6 maneras de saber si estás siendo demasiado exigente cuando conoces a alguien

No está mal tener estándares, todos necesitamos aspirar a grandes cosas y, claramente, eso se aplica también a relaciones. Sin embargo hay que tener cuidado con ser demasiado exigentes a la hora de conocer a alguien. Muchas veces el poner barreras hace que perdamos oportunidades.
Formas de saber si estás siendo DEMASIADO exigente a la hora de buscar pareja:
Lo quieres todo O NADA. Tienes un idea en tu cabeza de lo que esperas encontrar, y si la persona que conoces o con la que estás saliendo no cumple con absolutamente todo lo de tu lista, lo descartas sin pensarlo dos veces. Prefieres seguir tu camino en solitario antes de conformarte con alguien que no “está a la altura” de tus expectativas.
Detalles. Siguiendo en la línea de las expectativas, te dijas mucho en todos los detalles, incluso en los que no deberías de fijarte. Cada insignificante acción o hábito se convierte en un “lunar” con lo que no puedes lidear y optas por alejarte de la persona en cuestión si pensarlo.
Ventajas y desventajas. Haces una lista mental de los pro y contras que tiene una persona cuando empiezas a salir. Pones en una balanza lo bueno y lo malo, los defectos y virtudes, todo lo que pueda ser de importancia para ti. Cada cosas que haces con él se convierte en una acción que termina en esa lista.
Hace tiempo que no pasas al siguiente nivel. La historia se repite todo el tiempo, conoces a alguien, se gustan, empiezan a salir, generan alguna conexión, pero por alguna razón, en este camino algo te detiene para continuar y te alejas. No es que el hombre con el que salías haya sido un patán, simplemente a ti “algo no te gustaba” y te fuiste. Y lo haces una y otra vez, por lo que deberías pensar que, tal vez, tú estás haciendo algo mal.
Algo malo. No importa si estás saliendo con el Príncipe de Inglaterra, por alguna razón siempre te empecinas en encontrar un grave defecto a la persona en cuestión. Porque cuando tienes la tendencia a encontrarle algo malo a todos, ya sea su trabajo, su ropa, su forma de hablar, en lo que sea. Solo para justificar tu alejamiento.
Te rindes. Antes de pensar en darle una oportunidad, o en conversar sobre lo que te molesta, te cierras y solo te alejas. No te permites continuar aunque alguien realmente haya llamado en algo tu atención. Por alguna razón solo te concentras en todo aquello que no te gusta.
(FUENTE: corazon.pe)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s