The imitation game (Descifrando Enigma).

CARLOS AIMEUR
La película que recupera la figura de Alan Turing retrata con fría precisión, casi indiferencia, su tragedia.
 A veces la persona que nadie imagina capaz de nada es la que hace cosas que nadie imagina. Esta frase se pronuncia hasta tres veces a lo largo de The imitation game (Descifrando Enigma) y podría resumir a modo de eslogan publicitario la filosofía de sobre de azúcar que anida en el largometraje impulsado por los hermanos Weinstein, ‘padrinos’ en todos los sentidos de buena parte del cine independiente americano de los últimos 25 años y a quienes retrató con acierto Peter Biskind en el imprescindible Sexo, mentiras y Hollywood. La pronuncian tres personajes diferentes y en todos los casos se usa con un mismo fin, dar un giro dramático y fijar un tiempo narrativo. Es una argucia de guión, un ardid que permite unir las distintas partes de una película que se suma a la inagotable lista de largometrajes ambientados en la II Guerra Mundial.

The imitation game (Descifrando Enigma) está llena de trucos del manual del buen cineasta como éste. La historia está estructurada en tres tiempos diferentes presentados en orden inverso cronológicamente hablando: los últimos años de la vida de su atormentado protagonista, el matemático Alan Turing (1912-1954); la II Guerra Mundial y la adolescencia del científico en un internado en la segunda mitad de los años veinte. La frase con la que se inicia este artículo se pronuncia en los tres tiempos de la narración. Así, se la dice a Turing su mejor amigo y primer amor Christopher Morcom después de que éste le ayude en el colegio; posteriormente él se la dirá a su amigaJoan Clarke durante la II Guerra Mundial para convencerle de que fiche por su equipo que intenta descifrar el código secreto nazi; y, finalmente, Clarke se la repetirá a su amigo al poco de su detención por homosexual. Con ello se consigue que el espectador vincule emocionalmente estos tres tiempos y los una. Turing descubrió la verdad, la transmitió y, cuando la había perdido, la recuperó de la mano de su amiga. A Paulo Coelho le encantará.

De Turing se ha hablado mucho estos últimos años. En España periodistas como Leontxo García lo han citado en numerosas ocasiones. Su compleja personalidad viene marcada tanto por sus habilidades intelectuales (gran ajedrecista, matemático notable, precursor de la informática moderna) como por su torpeza para mantener relaciones sociales convencionales. Incapaz de entender en ocasiones las ironías, el retrato que se ofrece de él en la película The imitation game invita a pensar en una persona con síndrome de Asperger. A ello hay que unir su condición de homosexual, que era delito en el Reino UnidoEl verdadero Alan Turing.de la época. Todo ello convirtió a Turing en un hombre que, como dice uno de los personajes de la película, está lleno de secretos. Poéticamente, pues, el más indicado para desvelarlos.

Su trágica muerte por suicidio en 1954, deprimido después de que fuera condenado a castración química por ser homosexual, constituyó una auténtica vergüenza para el Reino Unido. Porque Turing no sólo era un gran científico; además había sido un héroe de guerra como líder del equipo que el servicio secreto británico instaló en Bletchley Park, a 80 kilómetros al norte de Londres, y que logró romper el código de cifrado de las máquinas Enigma que empleaba el ejército nazi. Gracias a ello los aliados pudieron disponer de toda la información supuestamente secreta del Alto Mando alemán y se pudo terminar la guerra al menos dos años antes, según el cálculo que han hecho diferentes historiadores. Y es que, como apuntaban Williamson Murray y Allan R. Millet en La guerra que había que ganar, “aunque la potencia económica de los aliados influyó mucho en su victoria final (…) la superioridad material por sí sola nunca fue decisiva”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s