Si los ‘likes’ en las fotos de su pareja le dan celos, no deje de leer esto

61% de las personas siente desconfianza cuando ve a su pareja sumergida en redes.
Quién es esa que puso like en tu foto?”. “¿Lo que pusiste en Twitter es una indirecta para mí?”.  “¿Por qué cambiaste tu contraseña, me estás ocultando algo?”. Son preguntas frecuentes entre algunas parejas, hoy, en tiempos de redes sociales.
Estas últimas se han convertido en  una especie de  tortura autoinflingida para los más inseguros o los  celosos, que  las ven como un medio adicional  para controlar lo que hace su pareja.
De ahí que ahora exista un síndrome que podría llamarse ‘Celos 2.0’.
Haga este mini test para ver si lo padece:  ¿Ha dudado de su pareja por no contestarle pronto después de enviarle un mensaje de chat? ¿Ha tenido una pelea con su pareja por una foto o un comentario cariñoso hacia otra persona? ¿Le  ha reprochado porque en su Facebook o Instagram no tiene muchas fotos con usted, pero sí conserva fotos con su ‘ex’, así sea de un álbum de los años de la prehistoria? Si respondió “sí” a al menos una pregunta, usted tiene ‘Celos 2.0’.
Lea también: ¡Cuidado!, que el celular no sabotee su vida en pareja
No es necesario revisar los bolsillos, el saco de la pareja o controlar sus horarios. Para eso están Facebook, Twitter, los sitos de Internet de citas y  el correo electrónico, capaces de potenciar los celos hasta  de los más relajados.
Se cree q ue uno de cada cinco noviazgos termina vía Facebook. Un estudio de psicólogos de la Universidad de Guelph, en Canadá, reveló que hay  una fuerte relación entre el aumento en los celos y la sospecha con  el uso de ‘Face’.
La información que se  obtiene  por dicho medio ha provocado que más de un 60 % de las relaciones de noviazgo en Estados Unidos de jóvenes alrededor de 20 años  de edad terminen.
51% de parejas se reconcilian por las redes.
Cazadora de infidelidades
“Ojos que no ven, Facebook que te lo cuenta”, dicen por ahí. Que lo diga Mónica*, quien ‘atrapó’ en una mentira a su novio, a través de la clave que él usaba para su gmail y que él había facilitado un día para que enviara un correo desde allí.
Al estar el email conectado con su Android ella podía acceder a toda la información que él había buscado en el día, como las direcciones que averiguaba  en el Google Maps, los domicilios que había pedido o los servicios que había adquirido. Así  sabía cómo era la rutina diaria del chico.  ¿Enfermizo? Tal vez. Pero así descubrió  que su novio le había sido infiel.
El uso excesivo de Facebook  puede desembocar en infidelidades sentimentales y sexuales, ruptura de la relación y  divorcio.
 El mundo  virtual  se presta  más para establecer contacto con muchas personas e, incluso, para cometer infidelidades o  ‘cazarlas’. Es suficiente con un Smartphone para chequear, minuto a minuto, lo que hace la pareja; dónde se encuentra (si tiene el GPS activado en su teléfono), ver cuándo fue la última vez que se conectó al chat (si no ha inhabilitado esa opción) y si ya leyó  nuestro mensaje (si no ha desactivado el chulo azul).
Para los estudiosos del comportamiento humano las redes sociales funcionan como un botón que se activa ante personalidades controladoras, esas que no han pasado ni dos meses de relación y ya están interrogando a su pareja  sobre quién es ese nuevo amigo que agregó a Facebook.
47% de las personas sufre de celos por mensajes virtuales.
Pero a cualquier persona puede afectarle su  ánimo lo que vea en las redes, ya sea positivamente, ante una publicación, un comentario o una foto agradable; o negativamente, al encontrar información que produce tristeza o decepción.
“El que lee lo que no debe, se entera de lo que no quiere”, reza el dicho. Y las redes sociales sí que pueden dar a lugar a  malentendidos que afectan la relación. Según un estudio de la U. de Kansas,  compartir mucha información personal en red  disminuye la intimidad y la satisfacción de la  pareja.
¿Cómo manejarlos?
La sexóloga Alessandra Rampolla  explica que  “hay formas de manejar estos  celos 2.0: “Lo primero es identificar que se trata de una problemática real”. La prueba de los efectos de las redes sociales se evidencia en las  estadísticas de divorcios del Reino Unido, donde  una de cada tres parejas que se separan,  entre las razones de la  demanda incluyen las palabras ‘red social’.
“La comunicación entre las parejas es muy distinta a la de hace 20 años. Todos estamos pegados  a Facebook y a  Whatsapp, y aunque la tecnología puede facilitar la interacción, en ocasiones puede no ser  buena para las relaciones”. Por eso aconseja “identificar el problema y negociar sobre cuál va a ser el manejo de las redes sociales en pareja. Lo que he visto es  que cada uno las  maneja como le da la  gana, sin tomar en cuenta al otro”.
Ella propone preguntarse uno al otro: ¿Te sientes cómodo si publico esto? ¿Vas a respetar tus límites y yo los míos? Y llegar a un acuerdo para que ambos se sientan cómodos. Así se evita  “un montón de espacio para nebulosas, para cosas escondidas e infidelidades potenciales”. Está en cada pareja   determinar sus límites.
“Las parejas deben llegar a acuerdos sobre el uso de las redes sociales”, Alessandra rampolla, sexóloga.
(FUENTE: elpais.com.co)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s