El misterio de la nube tóxica de la costa inglesa

Una nube química en la costa de East Sussex forzó la evacuación de cientos de personas que se encontraban en la playa de Birling Gap el pasado domingo, cerca de los acantilados de Seven Sisters.Los servicios de emergencia evacuaron la zona después de que la gente comenzara a quejarse de tenerdificultades para respirar e irritación en ojos y garganta hacia las cinco de la tarde. La neblina ya se disolvió completamente pero 150 personas tuvieron que recibir asistencia médica a causa del incidente.

Las autoridades sanitarias y policiales han tratado de encontrar una explicación al suceso pero aún no está claro por qué se produjo. Una de las hipótesis era que la neblina tóxica pudo haberse movido desde Francia, pero la policía de Sussex la ha descartado. En el pasado, algunos productos químicos procedentes de plantas industriales europeas se han desplazado en varias ocasiones hasta la costa de Reino Unido, pero la Met Office ha indicado que este no fue el caso el domingo.

En un principio, seis personas afectadas acudieron al hospital de Eastbourne con síntomas menores, pero hacia las diez y media de la noche el número de pacientes había aumentado a 100. Las autoridades de la zona alertaron a los vecinos de que cerraran las ventanas y puertas por precaución, como recoge este tweet de uno de los locales.

Las teorías sobre qué pudo suceder el pasado domingo en East Sussex son varias, pero ninguna fuente oficial ha concluido aún una causa clara, ni tampoco se conoce la composición química de la nube. La toxicidad podría proceder de toxinas fruto de la proliferación de algas o de la secreción accidental de alguna planta de agua, según las posibilidades que han planteados varios expertos.

David Slater, de la escuela de ingeniería de la Universidad de Cardiff, declaró que la neblina parecía haber venido de una fuente local. Slater ha trabajado en la regulación de compañías de agua y ha añadido que, por lo que respecta a su experiencia, “los vertidos imprevistos no son poco comunes”, según declaraciones recogidas en The Guardian.

Por otro lado, una portavoz de Southern Water, la compañía responsable de la recogida y tratamiento de las aguas residuales en East Sussex, afirmó que todas sus instalaciones en la zona “están constantemente monitorizadas y todo está funcionando con normalidad”; y agregó que no se usó gas de cloro en el tratamiento de aguas residuales de EastbourneEl servicio de bomberos y rescate de East Sussex reafirmó que era “extremadamente improbable” que la sustancia involucrada fuera cloro, a pesar de que varios miembros del público reportaron un olor semejante al de una piscina.

Por su parte, el profesor de toxicología ambiental en la Universidad de Leeds, Alastair Hay, opina que, ya que la nube estaba cerca del suelo, debía estar compuesta de un gas más pesado que el aire, señalando que el cloro cumple con esta característica y es un irritante conocido.

Otros expertos barajan teorías alternativas que no se descartan de entrada, como Simon Boxall, de la Universidad de Southampton, quien propone que es probable que la nube de Birling Gapel fuera el resultado de un aerosol de toxinas de una floración de algas, observando que las condiciones ambientales eran adecuadas para tal evento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: