El ‘monstruo de Tully’ no puede ser un pez, según una nueva investigación

Resultado de imagen de monstruo tully

  • Científicos han cuestionado los estudios que en 2016 dieron por resuelto el misterio del ‘Monstruo de Tully’, cuyos restos fosilizados fueron emparentados con una lamprea.

Científicos han cuestionado los estudios que en 2016 dieron por resuelto el misterio del ‘Monstruo de Tully’, cuyos restos fosilizados fueron emparentados con una lamprea.

“Este animal no encaja en una clasificación fácil porque es muy raro”, dijo Lauren Sallan, profesor asistente del Departamento de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la Universidad de Pensilvania.

“Tiene estos ojos que están en tallos y tiene esta pinza al final de una larga probóscide e incluso hay desacuerdo sobre qué forma está hacia arriba. Pero lo último que puede ser el monstruo de Tully es un pez”, añadió.

En un nuevo informe en la revista Paleontology, Sallan y sus colegas sostienen que los dos artículos que aparentemente resolvieron el debate del monstruo de Tully son defectuosos, fallando en clasificarlo definitivamente como un vertebrado. El misterio del monstruo Tully, conocido por los científicos como Tullimonstrum gregarium, permanece.

“Es importante incorporar todas las líneas de evidencia al considerar fósiles enigmáticos: anatómicos, preservativos y comparativos”, dijo Sam Giles, investigador junior de la Universidad de Oxford y coautor del estudio. “Aplicar ese estándar al monstruo de Tully argumenta enérgicamente contra una identidad vertebrada”.

Sallan y Giles coautorizaron el trabajo con Robert Sansom de la Universidad de Manchester, el investigador postdoctoral de Penn John Clarke, Zerina Johnason del Museo de Historia Natural de Londres, Ivan Sansom de la Universidad de Birmingham y Philippe Janvier del Muséum National d’Histoire Naturelle de Francia.

El monstruo de Tully se conoce desde los años 50, cuando los primeros fósiles fueron encontrados en las camas fósiles de Mazon Creek en Illinois central. Desde entonces, miles de especímenes han sido identificados de la zona. Pero ninguno de los intentos de clasificarlo como parte de un grupo de animales culminó con éxito en 50 años.

“Inicialmente se publicó como un gusano”, dijo Sallan. “Hay un argumento bien construido de que es una especie de molusco, como un pepino de mar. Y hay otro argumento muy fuerte de que es una especie de artrópodo, similar a una langosta”.

Es por eso que tomó por sorpresa a la comunidad científica cuando en 2016 dos estudios salieron en estrecha sucesión, ambos afirmando que tenían pruebas firmes de que el monstruo de Tully era de hecho un vertebrado.

El primero examinó más de 1.200 monstruos fósiles de Tully. En algunos, los investigadores observaron una banda ligera que corría por la línea media de la criatura, que determinaron era un notocorda, una especie de columna vertebral primitiva. También afirmó que contenía otras estructuras de órganos internos, como los sacos branquiales, que lo identificaban como un vertebrado y que los dientes del animal se parecían a los de la lamprea.

Pero Sallan y sus colegas señalaron que estas conclusiones se basan en un malentendido sobre cómo se conservan los fósiles en Mazon Creek. Las muestras del monstruo de Tully vienen de lo que una vez fue una zona marina.

“En las rocas marinas sólo se ven los tejidos blandos, no se ve mucha estructura interna preservada”, dijo Sallan.

El equipo liderado por Penn también señaló que se han encontrado lampreas en esta área de Mazon Creek, y que estos animales no se asemejan al monstruo de Tully.

El otro estudio de 2016 informó que las imágenes de microscopio electrónico de barrido de los ojos de los monstruos de Tully habían revelado estructuras llamadas melanosomas, que producen y almacenan melanina. Los autores de ese artículo argumentaron que la compleja estructura de tejido que veían en los ojos de los animales indicaba que era probable que fuera un vertebrado.

Sin embargo, otras especies además de los vertebrados, como los artrópodos y los cefalópodos como los pulpos, también tienen ojos complejos, escribió el equipo dirigido por Penn.

“Los ojos han evolucionado docenas de veces”, dijo Sallan. “No es demasiado imaginar que los monstruos de Tully podrían haber desarrollado un ojo que se asemejaba a un ojo de vertebrado”.

Basado en el examen de Sallan y sus colegas de los ojos Tullimonstrum, estas criaturas de hecho poseen lo que se conoce como un ojo de copa, una estructura relativamente más simple que carece de una lente.

“Así que el problema es que si tiene ojos de copa, entonces no puede ser un vertebrado porque todos los vertebrados tienen ojos más complejos que éstos o los perdieron secundariamente”, dijo Sallan. “Pero muchas otras cosas tienen ojos de copa, como moluscos y ciertos tipos de gusanos”.

Su informe de Paleontology señaló que ninguno de los más de 1.000 ejemplares de Tully examinados parecía poseer estructuras que se cree que son universales en vertebrados acuáticos, especialmente cápsulas óticas, componentes de la oreja que permiten equilibrar los animales y una línea lateral, una estructura sensorial que permite a los peces orientarse en el espacio.

“Se podría esperar al menos un puñado de los especímenes hubieran conservado estas estructuras”, dijo Sallan. “No sólo esta criatura tiene cosas que no deben estar preservadas en vertebrados, sino que no tiene cosas que absolutamente deben quedar preservadas.”

En cuanto a la verdadera identidad del monstruo Tully, el equipo liderado por Penn dijo que aún está en el aire.

Fuente: EuropaPress

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s