¿Sobrevivieron los tres presos que huyeron de Alcatraz?

 

Aún continúa siendo un misterio la suerte que corrieron Clarence Anglin, John Anglin y Frank Morris, los tres reclusos que se escaparon de Alcatraz.

Los tres prisioneros famosos que se escaparon de la prisión de Alcatraz (en la isla que lleva el mismo nombre), en Estados Unidos, pudieron haber llegado a la costa con vida, a pesar de que las probabilidades estaban en contra, según reveló un nuevo estudio.

El trío se fugó en 1962 cruzando las aguas en una balsa y nunca más fue encontrado.

Ahora, un nuevo modelo por computadora indica que, si se marcharon a la medianoche, es posible que sobrevivieran y llegaran a tocar tierra.

Pero, si partieron antes o después, lo más probable es que perecieran en las frías aguas de la Bahía de San Francisco.

La investigación fue llevada a cabo por científicos de la Universidad Delft y el Instituto de Investigación Deltares, ambos en Holanda.

Rostros de pelo y jabón

De falta de ingenio no se los puede acusar: para engañar a los guardias, los reclusos dejaron en la cama cabezas de muñecos hechas con papel higiénico, pelo y jabón.

El escape, inmortalizado por Clint Eastwood en la película “La fuga de Alcatraz”, es uno de las más complejos y audaces que se haya intentado nunca.

Clarence Anglin, John Anglin y Frank Morris -tres asaltantes de banco- pasaron meses cavando un túnel desde sus celdas de cemento con ayuda de unas cucharas afiladas.

La noche del 11 de junio de 1962 dejaron en sus camas cabezas de muñecos hechas con pelo, papel higiénico y jabón y huyeron en cuatro patas de la que era considerada una de las prisiones más seguras del país.

Antes de partir, la noche del 11 de junio, los muñecos fueron colocados en las camas.

Se cree que al llegar a la orilla construyeron una balsa inflable con impermeables e ingresaron a la Bahía de San Francisco entre las 20:00 y las 02:00, según documentos del FBI.

A pesar de los intensos esfuerzos de búsqueda, los hombres nunca fueron hallados.

Si sobrevivieron y llegaron a la costa o si perecieron al intentar cruzar las aguas continúa siendo un misterio.

Modelo

Y revelar este misterio es precisamente lo que se propuso este equipo de investigadores holandeses.

“Mi colega, Olivier Hoes, estuvo trabajando en un modelo hidráulico llamado 3Di en colaboración con varias empresas, agencias y universidades holandesas”, le explicó a la BBC Rolf Hut, científico del proyecto.

La cárcel era considerada una de las más seguras del país. Se cerró en 1963.

Es un modelo hidráulico de avanzada para simular el movimiento de cuerpos de agua en deltas y bahías”.

Con este modelo, explica Hoes, “él estuvo simulando el movimiento de las aguas en la zona de la Bahía de San Francisco, y pensé que podíamos tratar de reevaluar lo que ocurrió en 1962″.

El equipo utilizó información sobre el flujo de las mareas de la noche de la fuga para modelar el movimiento de las aguas.

Medianoche, el momento perfecto

“Como no sabíamos la hora exacta en la que partieron con los botes o el punto exacto de partida, decidimos lanzar 50 botes virtuales cada 30 minutos entre las 20:00 y las 04:00 desde distintos sitios de escape posibles en Alcatraz, para ver a dónde llegaban”, le dijo a la BBC Fedor Baart, especialista en simulación de Deltares.

Fedor Baart, especialista en simulación de Deltares

A esto le añadieron el efecto de los remos, asumiendo que los reclusos remaron para impulsarse hacia la costa.

Así, descubrieron que si el escape ocurrió antes de la medianoche, lo más probable es que murieran en el intento.

“En el peor de los casos, en el que remar no hubiese servido de nada, la marea los habría empujado hacia el océano y se habrían muerto de hipotermia“, dice Hut.

Pero si entraron en el agua más tarde, después de la 01:00, la corriente habría cambiado de dirección, llevándolos a otra parte.

Las rutas podrían haber sido varias y todas suponen mucho tiempo en el agua, con lo cual también habrían muerto de hipotermia o habrían sido descubiertos por la policía porque ya estaría amaneciendo.

Oportunidad

Sin embargo, los investigadores descubrieron una pequeña ventana de oportunidad en la que la supervivencia habría sido posible.

Si el trío partió a la medianoche y remó hasta el norte, las fuertes corrientes habrían funcionado en su favor.

Las medidas de seguridad de la cárcel no impidieron que decenas de reclusos intentaran huir. En total, se registraron 14 intentos de fuga.

“Si tocaron el agua exactamente a la medianoche, la corriente los había empujado hacia el puente del Golden Gate”, le explica Hut a la BBC.

Una vez cerca del puente, la corriente habría cambiado de dirección. Se habría producido un momento de calma en las aguas, y esto les habría permitido llegar a tocar tierra, al norte del puente.

El modelo también predijo que cualquier resto de la balsa tendría que haber flotado hacia la isla Ángel, que es donde el FBI encontró un remo y algunos efectos personales.

Los investigadores dicen que el modelo no pudo demostrar exactamente qué pasó, pero contribuye a esclarecer los escenarios posibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s