Los fantasmas del trágico vuelo 401 de la Eastern Airlines

GENTILEZA

A lo largo de la historia de apariciones de entidades fantasmales, en distintas ocasiones, hay casos que trascendieron a nivel mundial, como la nave de la compañía Eastern, que se estrelló en Florida en diciembre de 1972, muriendo casi todos los pasajeros.

Por Francisco Villagrán / Especial para El Litoral

Muchas veces la aparición de fantasmas ha sido investigado en forma exhaustiva por destacados investigadores de lo paranormal, en los años 70 uno de estos casos fueron investigados minuciosamente y en forma confiable. El hecho consistía en la aparición de figuras presuntamente fantasmales, en varios aviones Jumbo de una línea aérea norteamericana. La historia real del caso es la siguiente: un Tri Star de la compañía Eastern Air Lines, el Vuelo 401, se estrelló en la noche del 29 de diciembre de 1972 en un pantano de Florida, en la zona de los Everglades, en esta tragedia murieron 101 personas, entre tripulantes y pasajeros, solo sobrevivieron 75. Los fantasmas del piloto, Bob Loft y de su ingeniero de vuelo, Don Repo, fueron vistos en más de veinte ocasiones por miembros de tripulaciones de otros Tri Star de la misma compañía, especialmente en aviones que llevaban piezas de recambio, recuperadas del avión que había sufrido el accidente. El avión era un Lockheed L-1011 y había salido del aeropuerto de Nueva York hacia Miami.

Al parecer el accidente había sido causado por negligencia de los miembros de la tripulación, que no se habrían dado cuenta que no bajó el tren de aterrizaje y el sonido de alarma no fue escuchado, el avión comenzó a descender de golpe en su aproximación al aeropuerto de Miami cuando desarrollaba una velocidad de 365 km/h y cuando los pilotos se dieron cuenta del brusco descenso, ya era tarde, no lo pudieron controlar. Cuando el avión cayó, abrió un surco de un metro y medio de profundidad y 30 metros de largo y a medida que el fuselaje se iba desplazando sobre el terreno, seguía abriendo surcos más pequeños, destrozándose totalmente.

Muchas personas que quedaron heridas de gravedad lamentablemente fallecieron, ya que el rescate recién se pudo hacer totalmente con las primeras luces del día, habiendo pasado horas del desastre. Si hubiera ocurrido de día, quizás se hubieran podido salvar más vidas.

Las apariciones fantasmales fueron observadas no sólo por los tripulantes de los aviones, sino también por muchos circunstanciales pasajeros y eran descriptas invariablemente como totalmente naturales, como si la persona estuviera viva, sólo que eran traslúcidas. Dieron cuenta de ellas tanto hombres y mujeres que habían conocido a Loft y Repo, incluso ex compañeros, como otros testigos que los reconocieron después por fotografías que les mostraron. El hecho llegó a ser bien conocido en el mundillo de la aviación, a pesar de que nunca fue reconocido oficialmente por la compañía, por razones obvias. Incluso apareció un relato pormenorizado con detalles de los hechos y la vida de los tripulantes en el boletín de la US Flight Safety Foundation en 1974, en cierta forma una manera encubierta de reconocer los hechos.

Detalles

Entre los testimonios más comentados y reconocidos, por haber sido protagonizados por miembros de tripulaciones en vuelo, está el de un comandante de avión que dejó momentáneamente la cabina para dirigirse hacia atrás, al sector de la cocina, en ese momento se encontró frente a frente con el fantasma del capitán Loft, a quien reconoció, pues estaba vestido con el uniforme de la aerolínea. Se quedó paralizado por la sorpresa, inmóvil, a lo cual la aparición, dirigiéndose a él, con voz pausada, le dijo: “No tema, nunca más habrá otro accidente como el nuestro en estos aviones, no dejaremos que esto ocurra”, luego de lo cual, desapareció en su misma cara, quedando el hombre shockeado como es de esperar por el increíble hecho que acababa de protagonizar.

Otro caso también muy comentado por el hecho que hubo varios testigos, fue el de una azafata, que vio a un hombre sentado en la primera fila, habitualmente destinada a los tripulantes, como no estaba en la lista de pasajeros ni de tripulantes, se dirigió hacia él, preguntándole quién era y qué hacía allí. Como no obtuvo respuesta, fue a la cabina y llamó al comandante del avión para aclarar la situación, la azafata le indicó el hombre que estaba sentado allí con uniforme. El comandante no pudo contener su sorpresa y exclamó: “Dios mío, es Bob”, el hombre los miró y en ese momento se desvaneció, desapareció frente a ellos.

Destacados investigadores se ocuparon de averiguar profundamente cómo fueron los hechos, entre ellos podemos señalar que el escritor especializado John Fuller, realizó una investigación exhaustiva del caso, con la ayuda de varios empleados de las líneas aéreas, quienes le proporcionaron gran cantidad de testimonios convincentes y fundamentados del hecho.

Algunos afirmaron que los libros de vuelo que mencionaban las apariciones fantasmales en los distintos aviones que tenían piezas del avión accidentado, habían sido retirados, “desaparecieron” en forma sugestiva, para evitar que se siga ahondando el tema. Incluso se dijo que muchos de los testigos mencionados en el informe del escritor, habían sido amenazados con una visita del psiquiatra de la compañía, incluso hasta dejarlos sin trabajo.

Los gerentes de la aerolínea Eastern Airlines, advirtieron a sus empleados que no sigan relatando historias de fantasmas en los aviones, porque podrían ser suspendidos y hasta despedidos si los sorprendían en esa actitud, ante lo cual, las cosas se calmaron. No obstante, hubo algunas apariciones más, hasta que finalmente, a comienzos de la década del 90, no se habló más del tema.

Los llamados fantasmas, son en realidad energías que permanecen en este plano dimensional, pertenecientes a personas fallecidas, y que por alguna circunstancia, se aferran a algo que ellos amaban y querían en la vida física que dejaron atrás, almas, apariciones, espíritus de los muertos, espectros o como quieran llamarlos, sin duda existen e históricamente hay muchos antecedentes que testimonian la veracidad de los hechos, como el caso que nos ocupa hoy.

También se hizo una sesión espiritista, con la ayuda de un famoso médium que contactó a los espíritus, en presencia de la viuda de Don Repo, quien tras la sesión, quedó convencida de que su marido seguía viviendo en el más allá, en otro nivel, “él amaba su trabajo, quería los aviones, por eso no es raro que trate de seguir cuidando las naves para que no tengan un accidente como al que a él le costó la vida” remarcó muy emocionada. Al parecer, según las opiniones de algunos investigadores psíquicos, las almas de los tripulantes, una vez que cumplieron su misión, se fueron elevando hasta alcanzar el nivel espiritual que les corresponde. No hubo más noticias de este caso hasta la actualidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s