El mesías negro

simeon_toko-s

Poquísima gente de occidente sabe de la fervorosa actividad religiosa que abundo en África a mitades del S.XX. Pero los que lo supieron se les viene a la memoria la figura de Simeón Toko, un congoleño nacido en 1918 y fallecido en 1984, que según muchos pastores de la época, era la mismísima reencarnación de Jesucristo. Quienes lo conocieron, afirman que aun hoy se materializa en presencia de masas. ¿Como reaccionarían los cristianos occidentales con un cristo negro?

En su libro «The true third secret o Fátima and the return of christ» el pastor Melo Nzeyitu Josias afirmo que el Papa Juan XXIII, al acercarse la fecha de la publicación del tercer secreto de Fátima en 1960, se apresuro a leerlo en privado y al acabarlo, este perdió el conocimiento de la impresión. Al recobrar el mismo, ordeno sellar el secreto en una caja fuerte permanentemente y que nunca llegase a ser publicado.

EL Mesias negro que nos ocultaron.

Con 31 años, Simeón Toko era tan popular por su bondad y milagros que las autoridades imperiales belgas decidieron tomar represalias contra el. Y así fue, el y tres mil seguidores fueron encarcelados de inmediato en distintas cárceles del país.

Tres meses después de su encarcelamiento, Simeón profetizo que los belgas desaparecerían poco después del Congo. Así pues, el 4 de Enero de 1959, según cuentan los congoleños, un grupo de unos mil Serafines y Querubines aparecieron en las calles de Leopoldville para hacer frente a los belgas. Según cuentan los ciudadanos, estas personas, nunca vistas allí tenían la estatura de un niño y eran descomunalmente fuertes no tardaron en hacer desaparecer invasión belga.

Los imperialistas portugueses de Angola daban una recompensa por la muerte de Simeón. Cierto día, Simeón encontrándose en Angola después de ser deportado 9 veces, fue atropellado a propósito por un tractor. Adelino Canhandi, testigo del suceso, vio con sus propios ojos como los pedazos de Simeón se unían y este se ponía en pie. Después de este acontecimiento, Adelino, ateo convencido de toda la vida, se hizo pastor de la iglesia Tokista, fundada por Simeón.

Al saber de su presencia, y después de leer el tercer secreto de Fátima, el Papa Juan XXIII envió a dos emisarios a conocer a Simeón, de los que solo llego uno. Entonces, el Papa convencido de su autenticidad y con miedo de que un negro le robase protagonismo en la iglesia hablo con el dictador portugués Antonio Salazar para que lo llevase detenido a Europa. Todo estaba previsto para arrojar a Toko en medio del océano.

Al sobrevolar el mismo, Toko paro el avión ante el estupor de los viajeros y militares que le acompañaban y este se mantuvo «flotando» en el aire como por arte de magia. El avión retorno el vuelo cuando los sacerdotes del Papa y los militares de Salazar (Fotografía) le imploraron misericordia.

Finalmente, murió en su tierra natal el 31 de Diciembre de 1983. ¿Porque el Papa hizo lo imposible para matarlo? ¿No quería el Papa un negro como protagonista cristiano? Todo parece indicar que la iglesia oculto a sus fieles la llegada de un segundo Mesías.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s