El controvertido compuesto para el trasplante de cabeza acaba de curar médulas de ratas cortadas

Restauración de la médula espinal en ratas después del corte y tratamiento con PEG. (A la izquierda: grupo de control).
Shuai Ren et al / CNS Neuroscience & Therapeutics

Un equipo de científicos de Harbin Medical University, en China, ha presentado el reporte de un exitoso procedimiento para restablecer la actividad de la médula espinal después de un corte. El experimento se realizó en ratas. Los animales pudieron dar algunos pasos después de cuatro semanas de tratamiento con polietilenglicol en el lugar de la incisión. El trabajo está publicado en CNS Neuroscience and Therapeutics.

El experimento se realizó con 15 ratas. A todas se les hizo un corte en la médula espinal a la altura de la décima vértebra torácica. En 6 ratas, la incisión se trató con una solución de sal; mientras en las 9 restantes, con polietilenglicol (PEG). Se sabe que este polímero orgánico puede restablecer parcialmente las funciones de las neuronas dañadas, sellando sus membranas.

A pesar de que experimentos previos para lograr un completo restablecimiento de la médula espinal no mostraron resultados significativos, los científicos esperaron que el factor principal para el nuevo experimento sea el tiempo que transcurre entre la incisión y la aplicación del tratamiento. En el caso de este experimento, la aplicación se hizo justo después del corte.

La actividad motora de las ratas fue evaluada según la escala de Basso, Beattie and Bresnahan (BBB). En esta escala, menos de 7 puntos implica raros movimientos estocásticos; de 8 a 13, mala coordinación de pasos; y más de 14, movimiento coordinado de las extremidades. La observación fue realizada en el transcurso de 28 días. Todos los animales sobrevivieron al experimento excepto una rata del grupo de control. En las ratas tratadas con PEG, la actividad motora mejoró continuamente y, para el día 28, alcanzó cerca de 12 puntos en la escala BBB (en algunas ratas, esta cifra llegó hasta 18). Todas las ratas que recibieron tratamiento lograron moverse de manera deliberada y algunas hasta pudieron caminar. En las ratas de control, la actividad motora no aumentó más de los 3 puntos, lo que significa que casi no podían moverse.

Los neurobiólogos que critican este trabajo señalan que este no presenta evidencia de un corte total de la médula, y tampoco está claro si realmente se logran restaurar los axones de las neuronas dañadas. Sin embargo, los autores de la investigación señalan que al final del experimento, la médula de las ratas se analizó con la prueba de Somatosensory Evoked Potential (SSEP), la cual evidencia que las tratas que recibieron tratamiento, tienen la “brecha” en la médula espinal desaparecida, mientras que en las ratas de control, esta se mantiene.

Los científicos consideran que este proyecto significa un paso importante en la tecnología de curación del tejido y esperan continuar con su investigación. Este trabajo puede ser el inicio del trasplante de cabeza en personas con parálisis. La primera operación de este tipo en humanos está programada para finales de 2017 – principios de 2018.

Anna Kaznadzei

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s