Las sustancias nocivas del tabaco y sus peligros sobre la salud

En este artículo te voy a hablar sobre los principales componentes del tabaco y sobre los daños que causan a la salud para que te motives a no fumar más. No te lo pierdas.

Resultado de imagen de efecto cigarros

A muchas personas les resulta muy difícil luchar contra el tabaquismo, incluso estando conscientes de los daños que pueden provocar a tu salud. La mayoría de las personas sabemos que fumar puede ser muy perjudicial para nuestra salud, pero muchos no son del todo conscientes de los daños que realmente se producen cuando se enciende un cigarrillo.

A continuación te voy a presentar 7 componentes del tabaco que se encuentran presentes en los cigarrillos:

Nicotina

La nicotina es un componente del tabaco que se clasifica como veneno. La nicotina también es altamente adictiva, incluso se considera más adictiva que la cocaína y la heroína. La nicotina hace efecto rápidamente en el cuerpo, desde que se inhala en el cigarrillo hasta ser absorbido en la sangre pasan solamente 7 segundos.

Mercurio

El mercurio es uno de los componentes del tabaco, es considerado uno de los químicos más tóxicos para el cuerpo humano. Entre uno de los usos que se le da el mercurio es el de estar presente en la fabricación de termómetros y espejos.

Monóxido de carbono

El monóxido de carbono constituye una sustancia altamente toxica que se encuentra presente también de los gases que son despedidos por los tubos de escapes de los automóviles.

El monóxido de carbono reduce la capacidad de los pulmones para absorber oxígeno y pasarlo al torrente sanguíneo. Este proceso es de vital importancia para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

Formaldehido

El formaldehido es una sustancia inflamable y toxica que se utiliza en la fabricación de cigarrillos. También es un ingrediente común que se encuentra presente en el gas, desinfectantes y fungicidas. Es una sustancia extremadamente irritante que puede afectar la garganta, los ojos y los pulmones.

Arsénico

El arsénico es otro de los componentes del tabaco que son muy perjudiciales para la salud. Es una sustancia muy venenosa que suele ser conocida popularmente por haberse utilizado en muchos horribles asesinatos en la antigüedad.

Alquitrán

El alquitrán es un residuo que se encuentra presente en el humo del cigarrillo. Al inhalar el humo este deja residuos de alquitrán pegado a las paredes de los pulmones.

Con el tiempo estos residuos se van acumulando y van obstruyendo los pulmones. Esto provoca que la capacidad que poseen los pulmones de absorber el oxígeno necesario para abastecer el cuerpo se vea perjudicada.

Acetona

La acetona es otro de los componentes del tabaco que son sumamente tóxicos. Es una sustancia que se utiliza en la fabricación de decapante de pintura industrial, también se encuentra presente en barniz y en removedores de pintura. Es altamente irritante y puede afectar los ojos y la nariz.

Esos son los 7 componentes del tabaco más peligroso y tóxicos. Ahora que los conoces de ellos y los daños que producen utilízalos como motivación para decidirte a dejar de fumar para siempre.

¿Qué contiene un cigarrillo?

A continuación presentamos una lista de algunos de los ingredientes que se pueden encontrar en un cigarrillo estándar:

  • Nicotina: se deposita en los pulmones del fumador en forma de una potente mezcla de partículas y gases. Es rápidamente absorbida en la sangre y llega al cerebro aproximadamente en 10 segundos. Es en este punto en el que los receptores cerebrales producen la sustancia química denominada dopamina. El cerebro se habitúa rápidamente a recibir dosis regulares de nicotina y a sufrir síntomas de abstinencia cuando dicho suministro se interrumpe. Por otro lado, la nicotina estimula el sistema nervioso central, incrementando el ritmo cardíaco y la presión arterial, lo que produce un mayor consumo de oxígeno.
  • Monóxido de carbono: todo humo de cigarrillos contiene monóxido de carbono, el mismo gas venenoso expulsado por los tubos de escape y las fugas de gas. Dicho gas, al mezclarse con la hemoglobina de la sangre, obstaculiza el transporte de oxígeno por el organismo. En los fumadores empedernidos, la capacidad de transporte de oxígeno en la sangre se ve reducida hasta en un 15%.
  • Alquitrán: es un término colectivo que se utiliza para miles de sustancias químicas que se desprenden en el humo del cigarrillo. Asimismo, el alquitrán es la sustancia amarillenta y pegajosa que mancha los dientes y dedos de los fumadores, depositándose asimismo en los pulmones. Fumar entre 20 y 60 cigarrillos diarios, ya sean normales o bajos en alquitrán, provoca una acumulación anual de alquitrán en los pulmones cercana a los 500 gramos. Dicha sustancia es la responsable de la mayoría de las lesiones pulmonares provocadas por el tabaco a los fumadores.

sustancias del cigarrillo

 

  • Gas cianhídrico: el humo visible es tan sólo el 5-8% del total de lo que se produce al consumir cigarrillos. El resto está compuesto de gases invisibles, entre los que se incluye el gas cianhídrico. Este gas venenoso también reduce la capacidad del organismo para transportar oxígeno. Otro de los gases invisibles, la nitrosamina, daña las células de los tejidos y puede producir tumores malignos. El humo de los cigarrillos también contiene sustancias que pueden producir mutaciones genéticas que se han relacionado con el cáncer de pulmón.
  • Amonio: se utiliza para cristalizar la nicotina, un proceso similar al que se hace para convertir el polvo de cocaína en crack. El amonio acelera la dispersión de la nicotina cristalizada al aumentar el pH (la alcalinidad) del humo del tabaco, lo que modifica la composición química de la nicotina con el fin de que sea más rápidamente absorbida por el organismo. El objetivo es potenciar el efecto de la nicotina.
  • Azúcar: es el aditivo más común del tabaco, representandoo en torno al 3% del peso total de un cigarrillo. Cuando se enciende un cigarrillo, los azúcares empiezan a arder y producen una sustancia química denominada acetaldehído, que refuerza el efecto adictivo de la nicotina.
  • Cacao: contiene una sustancia química llamada teobromina, que potencia la dilatación de las vías respiratorias. Este efecto broncodilatador hace que el fumador respire con mayor profundidad de manera que las caladas contengan mayor cantidad de humo y nicotina.
  • Piridina: actúa como un depresor del sistema nervioso central. Funciona al igual que la nicotina con el fin de potenciar los efectos adictivos de fumar.
  • Chocolate y miel: aromatizantes que ayudan a disimular el amargor de la nicotina. El sabor dulce hace que el cigarrillo sea más agradable para el fumador.
  • Menta: El mentol adormece la garganta de manera que el fumador no pueda sentir el efecto abrasivo del humo. De este modo, la reacción natural del cuerpo ante una sustancia irritante queda anulada.
  • Regaliz: al igual que el chocolate y la miel, el regaliz es uno de los aromatizantes más efectivos en los cigarrillos. También dilata las vías respiratorias, ayudando al fumador a aspirar mayor cantidad de humo en una sola calada.
  • Relleno: los cigarrillos contienen minúsculos trozos de hoja de tabaco, pero la mayoría del relleno proviene de los tallos y otros desechos de la hoja. Dichos rellenos, como hemos visto, son mezclados con agua, aromatizantes y otros aditivos. Algunas marcas tienen más relleno que otras siendo el cigarrillo menos denso cuanto más relleno contiene (en estos casos es menor la cantidad de nicotina desprendida).
  • Papel: el tipo de papel usado como cilindro del cigarrillo tiene efectos en la fuerza del mismo. Cuanto más poroso es el papel, más aire permite pasar para la combustión del cigarrillo, lo que diluye en mayor medida el humo. Este hecho también influye en la disminución de las cantidades de alquitrán y nicotina que son inhaladas.
  • Filtros: los filtros, hechos de acetato de celulosa, retienen parte del alquitrán y del humo antes de que éstos lleguen a los pulmones del fumador. Asimismo, también enfrían el humo y lo hacen más fácilmente inhalable. Los cigarrillos con filtro y bajos en alquitrán (con agujeros de ventilación en los laterales de los filtros) fueron desarrollados por la industria tabaquera con el objetivo de proteger la salud de los fumadores.

Del cigarro y sus sustancias cancerígenas, he aquí algunas:

Alquitrán: Carcinógeno.
Hidrocarburos aromáticos polinucleares: Carcinógeno.
Nicotina: Estimulante y depresor neuroendocrino, droga adictiva.
Fenol: Carcinógeno e irritante.
Cresol: Carcinógeno e irritante.
B-Naftilamina: Carcinógeno.
N-Nitrosonornicotina: Carcinógeno.
Benzo [a] pireno: Carcinógeno.
Oligometales: (p. Ej.: níquel, arsénico,…) Carcinógenos
Indol: Acelerador tumoral
Carbazol: Acelerador tumoral
Cateco: carcinógeno

Además:

• Acetona: Ingrediente principal en la pintura y removedor de esmalte de uñas.
• Ácido acético: Tinte y revelador del pelo.
• Ácido esteárico: Cera de vela.
• Amoníaco: Limpiador típico de la casa.
• Arsénico: Usado en veneno de rata.
• Amoniaco: Componente de los productos de limpieza.
• Alquitrán: Sustancia oscura y pegajosa que se encarga de llevar la nicotina y demás productos químicos del tabaco hasta nuestros pulmones.
• Benceno: Cemento de goma.
• Butano: Combustible para las estufas portátiles.
• Cadmio: Encontrado en baterías y pintura de aceite.
• Cianuro de hidrógeno: Veneno en compartimientos de gas.
• Cloruro de vinilo: Ingrediente encontrado en bolsos de la basura.
• Estireno: Encontrado en material de aislamiento.
• Fenol: Usado en desinfectantes y plásticos.
• Formaldehído: Usado para embalsamar.
• Hexamine: Usado como ingrediente de combustión en las barbacoas.
• Hidracina: Usada en combustibles de “jet” y cohetes.
• Nicotina: Es sólo una más de las sustancias peligrosas de los cigarrillos. Pero además es la responsable de que el tabaco sea tan adictivo.
• Metano: Gas utilizado como combustible.
• Metanol: Combustible para cohetes.
• Monóxido de carbono: Veneno, presente en el humo de escape de los coches.
• Napthalenes: Usado en explosivos, bolas de la polilla, y pigmentos de la pintura.
• Nicotina: Droga de adictiva e insecticida.
• Níquel: Usado en el proceso del electro chapado.
• Polonium: Dosificación de la radiación, igual a 300 radiografías de pecho en un año.
• Toluene: Solvente industrial y pegamento.

Los efectos del tabaco sobre la salud y la calidad de vida aún se infravaloran demasiado a menudo y deben ser recordados para concienciar a los fumadores de los riesgos que corren y de los peligros que generan en las personas de su entorno.

Los efectos del tabaco se ejercen disimuladamente en la mayoría de los órganos, mes tras mes, año tras año…

Las personas que fuman algunos cigarrillos al día no están exentas de las consecuencias nefastas para su salud. No existen los “pequeños fumadores”: es la duración del consumo lo que es uno de los principales factores de riesgo. Las personas que fuman de 5 a 10 cigarrillos al día durante más de 20 años tienen el mismo riesgo.

Cifras

El tabaco incrementa los riesgos de desarrollar un cáncer. El tabaco es el primer factor de riesgo del cáncer. El humo y los productos cancerígenos provenientes de la combustión se depositan en gran parte en los órganos, por medio de la respiración o de la saliva.

El aparato digestivo, la vejiga, los pulmones, la lengua y la garganta se ven particularmente afectados. El 50% de los cánceres de vejiga están relacionados con el tabaco. Un cáncer sobre tres está provocado por el tabaquismo.

Más del 85% de los casos de cáncer de pulmón están relacionados con el tabaquismo activo y el 5% con el tabaquismo pasivo. En los fumadores, la intensidad del riesgo depende principalmente del número de años de exposición, pero también del número de cigarrillos fumados y de la intensidad de la inhalación.

El tabaco rubio afecta más profundamente a las pequeñas vías aéreas provocando una forma de cáncer más severa.
Dejar de fumar disminuye los riesgos de padecer un cáncer de pulmón. Pero parece que este riesgo se prolonga después de dejarlo y sigue siendo superior respecto a las personas que nunca han fumado.

Cancerólogos y tabacólogos aconsejar a los exfumadores vigilar “sus pulmones” durante al menos los dos años posteriores a dejar de fumar. Incluso se recomienda realizar un escáner dos veces al año durante los dos años posteriores a haber dejado el tabaco.

Enfermedades cardiovasculares

El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares: infarto de miocardio, hipertensión arterial, arteritis de los miembros inferiores, accidente vascular, impotencia y trombosis se agravan en los fumadores.

El tabaquismo favorece la formación de la placas de ateroma que se depositan en las arterias, obstruyéndolas parcialmente y a veces totalmente.

Este estrechamiento puede provocar un dolor de pecho, que llamamos angina de pecho, que puede evolucionar hacia un infarto si la arteria que irriga el músculo cardíaco está completamente obstruída.

Antes de los 45 años, el 80% de las víctimas de infarto son fumadoras. El tabaco puede ocasionar unos dolores en las piernas que aparecen con el esfuerzo, lo llamamos la arteritis de los miembros inferiores.

También se pueden observar algunos trastornos cerebrales: accidente vascular cerebral, hemiplejia y a veces incluso muerte. Una impotencia causada por la obstrucción de las arterias que irrigan el pene con una placa de ateroma.
Puede aparecer una trombosis venosa, es decir una obstrucción de las venas por un coágulo sanguíneo: el riesgo de trombosis venosa se multiplica por 40 en las mujeres de más de 40 años que toman la píldora. .

El riesgo de trombosis no es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados.

Alergias

El tabaco aumenta el riesgo de rinitis y de conjuntivitis alérgica a causa de su papel irritante.

Agrava y desencadena manifestaciones alérgicas. De hecho los alérgicos a menudo sienten más molestias ante los fumadores.

El tabaco no provoca alergias, salvo excepcionalmente en algunas personas que trabajan en manufacturas de tabaco, pero se comporta como un amplificador potente de las reacciones alérgicas.
Asma y bronquitis crónica

El tabaquismo es la primera causa de las enfermedades del aparato respiratorio tales como la bronquitis crónica y el asma.

El alquitrán proveniente del humo del cigarrillo altera los pequeños cilios de las paredes de las vías respiratorias.
Asma

El tabaco juega un papel de cofactor en el desencadenamiento de una crisis de asma. Agrava la frecuencia, el ritmo y la intensidad de las crisis de asma.

Muchos asmáticos se sienten más molestos cuando están rodeados de fumadores.
Bronquitis crónica

La bronquitis crónica está básicamente relacionada con el tabaquismo.

Provoca: dificultad para respirar con esfuerzos cada vez menos importantes en el caso de que la enfermedad se agrave, tos que aparece principalmente por las mañanas, episodios de bronquitis de repetición… Es la responsable de más de 2,5 millones de muertos cada año en el mundo.
Efectos del tabaco en la piel

El tabaco es responsable de:
la aparición de arrugas debidas una degradación de las fibras elásticas.
una tez menos resplandeciente, cerosa, un poco grisácea y rápidamente reversible tras dejar de fumar.
un aliento desagradable.
el amarilleo de los dientes
una peor cicatrización

Problemas ORL

Las infecciones ORL relacionadas con la nariz, la garganta y los oídos son más frecuentes en los fumadores. Los fumadores presentan más anginas, rinofaringitis, laringitis y otitis. La voz ronca tan típica de un “gran fumador” es identificable en los grandes fumadores.
Alergias al tabaco

Las alergias al tabaco son excepcionales, pueden aparecer en las personas que trabajan en las manufacturas de tabaco.

FUMADORES PASIVOS

¿Qué sustancias contiene el humo de tabaco?

1.- El humo de tabaco contiene muchos ingredientes que pueden ser bastante potentes. Por ejemplo, 43 sustancias químicas de las casi 4,000 que están presentes en el tabaco, pueden producir cáncer. Los compuestos más peligrosos son: alquitrán, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, cianuro de hidrógeno, metales, amoníaco y compuestos radiactivos.

2.- Uno de los ingredientes principales es la nicotina, la droga adictiva presente en el humo de tabaco. Esta sustancia en sí misma no se considera cancerígena, pero es el motivo principal por el que los fumadores siguen fumando. Por lo tanto, es peligrosa, tóxica y puede ser mortal en grandes dosis. Es una sustancia altamente adictiva: es una droga.

3.- Otro ingrediente presente en el tabaco es el alquitrán que son todas las partículas suspendidas en el humo del tabaco. Contiene óxidos de nitrógeno, dióxido de carbono y monóxido de carbono. El alquitrán es marrón y pegajoso. Mancha los dientes, las uñas y el tejido pulmonar. Es una sustancia peligrosa porque contiene un ingrediente que provoca cáncer denominado benzopireno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s