad evita conflictos que pueden destruir una relación. Si estás con tu pareja y te la pasas en el chat, si no dejas tu computadora a altas horas de la noche o si haces gestos de mucho agrado con la persona con la cual te comunicas, éstos pueden ser mal interpretados por el otro. Puede ser que no estés haciendo nada indebido, pero aparentará otra cosa. Simplemente, evítalo”, recomendó el especialista.
Convivir con alguien o tener una relación amorosa no significa que las personas se olviden de su individualidad y que no tengan derecho a tener un ámbito propio que sea estrictamente privado.
“Si ambos están de acuerdo con tener acceso a las redes sociales o, por el contrario, respetan que ambos guarden sus claves de acceso, tómenlo en cuenta en la relación. Es importante aclarar que este acuerdo se respete en todo momento, estén o no juntos”.
Ortiz Liñán recomendó establecer horarios y tiempos de uso diario en las redes sociales, no sólo para no perjudicar a la pareja, si no para no estar todo el día pendiente de lo que allí sucede. “Si la utilización de las redes sociales se está volviendo una actividad que está desgastando tu relación, establece horarios: lleguen a un acuerdo sobre la cantidad de tiempo en los que utilizarán la computadora”, recomendó.
Finalmente, el entrevistado se refirió a las expresiones de amor en las redes sociales que no se reflejan en la vida cotidiana e instó a las parejas a que tomen conciencia de que el cariño debe expresarse en persona y a diario, no sólo a través de frases románticas en Internet.
“A veces es gracioso observar a una pareja que puede ser dulce y amorosa por Facebook o Twitter,pero cuando están juntos no son capaces de expresarse ese amor que se prodigan por las redes sociales. Cambiar las redes sociales por el contacto humano desgasta inevitablemente una relación”, sostuvo.
“Algunas de las situaciones que jamás podrán sustituir las redes sociales y los dispositivos de comunicación actuales -y me atrevo a decir que futuros- son la voz humana, una caricia amorosa o una mirada expresiva. Utiliza estos adelantos tecnológicos pero no los uses para acosar o controlar a tu pareja. De no poder evitarlo, consulten a un especialista que pueda ayudarlos a superar este tipo de violencia y malestar”, finalizó el entrevistado.
(FUENTE: elintransigente.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s