¿De dónde viene la pediofobia, el terror de que los muñecos cobren vida?

Hablábamos de la coulrofobia, el miedo irracional que tenemos a los payasos. Pero sin duda, los muñecos y muñecas también son temidos desde muchas décadas atrás y son el personaje principal en películas de terror.
En este caso se trata de la pediofobia o automatonofobia, que es la fobia a los muñecos de cualquier tipo, no sólo las que parecen terroríficas o espeluznantes pero sobre todo en las articuladas o los ventrílocuos.
Pero desde muchos atrás se habla sobre este temor pediofóbico. Sigmund Freud recordaba en su libro Lo Siniestro, que nos produce intranquilidad o perturbación aquello que está a medio camino entro lo vivo y lo muerto, lo animado y lo inanimado. Por eso entre más realista el muñeco, más terror produce.
¿De donde viene esta fobia?
En tiempos muy remotos, las muñecas poseían un carácter mágico, espiritual, y se confeccionaban con propósitos diversos, desde representar la fertilidad hasta acompañar a los fallecidos en sus tumbas.
A medida que fueron adquiriendo una mayor apariencia humana y atrajeron la atención de los niños, sus intenciones místicas dieron paso al puro entretenimiento. Hoy, no obstante, en algunas culturas las muñecas se siguen utilizando con fines mágicos y ciertas religiones, como el vudú.
Los muñecos de juguete, las estatuas antropomórficas de cera, los cristos y vírgenes de madera o las figuras de porcelana, provocan el mayor desasosiego cuanto mayor parecido tienen con nosotros y cuanto más reales resultan, dando la sensación de que van a echar a andar en cualquier momento.
Cuando los muñecos han cobrado vida
Existen un sin fin de películas que han ayudado a aumentar el miedo o inquietud por los muñecos y muñecas, la más sonadas en los últimos años han sido Annabelle y Chucky, las cuales supuestamente están basadas en historias reales de casos donde los monos han tomado vida y causado desgracias.
A la lista se suman los filmes como Saw, Dolly Dearest, La Noche del Demonio, La Dimensión Desconocida, Al Morir la Noche, así como las mexicanas, Vacaciones de Terror y El Triángulo Diabólico de las Bermudas.
Síntomas y tratamientos de la pediofobia
Los síntomas de la pediofobia varían según la persona.
Algunas, al enfrentarse al miedo a las muñecas pueden sudar, sentirse incómodas o tener náuseas. En el extremo opuesto, otras personas están tan comprometidas con esta fobia que pueden experimentar ansiedad paralizante y ataques de pánico.
Cuando el miedo en las muñecas es tan intenso que impide que el afectado lleve a cabo una vida normal, éste busca atención psicológica. Existen un gran número de maneras de tratar pediofobia.
Entre estos tratamientos disponibles, resaltan:
-La tradicional terapia de “hablar”, que enseñará al afectado a reconocer y controlar su fobia.
-Hipnoterapia.
-Terapia de exposición.
-Grupos de apoyo con otras personas que están lidiando con esta fobia específica.
En casos graves de pediofobia, medicamentos contra la ansiedad.
(FUENTE: debate.com.mx)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s