La bella historia de San Valentín y el ‘Día de los Enamorados’

Jose Manuel García Bautista.- Es uno de los santos más populares del santoral, tal vez porque su nombre evoca al amor y a los enamorados. Es San Valentín, que todos los 14 de febrero tiene su día y donde muchas son las parejas que confiesan o reafirman su amor.

La razón por la que San Valentín es el patrón del amor y los enamorados no es un asunto baladí, tiene mucha significación y evoca tiempos pasados en los que el cristianismo sufría persecuciones e, incluso, el amor entre los seres humanos se puso en serio peligro.

El día de los enamorados es, por tanto, el día de un sentimiento eterno y universal, más allá de lo que se pueda explicar con simples palabras, más allá de lo que se pueda significar sobre ello en un compendio o tratado sobre éste pasional tema.

¿Conoce la historia de San Valentín? Es un ejemplo de amor y entrega al prójimo donde se dan cita todos los elementos imprescindibles para que sea digna del recuerdo de ésta Humanidad descreída del siglo XXI. Valentín era un sacerdote cristiano que le tocó vivir tiempos convulsos en el Imperio Romano bajo el poder de Claudio II, era el siglo III d.C. y aún Constantino ‘el Grande’ no había subido al trono para, tras su famosa visión, legalizar el cristianismo.

El emperador prohibió, en una absurda decisión, todos los enlaces matrimoniales entre los jóvenes pues, en su opinión, quitaban atención a la guerra y al interés por ser soldados además que “Roma necesita soldados”, con tal decisión eran muchos los jóvenes que buscaban al sacerdote para que los casara en secreto, cosa que Valentín hacía sin ninguna reserva.

Pero Claudio II se enteró de los matrimonios que celebraba en secreto y mandó encarcelarlo, sólo tuvo que presionar un poco al gobernador de Roma, Calpurnio, para que lo apoyase.Estando en prisión había un carcelero, Asterius, que se mofaba de Valentín, le decía aquello de: “¿Dónde está tu Dios ahora?¿Por qué no te saca de la cárcel? Si estás en contacto con Dios y él lo puede todo…¿Por qué no curas a mi hija que es ciega?”. Y el sacerdote con toda calma, con tranquilidad, le dijo: “Tráela esta noche aquí”.

Asterius pensó que se trataba de una broma pero pese a ello llevó a su hija Julia a aquella cárcel, Valentín puso sus manos sobre los ojos de la joven y esta, al retirar sus manos, recobró la vista, fue todo un milagro, una demostración del poder de Dios. Asterius y Julia se arrodillaron ante él llorando y pidiendo perdón, se convirtieron al cristianismo y pese a las peticiones de perdón por parte del pueblo de Roma al emperador, finalmente, Valentín fue martirizado y ejecutado el 14 de febrero del año 270.

Como homenaje la joven Julia plantó un almendro junto a su tumba del que brotaron flores rosas. Desde entonces el almendro y su flor es el símbolo de la amistad y el amor, el 14 de febrero, día de la ejecución del santo, es el día del amor y los enamorados.

Bella historia, o leyenda, para un sentimiento eterno, sentimiento eterno que une a la Humanidad, a las culturas y pueblos más allá de sus diferencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s