Los brujos del mundo, reunidos: Hace 40 años, en Bogotá, se realizó el primer Congreso Mundial de Brujería

Brujos y niebla. Una combinación de película de terror, pero en una ciudad alegre y en medio de una gigantesca feria de variedades. Hace 40 años, Bogotá, la capital del país donde nació el realismo mágico, albergó el primer Congreso Mundial de Brujería y se llenó de hechiceros, curanderos, curiosos y charlatanes. Mientras tanto, en Buenos Aires se hablaba de otros brujos y se hacía más densa otra niebla.
Simón González, el organizador, sacaba pecho en la inauguración del 27 de agosto de 1975. Decía que durante las deliberaciones del Congreso el hombre iba a “encontrar su verdadero poder y saber, científicamente, explotar sus condiciones humanas como no ha ocurrido”. González (“Brother Simón” o “el brujo Simón”) era un político y escritor colombiano, muy aficionado a las ciencias ocultas.
A Bogotá llegaron unos 2.500 participantes, desde homeópatas hasta cultores del vudú, para mostrar sus habilidades. También, ese primer Congreso Mundial de Brujería fue un gigantesco mercado donde se vendían pócimas, pomadas, talismanes y naipes mágicos. O bolas de cristal y frascos milagrosos. Periodistas de todo el mundo se acercaron a la capital colombiana para presenciar semejante junta. Si hasta Roberto Gómez Bolaños metió al Congreso en sus guiones para El Chavo, con Don Ramón burlándose de su némesis, la Bruja del 71, por su viaje a la capital colombiana.
La reunión fue inaugurada con un “abrazo brujo” entre los participantes y el etsreno de un monumento esculpido con una figura tayrona, un pueblo originario de Colombia. Muchos con escobas, con enormes escobas, protagonizaron un aquelarre festivo donde el alcohol circulaba en forma de tragos misteriosos que despedían humo.
Durante las exposiciones, varios personajes llamaron la atención. Ahí estuvo, por ejemplo y para dar idea de que se trataba también de un encuentro cultural, la escritora ucraniana radicada en Brasil Clarice Lispector. En una conferencia sobre “Literatura y magia”, presentó con una accidentada traducción su cuento “El huevo y la gallina”.
Más accidentado fue lo del reconocido médico de terapias alternativas Andrew Weil, que debió salir de su conferencia con custodia, mientras era abucheado. El homeópata, mal asesorado o por apuro, eligió para su exposición hablar mal del café. Sí, en Colombia. “Es un alucinógeno más poderoso que la marihuana, porque genera vicio”, tiró en un escenario montado en el segundo país productor mundial de café. Se fue rápido del Congreso y nadie lo extrañó.
Muchos quedaron fascinados con los 32 brujos haitianos que, con pasaporte diplomático, llegaron a Bogotá para mostrar ritos vudú. Poseídos por sus espíritus, se pasaron antorchas por la cara sin quemarse, mientras bailaban al ritmo de atronadores tambores, masticaban vidrio y recibían latigazos.
Pero, entre ritos vudú, pócimas mágicas y los “genios” que resolvían “líos amorosos”, la gran estrella de la reunión fue el ilusionista Uri Geller, el israelita que doblaba cucharas “con su mente”. El enviado de Clarín al Congreso se hacía una panzada con el efecto que generaba Geller.
Fue tal la desesperación de la gente por tener una cucharita doblada por la poderosa mirada del mentalista que el negocio surgió solo: un empresario adquirió cientos de cucharas de café de poca calidad y en el patio de su casa puso a todos los chicos el barrio a doblarlas por la mitad. A partir de allí, con una canasta bajo el brazo, comenzó la venta. “A 50 pesos la cucharita doblada por el maestro” “A 50 la cucharita”. Al mediodía ya había más vendedores de cucharitas que de lotería, lo que es decir mucho, y casi todos los negocios del ramo habían colgado cartelitos en la entrada indicando: “No hay más cucharitas”.
En otro tramo de la nota, el enviado de Clarín también daba cuenta de un fenómeno inusual: “Desde las primeras horas de la noche una inesperada niebla ha cubierto la ciudad. Fuentes autorizadas señalaron que el fenómeno era muy raro en esta época del año”.
Con sus brujos y su niebla, la noticia del Congreso en Bogotá no fue a la tapa de Clarín y debió conformarse con una modesta página 34. Por entonces, la Argentina hablaba de su propio “Brujo”: hacía poco más de un mes que José López Rega había renunciado y se había fugado a España. Y se cerraba otro tipo de niebla, más oscura, densa y ominosa. “El general Videla es el nuevo jefe del Ejército”, decía el título principal de la tapa de ese día.
(FUENTE: clarin.com)

Voces del Misterio ESPECIAL: misterios en Chipiona (Cádiz)

http://www.ivoox.com/voces-del-misterio-especial-misterios-chipiona-cadiz_md_7686663_wp_1.mp3″ Ir a descargar

PULSA PLAY para escuchar y/o descargar

Hablamos de misterios costeros y del fenómenos OVNI, apariciones, casas encantadas y otros que podemos encontrar en la bonita localidad gaditana de Chipiona. Sección del programa “Cañas y Barrios”, con José Antonio Colinet y Jose Manuel García Bautista donde hablan de éste interesante tema. NO OS LO PERDAIS! SFC Radio 91.6 fm.

http://www.ivoox.com/voces-del-misterio-especial-misterios-chipiona-cadiz-audios-mp3_rf_7686663_1.html

VDM-SFC

Homenaje a Wes Craven, un maestro del cine de terror

Su muerte deja huérfano al icónico Freddy Krueger, personaje que atormentó en sueños a una generación.
El anuncio de la desaparición del realizador fue confirmado durante la tarde del domingo en su cuenta oficial de Twitter con una fotografía en blanco y negro del artista en la que se podía leer su nombre, el año de su nacimiento (1939) y el de su defunción (2015).
Durante más de 40 años de carrera, Craven dirigió más de una veintena de filmes entre los que destacaron dos sagas, Pesadilla en Elm Street y Scream, con las que aterrorizó a los jóvenes de las décadas de 1980 y 1990.
Natural de Cleveland, en Ohio, Craven estaba actualmente casado con su tercera esposa, Iya Labunka, productora y ex vicepresidenta de los estudios Disney, con la que contrajo matrimonio en 2004. Tenía dos hijos, una hijastra y tres nietos.
A pesar de su predilección por el horror, su formación en filosofía, literatura y psicología le llevó a ejercer como profesor de Humanidades en la Universidad de Clarkson, en Postdam (Nueva York) antes de dejarlo todo para seguir su vocación cinematográfica.
Craven no lo tuvo fácil. Fue taxista antes de lograr meter la cabeza en una productora neoyorquina donde le dieron trabajo como editor de sonido y, lo que era más importante para él, la oportunidad de poder luchar por dedicarse a contar historias en la gran pantalla.
A estas horas, en su cuenta de Twitter aún figura destacado un mensaje del 27 de julio en el que Craven, rememorando sus comienzos, aconseja a sus fans seguir su ejemplo para triunfar. “Acepta el primer trabajo que puedas en el sector en el que quieras entrar. El empleo (en sí) no importa, poner el pie en la puerta sí”, dijo el artista, que estrenó su primera película como director y guionista en 1972: The Last House on the Left.
Aquella cinta de terror, inspirada en la obra de Ingmar Bergman The Virgin Spring (1960), tuvo una “remake” en 2009 que produjo el propio Craven, un autor polifacético quien no solo disfrutaba escribiendo guiones, también novelas (Serpent and the Rainbow, 1988; The Fountain Society, 1999).
No volvió a dirigir hasta The Hills Have Eyes, otra historia de miedo que vio la luz en 1977 a la que siguió Deadly Blessing (1981), Swamp Thing (1982) e Invitation to Hell (1984) . En 1984 le llegaría el turno también Pesadilla en Elm Street, título que terminaría marcando el género de terror durante las décadas posteriores.
En ese filme, el público conoció por primera vez a Freddy Krueger, un despiadado asesino de cara quemada y navajas en las manos que elimina a sus víctimas en sus sueños. Krueger, encarnado por Robert Englund, trascendió la propia saga de Elm Street, de la que se realizaron 5 películas más una sexta en 2010 que intentó reiniciar el relato, y apareció en una decena de filmes y tuvo su propia serie de televisión Freddy’s Nightmares (1988-1990).
Craven, no obstante, solo dirigió la primera de las pesadillas de Krueger, de la que escribió el guión, y también fue el autor de la historia de la tercera parte, pero apenas se involucró en el resto de las cintas.
Todo lo contrario ocurrió con Scream, su otra joya taquillera en la que un grupo de amigos aficionados al cine de terror comienzan a ser ejecutados por un misterioso asesino vestido con una túnica negra, capucha y una máscara calavérica con la boca abierta de par en par. El largometraje, en el que no faltaba el sentido del humor, debutó en 1996 con un reparto en el que estaban Drew Barrymore, Courteney Cox y David Arquette, entre otros.
“Hoy el mundo perdió a un gran hombre, mi amigo y mentor, Wes Craven. Mi corazón está con su familia”, declaró Cox en Twitter tras conocer el deceso del realizador. Craven dirigió las tres películas de Scream que siguieron a la primera y era productor ejecutivo de la serie de televisión del mismo nombre que debutó este año en MTV y cuya primera temporada, de 10 capítulos, finaliza mañana 1 de septiembre.
En su filmografía se incluyen títulos ajenos al género al que dedicó su vida, como el drama Music of the Heart (1999), por el que Meryl Streep logró una nominación al Óscar, y la cinta de suspense Red Eye (2005).
(FUENTE: abc.com.py)

Relaciones de pareja: Parejas que practican ‘sexting’ tienen mejor sexo, según estudio

Las parejas que se envían imágenes por teléfono sexualmente sugestivas o explícitas, práctica conocida como “sexting”, tienen mejor sexo, según un estudio presentado en una convención de psicología de Toronto.
La práctica es a menudo presentada como riesgosa, pero los investigadores estadounidenses hallaron que es muy extendida y que de hecho podría ayudar a las parejas a mejorar la comunicación e incrementar la intimidad.
“Estos hallazgos muestran una fuerte relación entre el ‘sexting’ y la satisfacción sexual y con la relación de pareja”, indicó Emily Stasko de la universidad Drexel de Filadelfia.
Stasko presentó en la 123ª convención anual de la Asociación estadounidense de psicología en Toronto los resultados de un estudio realizado en internet a 870 estadounidenses de 18 a 82 años.
Más de ocho de cada 10 consultados indicaron que habían enviado imágenes íntimas por teléfono. Tres cuartas partes de ellos enviaron imágenes a un novio o novia, esposo o esposa, y asociaban el “sexting” con una mejor satisfacción con la relación.
Esa mayor gratificación, sin embargo, no se observó entre los solteros, ni entre los consultados que indicaron estar en una relación “muy comprometida”.
Estudios pasados, y titulares en la prensa en los últimos meses, se han focalizado casi exclusivamente en los peligros del ‘sexting’: los ejemplos más sonados fueron los hackeos telefónicos a famosas que llevaron a la difusión en internet de imágenes de la actriz Jennifer Lawrence, la ícono del pop Rihanna y la modelo Kate Upton, entre otras.
Según Stasko, esta publicidad negativa no toma en cuenta el lado positivo de esta práctica que, si es usada por una pareja que se ama, puede incrementar “los efectos potencialmente positivos de la comunicación sexual abierta con una pareja”.
(FUENTE: trome.pe)