Casas de miedo… de película

La mansión de La mujer de negro (2012, James Watkins)
Al finalizar la saga cinematográfica de Harry Potter, Daniel Radcliffe se apuntaba al cine de terror en este remake llevado a cabo en pleno regreso a la acción de la mítica Hammer. La productora por supuesto optó por un filme de corte victoriano, así que el lugar elegido para la nueva morada de The women in black (la novela de Susan Hill ya se adaptó en 1989 en formato telefilme) fue Cotterstock Hall, una mansión situada en Northamptonshire, 140 kilómetros al norte de Londres.

El piso de La semilla del diablo (1968, Roman Polansky)
Hablamos por supuesto del famoso Edificio Dakota, histórico edificio de apartamentos situado en la esquina noroeste de la calle 72 y el Central Park West de Nueva York. Histórico no solo por formar parte de las localizaciones de Rosemary’s baby, también por ser el lugar donde John Lennon fue asesinado. Además del beatle otros muchos famosos se han alojado allí, como el mítico actor de género Boris Karloff, el mago y escritor Aleister Crowley o la propia protagonista del filme en cuestión, Mia Farrow.

La embajada de La profecía (1976, Richard Donner)
Robert Thorn, el desgraciado padre de Damien interpretado por Gregory Peck, es nombrado embajador de Estados Unidos. en Gran Bretaña al poco de arrancar el filme. Richard Donner no se comió mucho la cabeza y situó los exteriores de su maltrecha paternidad en la verdadera embajada, situada en la Grosvenor Square, plaza ajardinada en el exclusivo distrito de Mayfair (Londres).

El hotel de El resplandor (1980, Stanley Kubrick)
El incomunicado hospicio donde el bueno de Jack pierde la chaveta se llama en realidad Timberline Lodge, un alojamiento de montaña situado en la ladera sur del Monte Hood en Oregon, a unos 100 km al este de Portland. El laberinto ajardinado no existe en realidad y los interiores se rodaron en otros hoteles, pero han sabido sacarle todo el jugo al Timerline y desde 2016 es sede del Overlook Film Festival, festival de cine de terror que el pasado mes de abril celebró su segunda edición.

El palacio de Los otros (2001, Alejandro Amenábar)
El palacio de los Hornillos fue el elegido por Amenábar para localizar las pesadillas de Nicole Kidman y sus retoños. Está situado en Las Fraguas (Arenas de Iguña, Cantabria), y para quien tenga el valor y la guita suficientes, actualmente se alquila para la celebración de bodas, bautizos y comuniones. También ha sido escenarios de algunos anuncios televisivos y de otras películas como El viaje de Carol.

La casa de Poltergeist (1982, Tobe Hooper)
El rodaje arrancaba un 14 de mayo de 1981 en Simi Valley (California), típica comunidad de vecinos americana a los que se les ocultó el hecho de que se trataba de una producción de Steven Spielberg, asegurándoles que sería una película de serie B para pagarles menos. En concreto se les prometió una reforma en sus viviendas: hacerles la terraza. La casa de Caroline en cuestión estaba en la calle Roxbury número 4267. Dicen las malas lenguas que la terraza nunca se les pagó, pero aquellas escenas con el árbol malrollero y los cadáveres en la piscina se nos grabaron en la retina.

El hospicio de El Orfanato (2007, J. A. Bayona)
Al chalet Villa Parres se le conoce comúnmente en la zona como el palacio de Partarríu, puesto que la inmensa finca que lo delimita terminaba a orillas del río Carrocedo. Se encuentra en la salida Este de Llanes dirección Santander, y además de hacérselas pasar canutas a Belén Rueda lo hemos podido ver en otras producciones españolas como la serie Los jinetes del Alba (Vicente Aranda, 1990) o las películas Mi nombre es sombra (Gonzalo Suárez, 1996) y La balsa de piedra (George Sluizer, 2001).

La casa de Pesadilla en Elm Street (1984, Wes Craven)
Los exteriores de la casa donde Freddy Krueger empezó a atormentar al personal se encuentran en el número 1428 de Genesee Ave, en el barrio de West Hollywood de Los Ángeles (California). Además de en la película original, la vimos en su infumable secuela (La venganza de Freddy) y en la séptima entrega de la saga (La nueva pesadilla de Wes Craven). En 2013 salió a la venta por 2,1 millones de dólares, no sabemos si se la compró algún insensato. Heather Langenkamp (Nancy) seguro que no, pero a Robert Englund (Krueger) le habría venido al pelo.

El chalet de Paranormal activity (2007, Oren Peli)
El director, Oren Peli, grabó la película en su propia casa de Rancho Peñasquitos, comunidad del nordeste de San Diego (California). Con un presupuesto de apenas 15.000 dólares tuneó el chalet con una pequeña reforma para la ocasión y rodó todo en apenas siete días en formato de falso documental. Las desventuras domésticas de Katie y Micah fueron todo un éxito que se tradujo en una recaudación de 193 millones de dólares y una franquicia que va ya por su sexta secuela.

La mansión de La leyenda de la casa del infierno (1973, John Hough)
La impresionante fachada del lugar donde Roddy Mc Dowall debía poner orden en esta recomendable obra desapercibida para el gran público pertenece en realidad a la Wykehurst Place, una mansión gótica ubicada en Bolney, West Sussex (Inglaterra). Se puso de moda y sirvió para ambientar otros títulos de la época como las cintas de terror Los demonios de la mente y Holocausto 2000, la comedia bélica ¡Oh, qué guerra tan bonita! y el thriller Ha llegado el águila.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s