Noche de investigación: el geriátrico abandonado de Alcalá.

Alcala

Por Jesús García

Rutas: Jesús García, José David Flores y Jose Manuel García Bautista

“Cuando un edificio se cierra, queda dentro su historia”. Con este titular podríamos resumir el contenido del artículo que, a continuación, les vamos a ofrecer. Una vez más, la investigación de fenómenos paranormales es el motor que nos mueve, que nos impulsa a sondear en la historia para conocer edificios que guardan todavía, a modo de eco del pasado, los acontecimientos que tuvieron lugar allí y que parece resistirse al paso del tiempo, queriendo de esta forma hacer justicia o comunicarnos a los que poblamos este presente, aquellos hechos importantes… Buscando la “justicia” que en algunos casos no consiguieron mientras estaban en otras labores que las actuales; ver pasar los días mientras la mella de estos se deja ver en los cascotes, agujeros y maltrechas paredes del mismo.

Y aunque el conocimiento del lugar protagonista de nuestra narración es reciente para nosotros, no lo es ya su posible historia, mezcla de los datos aportados por personas que estuvieron en dicho recinto, y las sensaciones percibidas por personas que tienen la “facultad” de sentir más allá de los sentidos, y que nos han acompañado no sólo durante las pesquisas que realizamos como investigadores, sino también en las experiencias que ofrecemos a todos los amigos y clientes que nos desean acompañar.

Un edificio, una historia.

Antes de proceder a narraros los pormenores del lugar en cuestión, hemos de hacer justicia. Su conocimiento se lo debemos a nuestro amigo Jesús González. Un buen día contacta con nosotros, y nos invita a que conozcamos un lugar que ha “descubierto” recientemente.
Cuando llegamos aquella tarde de otoño, nos encontramos con una entrada difícil aunque accesible, y con un edificio derrotado por las inclemencias del tiempo, el avance inexorable de la naturaleza, y unas obras que todavía están pendiente de culminación. Aunque todavía se podía distinguir la arquitectura de su juventud, y el acceso a sus entrañas no encontraba muchos problemas, el aspecto general invitaba a un momento de reflexión y una sensación de lástima… quizá sería preludio de lo que averiguamos en las pesquisas posteriores, o bien que ya sus moradores nos recibían con el ambiente en el cual se mueven, de forma invisible, por los pasillos y estancias que lo forman.

No estuvimos mucho tiempo; el necesario para “intuir” que aquellas paredes estaban ansiosas por mostrarnos en forma de emociones los acontecimientos que visten sus muros, los hechos por los cuales aquel lugar despierta tanta pena. Deambulando por su interior pudimos comprobar que el recinto parece haber sido remodelado en parte, y ampliado en algunos edificios más de factura posterior al principal. Otro edificio se encontraba en el exterior, algo más deteriorado y alejado de los principales, aunque no parecía que perteneciera al complejo que estábamos visitando pero nos atraía igualmente. En cuanto terminamos nuestra visita, nos pusimos manos a la obra para averiguar los pormenores históricos, así como la función que desempeñaba el lugar cuando tenía “vida”.

Al parecer se trata de un conjunto de edificios cuyo pasado más remoto sirvió como pequeño acuartelamiento, y posteriormente serviría tras una importante obra de adaptación como asilo de ancianos, un geriátrico donde poder descansar aquellas personas que ya estaban en su plenitud, y lo único que buscaban era la quietud de un sitio alejado del mundanal ruido, donde pasar en compañía de sus semejantes los últimos momentos de sus vidas.
Éste complejo se divide en varios edificios: el principal, donde estarían las habitaciones y el comedor, así como la sala de esparcimiento. Un anexo mayor donde (siempre en base a la investigación que estamos todavía realizando) serviría como lugar para realizar acciones ambulatorias y como morgue provisional. Por último, un pequeño habitáculo, que en teoría sirvió como “cuarto de celadores”, un lugar donde se quedaban aquellas personas encargadas de la vigilancia nocturna. Hemos de aclarar que todavía nos encontramos tras la pista de los detalles precisos sobre la edificación, su labor, así como posibles testigos que estuvieran realizando su labor cuando éste contaba con actividad, con lo cual esta información puede sufrir variaciones de útlima hora.

Lo interesante del edificio, en base a lo descrito en la introducción y en este punto es la actividad que tenía, y su relación con la sensación de tristeza que desprende ese lugar. Posiblemente, un lugar destinado a ver cómo sus moradores dejaban este mundo, uno tras otro, además con la tristeza de verse recluidos en un espacio limitado (a pesar de los cuidados y de las actividades lúdicas que se pudieran celebrar), contenga ese marchamo de pesadumbre y lamentos que posteriormente pudieron quedar plasmados en los audios, fotos y sensaciones personales que vivieron nuestros amigos y clientes, los que tuvieron la oportunidad de acompañarnos.

Una noche de sensaciones fuertes.
Me adelanté un poco del resto de la expedición para comprobar el estado del sitio, y me encontré con un grupo de amigos que, a modo de avanzadilla, estaban realizando algunas fotos en el lugar: Carmen, Lorenzo, Fátima, Eduardo, Verónica, Daniel y otra pareja más. Les agradecí cierta información que me pasaron y me dispuse a regesar para preparar el grupo de acompañantes, ayudando así a David que lo dejé algo abandonado…

En cuanto llegamos al sitio en cuestión, y explicamos al nutrido grupo de acompañantes los pormenores del lugar, les indicamos que podían comenzar con una de las actividades que normalmente realizamos cuando encaramos una investigación. Eso es lo fundamental en este tipo de experiencias: los que nos acompañan ven y sienten durante una noche cómo se lleva a cabo las labores de investigación de fenómenos paranormales.
A los pocos minutos, una persona se nos acerca haciendo referencia a “extraños ruidos” que percibía cuando fotografiaba una de las estancias, y que tenía difícil explicación en el lugar donde nos encontrábamos. Lamentablemente, ese sonido no quedó registrado.
Pasados los minutos preceptivos, comenzamos a dividir el nutrido grupo en tres, y asignamos un lugar para la siguiente experiencia e investigación: la sesión de piscofonías.

Con el grupo que me acompañaba fuimos hasta las dependencias que parece estaban destinadas a sala de curas ambulatorias y morgue provisional. Después de explicar la posible aplicación de dicho edificio, empezamos las sesiones de grabación. Durante unos tres minutos empezamos a lanzar preguntas “al aire” con la esperanza de que otras voces, otras entidades no visibles, nos respondieran. De momento no tenemos en nuestro poder los resultados de las mismas, que estarán siendo oídos por los propietarios de esos móviles y grabadoras. Pero durante un momento, uno de nuestros acompañantes me indicó que parecía haber obtenido algo, y era cierto: una especie de “si” se había podido captar después de una pregunta que yo mismo hice, lo oímos durante la pausa preceptiva para poder comprobar lo grabado “in situ”.

Cuando nos encaminamos a realizar la segunda sesión, todo el grupo se mantenía más concentrado para poder conseguir alguna inclusión sonora, incluso se animaron a realizar más preguntas que es algo muy recomendable. Paramos durante otro instante para comprobar los audios y esperar un poco a cambiar de edificio. Sería un cambio que muchos no olvidarán.

El “contacto”.

Cuando estábamos ya preparados a salir, a través de mi walkie recibo una desconcertante comunicación por parte de mi compañero David. No lo entendí en un principio porque el nerviosismo hacía que se expresara con mucha celeridad. Escuché que podíamos cambiar de edificio y le contesté con “Ok”. Pero luego… llegó un momento algo tenso.

Me repitió el mensaje: “Ven en cuanto puedas. Fernanda sigue en tránce”. ¿Cómo?- le contesté inmediatamente. “Si, Fernanda está en trance. Estamos en el salón de actividades. Ven en cuanto puedas”. Percibí entonces una sensación de escalofrío que recorrió mi cuerpo, porque este tipo de situaciones no se sabe bien cómo van a terminar. Intenté mantener la calma mientras me dirigía con cierta celeridad hacia ese lugar. En todo momento transmitía a mi equipo que debíamos ir un poco más rápidos… pero la tensión se palpaba. Varios me preguntaban qué estaba pasando, y yo trataba de mantener la calma con mis respuestas, aunque no podía ocultar del todo mi nerviosismo. En cuanto nos acercamos, los llantos y lamentos de Fernanda nos atravesaron a todos como un cuchillo helado… Varios de los acompañantes cambiaron el rictus, así que ya tuve que dar las explicaciones precisas de lo que estaba ocurriendo.

Fernanda se lamentaba. Continuamente culpaba a alguien de lo que le “estaba pasando”. Había entrado en contacto con una entidad, con su energía y su emoción, alguien que había sido abandonado en aquel lugar, y que habría sufrido malos tratos por parte (quizá) de trabajadores desaprensivos en ese centro. Lamentable.

Se desplomó después de unos minutos, y tuvo que ser ayudada por sus familiares hasta retirarla a un lugar donde pudiera sentarse y reponerse de tan traumática experiencia. Aunque es una mujer versada en mil batallas de ese tipo, esa comunicación energética es tan fuerte queja mella… mucha mella.

Más personas con “tristeza”.

Las sensaciones que mucha gente tenía desde el principio eran similares a lo que Fernanda expresaba. Quizá cuando la mente de esas personas escucharon los detalles de esa comunicación que establecía la médium con alguna entidad residente, esta considerara una respuesta positiva aquellas sensaciones que todavía estaban sometidas a debate dentro de su consciencia. Entonces, hasta cuatro acompañantes tuvieron que salir hacia el patio exterior para intentar calmar sus sensaciones y emociones. Estaba lloviendo un poco, pero la experiencia había sido tan directa que hasta se agradecía la suave y fresca caricia de las gotas que caían desde el cielo, y que mojaban un poco el rostro desencajado de esas mujeres. Inma, otra de nuestras amigas que siempre está atenta a todos, les dio algo de agua e incluso un poco de chocolate a algunas de ellas.

Cuando les pregunté por su estado, todas decían lo mismo “tras oír a Fernanda, sabía que la sensación de tristeza que tenía desde el principio no era por mí. Había algo más”. La tremenda tristeza que desprendía el lugar se había identificado a través de la boca de Fernanda: allí alguien sufrió y mucho, tanto que cualquier persona que entre en ese lugar no puede permanecer pasivo ante esa aplastante emoción.

La “Spirit” contacta con Clara.

Todas las personas restantes (y poco a poco, las que estaban recuperándose en el patio central) se reunieron en el salón de actividades del edificio para que David empezara la sesión con esa Oui-Ja electrónica que es la “Spirit Box”. Las comunicaciones no se quedaron en las psicos, ni en lo que captó Fernanda… Alguien quería hacer notar su presencia, y no era de este mundo.

Se contactó con una voz de niña que se identificó como Clara. Posiblemente, sería la voz de la pequeña que había sido sometida a algún tipo de maltrato. Pero ¿en un geriátrico? Bueno, no tenemos mucha información sobre el lugar, y no sería la primera vez que en un edificio abandonado alguien pierde la vida de forma violenta, así que investigaremos este extremo.

Volviendo a la experiencia, algo turbaba a los presentes: cada vez que esa voz de niña intentaba manifestarse, aparecían otras voces de adultos que ahogaban esa comunicación. Clara no podía luchar sola contra quien le impedía hablar. Esa noche, no se podía averiguar más.

Tras una puesta en común por parte de los asistentes sobre sus sensaciones y vivencias, dimos por terminada esa visita… que no será la última.

4 comentarios el “Noche de investigación: el geriátrico abandonado de Alcalá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s