Iª. Jornada de Misterio ‘VILLA DE BORMUJOS’, 2 febrero 2019

Desde Asociación ISPAL Misterios y Leyendas, queremos invitar a todos nuestros amigos a esta Jornada Benéfica que estamos organizando en colaboración con el Ayuntamiento de BORMUJOS y su Delegación de Cultura y Patrimonio Cultural.

Os esperamos el próximo día 02 de Febrero, a las 17:30 horas, en el Centro Cultural La Atarazana, donde pasaremos una buena tarde con Sol Blanco Soler, Jose Manuel García Bautista, Andrés Nadal y Fede Padial.

Agradecer al consistorio de Bormujos y a todos los participantes por las facilidades que nos están dando.

Esta Jornada es solidaria en beneficio de Cáritas de la Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación.

Anuncios

RUTAS MISTERIOSAS DE LA SEMANA 26 y 27 de enero de 2019

❗👻Nuestros misterios en las RUTAS DE LA SEMANA 26 y 27 de enero de 2019:

👻26 enero (viernes): 👣Ruta misteriosa SEVILLA PARANORMAL con Naturanda y Jose Manuel García Bautista, en la puerta del Ayuntamiento de Sevilla, en Plaza Nueva.🙀, 22:00 h.

☠👹27 de enero (sábado): Ruta misteriosa por la SEVILLA MÁGICA, con Naturanda🍃 y Jose Manuel García Bautista,en la puerta del Ayuntamiento de Sevilla, en Plaza Nueva.🙀, 21:00 h.

👻👀27 de enero (sábado): Ruta PARANORMAL ACTIVITY 23.00 h. Vamos a buscar el fantasma de la pequeña Clara en el Sanatorio de los Muertos en Sevilla Este. Aparcamiento junto a la explanada del mercadillo de Alcosa en Avda. Emilio Lemos junto a C.C. Alcampo. 8 euritos Organiza MOLARTE .💢

No te pierdas nuestra semana de misterios, rutas y viajes. Reserva aquí, reserva en el ☎653 77 51 72 o pon un 📲Whatsapp. el mejor plan del invierno y PÁSALO DE MIEDO👻!

Aparición fantasmal en la ruta 249: el extraño caso de la mujer descalza

El siguiente relato, es una construcción a partir del testimonio oral de Ángeles Fucile, de Concordia, Entre Ríos, quien por propia voluntad se acercó a contar su historia.

Aparición fantasmal en la ruta 249: el extraño caso de la mujer descalza

Por Fernando Quiroga /  Especial para “La Nueva”

   Si bien no se confiesa cómo practicante del ocultismo, Angeles afirma que la experiencia paranormal vivida (a la que haremos referencia) comenzó a partir de un extraño “ritual” en el que participó, basado -según afirma- en una publicación decimonónica, si bien ficticia, pero no por ello menos inquietante: “El Necronomicón”.

   Al entrevistarnos, le explico que el libro de magia negra al que hace alusión, es solo una obra literaria del escritor inglés H. P. Lovecraft, pensada, justamente para parecer un grimorio, es decir un compendio de oportunos hechizos y maldiciones medievales; naturalmente irreales. Me mira desafiante, extrae notas de su bolsillo y me dice con un dejo de quebranto en la voz: “Eso es lo que nos hicieron creer…no la verdad.”

   Visiblemente nerviosa y afectada por la revisión de la vivencia, Ángeles accede a la grabación de la entrevista, la única condición que me impone (y acepto a regañadientes) es que le permita fumar.

   Entre nubes de tabaco y bocanadas de aprehensión, mi entrevistada se frota las sienes y comienza a enumerar una serie de situaciones inconexas que devienen en la descripción de un juego adolescente, aparentemente siguiendo los lineamientos del libro mencionado.

   “Fue en una primavera, éramos cinco o seis…trazamos con sal un pentagrama en la tierra: un círculo con la estrella de cinco puntas y leímos unas palabras… Uno de los chicos, sumó a aquel delirio de juventud una tabla Ouija…al rato de “jugar”, “se comunicó” una entidad muy atormentada…”

   Se detiene y parece quebrarse; me decido a pausar la grabación y opta por disuadirme con un gesto, “Sigamos”, me dice visiblemente movilizada.

   Con la tristeza salpicada de repentina nostalgia, asegura que la reunión nocturna habría ocurrido en una quinta en Villa Arias, en la primavera del 2012.

   “El Mauro y el Cachi (dos de sus amigos) andaban en esas cosas raras, les gustaba el heavy metal, y ponían música pesada, todo el tiempo mientras dibujaban en la tierra, y repetían sin parar unas palabras en latín que nunca puedo acordarme. Al rato, en la Ouija, el puntero se empezó a mover solo y a escribir la palabra AYUDA…primero nos dio miedo, o pensándolo bien, quizás por la juventud, nada más que un poco de impresión…sin embargo nos pusimos eufóricos y empezamos a preguntarle muchas cosas a la tabla: ninguno tenía el dedo sobre los costados del puntero y se movía!”

   Ángeles, enciende otro cigarrillo y habla pensativa, como escudriñando la gravedad de lo ocurrido.

   “Ese puntero móvil con forma de triángulo del que te hablo, empezó a enloquecerse, además de la palabra AYUDA llegó escribir ESTOY SOLA; eso sí para nosotros fue un poco inquietante. También la frase SE QUEMÓ se repetía varias veces; no sé quién de nosotros comenzó a tomar nota, por eso lo recuerdo tan claramente. Muchos de los presentes parecían disfrutarlo, pero una amiga y yo no quisimos seguir presenciando lo que veíamos; por ese momento era más de medianoche y se levantó un viento sur tremendo”.

   Ángeles especifica a que se empezaron a volar las cosas a su alrededor; incluso, menciona que el viento era tan fuerte que uno de los chicos trastabilló y piso el pentagrama, pateando parte de la sal. La tabla Ouija también se desplazó entre los yuyales, el puntero otro tanto y todos desestimaron lo que estaban haciendo hasta ese momento, entre bromas y alusiones fantasmales.

   Hasta hoy, coinciden entre ellos que eso fue un error imperdonable.

   “Tres meses y medio después – Ángeles retoma el relato junto a su tercer cigarrillo – ya en enero del 2013, manejaba hacia Pehuen Co. Mi viejo me había llamado; quería que comiéramos un asado todos juntos con los tíos que habían venido de Entre Ríos. Además, hasta mi novio iba a sumarse a la reunión. Me había avisado tarde, y yo no tenía muchas ganas de ir, pero no veía a mis primos desde hacía un par de años. Alrededor de las nueve de la noche, arranqué para allá”.

   Ángeles describe lo que sigue con visible incomodidad, desencanto y hasta un principio de temor inmanejable:

   “No creo que hayan sido ni las diez menos veinte cuando llegué a la Rotonda de los Molinos. A la vera de la ruta sobre la derecha, una mujer rengueaba y me hacía señas; me desesperé pensando que había tenido un accidente; desaceleré, bajé el vidrio, y le pregunté cómo estaba: la chica lloraba desconsoladamente, calculé que tendría mi edad. Instintivamente bajé, me saqué una camperita de hilo que tenía puesta, rodeé el vehículo y se la puse sobre los hombros, invitándola a subir. Me di cuenta con cierta extrañeza, que estaba descalza. Aceptó y me agradeció. Ya dentro del auto, intenté llamar a la policía y no tenía señal; una descarga sonaba continuamente en el teléfono”.

   Ángeles refiere que la joven mujer repetía continuamente que ‘la ayude’, y algo más, tal vez lo más urticante pensándolo hoy a la luz de los hechos:

   “Me decía ‘No puedo salir’, a lo que yo me apuré a responderle: ‘quedate tranquila que te vas conmigo’, pero no terminaba de entender a qué se refería. Recuerdo que me apretó fuertemente de la mano, y sentí un escalofrío poco usual, que en ese momento lo atribuí a lo difícil de la situación que estábamos viviendo. Me volvió hablar: ‘prométeme que me sacas de acá’.

   Yo mire para adelante, algo raro había en el ambiente; todavía tengo presente el olor rancio que impregnó el tapizado durante días”.

   Sin embargo el episodio que sigue a continuación, lo define como el más terrible que tuvo en su vida.

   Tiene dificultad en contarlo; y no puede dejar de llorar al revivirlo.

   Asegura que no habían pasado más de cinco minutos y de repente, la mujer, pasó de sollozar a gritar de manera demencial. En ese instante, y con un chasquido de huesos igual al de una hojarasca crujiente, el rostro de la mujer se deformó; entre alaridos de dolor y ante la mirada atónita de Ángeles, se le hundió el tabique y los globos oculares; la sangre cubrió las mejillas vacías y se le desencajó la mandíbula, deformando el alarido gélido en una aspiración macabra.

   Ángeles volanteó horrorizada, gritando, con los ojos cerrados, y la banquina oscura fue generosa para recibirla sin daños cuando giró alocadamente, frenó y rompió en llanto en la soledad de la ruta.

   Gritos, caucho marcado sobre el asfalto humeante y después silencio. La pasajera no estaba, y la puerta del acompañante cerrada con el seguro, era un testigo mudo y terrible del hecho sobrenatural.

   Paralizada de horror, Ángeles miraba los retrovisores, palpaba los asientos traseros y no daba crédito a sus ojos. Estaba sola en el auto.

   Bajó temblando. En los haces de luz de las ópticas frontales, bailoteaba gris el polvo en suspensión resultante de la frenada y el giro. El auto parecía no haber sufrido nada.

   Mientras me cuenta su historia, noté que pocas veces ha compartido estas vivencias: en su discurso no hay giros repensados ni “sorpresas” urdidas; Ángeles se seca el sudor de la frente, entrecierra los ojos y persiste en una narración oscura y claramente testimonial:

   “No me quedaba otra que seguir, nadie me iba a creer y me estaban esperando, así que prendí la (luz) alta, incluso la de adentro del coche y le dí hasta la entrada de la ruta interna de Pehuen…”

   La ruta 113/2, recién había sido restaurada, por lo que el tránsito nocturno podía hacerse a alta velocidad, y naturalmente está posibilidad estaba en los planes de mi entrevistada.

   En la oscuridad encapotada de la noche, no temía doblar peligrosamente rápido en la curvas cerradas que caracterizan el comienzo del tramo, y en una de estas volvió a verla…Con profunda impresión susurra lo vivido.

   “Giré en la segunda (curva) y ahí estaba; la ví un instante pero era ella, abriéndome los brazos, como queriéndome decir algo, la misma mandíbula desencajada, el grito y mi campera puesta…

   Ángeles asegura no recordar cómo llegó a Pehuen Co, sólo retiene la memoria clara de un llanto sin fin y el abrazo de Rolo, quien hoy es su marido.

   Dicen que en el verano de 1981, un incendio en Pehuen Co se cobró algunas víctimas; valientes hombres que se aventuraron a socorrer a otros frente al inesperado siniestro. Uno de estos, fue un bombero que habría muerto en el acto. Su novia, viajando desde Punta Alta y presa de la desesperación ante la noticia fatal, habría conducido raudamente hacia el lugar, sufriendo un accidente tremendo; se habría estrellado contra un camión de frente, en la zona donde hoy se yergue la rotonda de los molinos, inexistente por aquellos años. Habría estallado el parabrisas y la habrían hallado muerta, con el rostro destrozado, lanzada a la banquina y curiosamente, también todas sus pertenencias, incluido un par de sandalias, que se hallaban desperdigadas en la ruta.

   Su cadaver estaba descalzo.

Cómic nº127, enero 2019, “Voces del Misterio”: EL ESPANTAJO

Antonio Gago nos obsequia con un nuevo cómic, el número 127, para “Voces del Misterio”, sobre todos los temas que tocamos en el programa, hoy con “EL ESPANTAJO” . Además recuerda que tienes disponible en LIBRERÍAS el libro “LAS VIÑETAS DEL MISTERIO” (Ed.Samarcanda, Antonio Gago, 2017), CÓMPRALO.

Sigue leyendo

Voces del Misterio: EXTREMADURA MÁGICA 6: LA CASA DEL MIEDO y LA CASA ENCANTADA DE EXTREMADURA

Ir a descargar

PULSA PLAY para escuchar y/o descargar el programa

“Voces del Misterio” y EXTREMADURA MÁGICA (6) en el que hablamos de LA CASA DEL MIEDO y LA CASA ENCANTADA DE EXTREMADURA, dos edificios llenos de misterio y donde, en su interior, lo imposible se hace realidad… Todo eso en “Voces del Misterio” hablando de Extremadura Mágica.

https://www.ivoox.com/voces-del-misterio-extremadura-magica-6-la-casa-audios-mp3_rf_31666346_1.html

Voces del Misterio: EXTREMADURA MÁGICA 6: LA CASA DEL MIEDO y LA CASA ENCANTADA DE EXTREMADURA

El viaje a Marte con humanos ya tiene fecha

CRÓNICA FENÓMENOS PARANORMALES La NASA continúa evaluando llegar hasta el planeta rojo con una nave tripulada; los mayores inconvenientes son las distancias, el tiempo y la alimentación para los astronautas.

¿Puede una misión de la NASA plantar un árbol en Marte?
¿Puede una misión de la NASA plantar un árbol en Marte?

Por Leo Schwarz

Todos sabemos que el gran dilema que sigue enfrentando la raza humana, con respecto a la conquista del espacio, es que los vuelos tripulados resultan una quimera difícil de planear, si no se consigue de alguna forma descubrir cómo acortar distancias, esas que nos impiden explorar mucho más allá de nuestro satélite natural que es la Luna. Así, antes de que se embarquen en un viaje al planeta Marte, como lo planea la agencia aeroespacial estaounidense ( NASA), que lo proyecta para la próxima década, hay mucho trabajo por hacer. Por ejemplo, desarrollar y probar un cohete que pueda llevar a una tripulación al Planeta Rojo y estudiar los efectos en el cuerpo humano de vivir en el espacio durante muchísimo tiempo. Más de ocho meses le llevó al rover Curiosity para llegar aMarte desde la Tierra.

La NASA está evaluando la forma de disminuir ese período a un tiempo aproximado de seis meses, lo que en el espacio es un tiempo sencillamente sideral. Es más, eso significa que se tiene que viajar por el espacio durante un tiempo real de un año (aproximado) sin tener acceso a comida o bebida fresca, ya que no se debe considerar solo la ida sino también el regreso de esa tripulación. De poder concretarse, sería uno de los objetivos más soñados por la humanidad. Llegar hasta otro planeta del sistema solar. Ese salto que se sigue imaginando. Pero, a todo esto: ¿para qué buscan los científicos e investigadores de la NASA ese cometido? Es que en muchos aspectos y características, Marte es uno de los planetas que tienen gran similitud con la Tierra. Con una interesante historia donde se conoce que el planeta vecino contaba con abundancia de agua, volcanes, nubes, casquetes polares, ríos y dunas, sin duda cuenta con toda una historia muy parecida a la de nuestro planeta.

A pesar de que sólo posee un pequeño porcentaje de la masa de nuestro actual planeta, y sólo con la mitad del diámetro de la misma, los océanos lograron prosperar, al igual que la vida como sucede en la Tierra. ¿Acaso el mensaje casi póstumo del inolvidable científico Stephen Hawking revolotea silenciosamente en la cabeza de los científicos, sobre la necesidad de buscar otro planeta para colonizar, habida cuenta de que la Tierra puede sufrir enormes cambios que afectarían la vida, tal como se conoce hoy?

Un sitio conocido

A través de la disposición de las nuevas tecnologías y de muchos avances que permite, por ejemplo, internet, se dispuso de una gran cantidad de pruebas en donde se evidencia que el planeta rojo fue portador de vida o aún existe sobre ella. En las imágenes enviadas por los distintos dispositivos de búsqueda que se encuentran o visitaron la órbita de Marte se pueden presenciar extraños objetos que podrían pertenecer a extrañas formas de vida extraterrestre. Por otro lado, también se pueden captar estructuras que podrían significar los pocos restos de vida que quedan en el planeta vecino, ya sea de marcianos o de visitantes temporarios. Esto último, puede ser el caso de una nueva imagen que subió la NASA, donde se puede mostrar restos de un extraño objeto que tiene la particular figura de un árbol petrificado, tal como se los conoce en la Tierra.

De ser afirmativa esa observación, se habría logrado dar con una evidencia de que Marte pudo haber tenido una abundante vegetación verde en otros tiempos. Así lo afirman los expertos en anomalías mencionado planeta. La curiosa imagen fue enviada por el Rover Curiosity mientras se encontraba haciendo su labor de exploración en una zona de Marte que se le denomina como “Son 164”.

Este extraordinario hallazgo fue publicado en la web para videos YouTube por un usuario llamado “Paranormal Crucible”. El video subido por el extraño objeto tenía la siguiente descripción: “Extraño objeto hallado por el Rover Curiosity que podrían ser los restos de un antiguo árbol. Claramente se puede observar que este extraño objeto se ve un poco fuera de lugar y en mi opinión podría pertenecer a los restos de un árbol extraterrestre. El curioso objeto cuenta con un metro de altura aproximadamente, y con los innumerables descubrimientos sobre la vida vegetal y animal que hizo vida hace millones de años atrás en Marte, es lógico suponer que se trata de uno de los pocos árboles que quedan y hacen vida en nuestro planeta vecino”.

Planeta rojo

¿Puede una misión de la NASA plantar un árbol en Marte? ¿Es posible crear un jardín en el planeta rojo? Hace poco tiempo esos interrogantes tenían respuestas negativas, pero esa situación podría cambiar a partir de ahora. Es que Bruce Bugbee, el Director del Departamento de Plantas, Suelos y Clima de la Utah State University, confesó: “Tengo una larga relación con la NASA para ayudarles a desarrollar sistemas de soporte de vida biológica en el espacio. Y eso incluye a Marte, incluye vivir en la estación espacial, también incluye vivir en la Luna”, expresó, para después agregar que “fueron más de 30 años en los que trabajé con la NASA para desarrollar estos sistemas. Y entonces sale la película ´The Martian´”.

Bugbee y su equipo de investigadores estuvieron sembrando plantas principalmente en habitaciones con base en la tierra. Entre las recámaras de cultivo en la Tierra y los cuartos de cultivo en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), Bugbee cree que es muy posible que las plantas crezcan en el espacio y en Marte, con la ayuda de la tecnología actual.

Igual que en la ISS

Las recámaras de cultivo en la Tierra son sistemas cerrados, como enormes heladeras, en donde las plantas se cultivan de forma hidropónica. No se les suministra luz natural. La humedad, la temperatura y los niveles de dióxido de carbono son controlados para simular el ambiente abordo de la ISS.

En un ambiente cerrado de microgravedad, el estrés que experimentan las plantas es mínimo. No tienen que luchar contra la gravedad para poder crecer. No hay viento, por lo que las plantas no tienen que invertir energía para ensanchar sus tallos. Tampoco hay radiación perjudicial y la temperatura siempre está a niveles óptimos y constantes.

Hawking reclamó hasta su muerte hallar otro sitio…

Cuando meses atrás, el fallecimiento del astrofísico Stephen Hawking, una de las mentes más notables del siglo XX y contínuo buceador de todo aquello que pudiera relacionarse con el futuro del hombre, incluso fuera de nuestro ámbito natural, la Tierra, se reflotaron sus pedidos, con cierta urgencia, por encontrar otro planeta, o más precisamente de un exoplaneta, fuera de lo que es nuestro sistema solar, al indicar que en 30 o 40 años iba a ser necesario que los seres humanos deban ab andonar la Tierra.

Hawking, más allá de sus excentricidades, siempre sostuvo que el hombre debe ir preparándose para alcanzar la posibilidad de colonizar otros mundos, dado primordialmente que la Tierra podría acelerar sus deterioros en las próximas décadas. Y alguna vez sugirió que, además de seguir en la búsqueda de un exoplaneta que resulte amigable en sus condiciones con las actuales del sitio que hoy habitamos, también evaluaba que Marte podría ser un punto de partida en la conquista del espacio profundo, más allá de lo ya logrado con el satélite natural, que es la Luna. Aunque, vale remarcarlo, sus estudios sobre la factibilidad de poder viajar a grandes distancias, nunca fueron concluidos, por lo que deberá esperarse que otra mente brillante, como la suya, logre desentrañar sus investigaciones, para seguir intentando arribar a resultados satisfactorios, si es que en realidad estaba en el camino correcto. Algo que tampoco se podrá saber, al menos por el momento.

El Apocalipsis, cada vez más cerca

CRÓNICA FENÓMENOS PARANORMALES El investigador David Montaigne revisó algunos anuncios mayas y concluyó que el mundo tiene nueva fecha para su extinción.

¿Esta vez los mayas acertarán?
¿Esta vez los mayas acertarán?

Por Leo Schwarz


Fueron días de incertidumbre y para algunos, de un temor impredecible. Es que a fines de 2012, en distintos puntos del planeta, creció el número de suicidios. Esa tendencia no fue una simple casualidad sino una causalidad. El motivo era unánime: los creyentes tenían la información de que el mundo que conocemos terminaría el 21 de diciembre de ese año. Algunos predijeron un desastre natural como un tsunami de dimensiones extraordinarias, otros hablaron de un terremoto inusual y algunos mencionaron la posibilidad de una erupción volcánica infinita.

En otra vereda se situaban los que creían que ese día un misterioso planeta colisionaría con la Tierra, lo que provocaría cambios de polos magnéticos, inversiones gravitacionales o un agujero negro tan grande que nuestro sistema solar no lo toleraría. Y por si fuese poco, los antiguos mayas también habían anticipado el Apocalipsis y lo grabaron en su calendario de cuenta larga hace más de 2.200 años. Si bien nada ocurrió y el mundo siguió girando de la misma manera, la locura por el fin del mundo continúa. Como si se mantuviera latente.

Es que si bien los más escépticos aprovecharon la oportunidad para criticar duramente a los creyentes del fin de los tiempos, recientemente surgió un investigador serio que impuso una teoría que renueva el temor de los seres humanos. ¿Si los cálculos hechos por los expertos no hubieran sido los correctos? Se preguntó este escritor, que aseguró que el fin de los tiempos será el 21 de diciembre pero del 2019, exactamente siete años después de la predicción maya. Esta teoría tiene un argumento. David Montaigne, el escritor e investigador independiente nacido en Estados Unidos, y con varias obras ya publicadas, asegura que no se interpretó de la manera indicada el apocalipsis maya. Sostiene que el calendario maya anunció el comienzo de un período de tribulación de siete años, y este año marca la finalización de ese período. Pero va más allá en su predicción, al asegurar que, el 28 de diciembre, siete días después del 21 de diciembre, ocurrirá un cambio de polos en la Tierra, y que se desencadenarán desastres naturales en todo el planeta.

Además, Montaigne cree que los próximos eventos en la Tierra cumplirán las profecías bíblicas mencionadas en el libro sagrado hace miles de años. Vale remarcar que esta no es la primera vez que Montaigne revela la nueva fecha del fin de los tiempos. En 2013 publicó un libro titulado “tiempos finales y 2019: el fin del calendario maya y la cuenta atrás para el día del juicio final”, donde explicaba que el final de la cuenta larga maya el 21 de diciembre de 2012 era realmente el comienzo oficial de los siete años de tribulación de la Biblia. Ambos se centraron en los mismos eventos astronómicos que ocurren desde 2012 hasta 2019. Por lo que el mundo tal como lo conocemos acabará en 2020. El escritor explica que los textos de la antigua India nos hablan de grandes ciclos de destrucción. Los egipcios contaron la misma historia pero con diferentes nombres. Los mayas revelaron otra versión de la historia, y fueron muy claros sobre el cronograma de los eventos desde diciembre de 2012 hasta 2019. Pero Montaigne también cree que la elite sabe lo que está a punto de suceder y llevan años preparándose en secreto y sin advertir a la población para evitar el caos.

Opiniones favorables

A partir del momento que trascendió la revelación de Montaigne, empezaron a aparecer diversas opiniones y explicaciones. Si bien algunos se atreven a desestimarla, el investigador tuvo como aliados a muchos colegas que se subieron a su teoría.

A la hora de darle sustento, añaden que una clara señal del inminente Apocalipsis es la llamada “Superliga de sangre de lobo”, que ocurrirá este 21 de enero (precisamente, mañana). Según los creyentes, todos estos eventos están cumpliendo las profecías bíblicas y pronto todos los seres humanos seremos testigos de la segunda venida de Cristo a la Tierra.

Otros, en contra

En la otra vereda, los desconfiados critican duramente esa postura asegurando que hace unos años predijo que el anticristo llegaría en 2016 o que Barack Obama era en realidad Lucifer y que sería el causante del fin de los tiempos.

Dejando de lado ese tire y afloje de conceptos, renace un interrogante: ¿Existe la posibilidad de que la elite difundiera el falso rumor de que el mundo se acabaría en 2012 con el único objetivo de que cuando llegar el verdadero Apocalipsis nadie le diera importancia? ¿Es este 21 de diciembre el día decretado para el final de los tiempos? ¿Las catástrofes naturales que ocurrieron últimamente están ligadas a la finalización de la humanilidad?

La verdad sobre las experiencias cercanas a la muerte, según los expertos

Quizá conoces a alguien que ha sufrido una experiencia extracorporal. ¿Son sinónimo de otra vida o tienen una explicación científica?

Foto: Foto: iStock.

Foto: iStock.
A. NUÑO / El Confidencial

¿A dónde vamos? ¿De dónde venimos? ¿Por qué estamos aquí? ¿Podemos dormir la siesta sin que se nos vaya de las manos? Hay miles de preguntas que el ser humano aún no ha sabido contestar y que, quizá, nunca lo haga. Nuestro entendimiento del universo es limitado, aunque todos nacemos con esas dudas. Pintamos, escribimos, observamos la tierra y, en general, tratamos de dar sentido a nuestra existencia.

Hay algo que nos ha llamado la atención desde que las primeras civilizaciones comenzaron a enterrar a sus muertos y a pensar en sus ancestros. ¿Hay vida más allá de la muerte? Si bien hay personas que aseguran haber visto esa luz al final del túnel, o que incluso han sentido cómo su alma se separaba de su cuerpo, no hay evidencias científicas de que cuando morimos vayamos a otro lugar u otro estado. Es difícil preguntarle a la gente que ha pasado a otra vida, la verdad.

¿Qué son?

Es un contecimiento psicológico con elementos místicos. Sucede en personas que han sufrido “muertes momentáneas” y después han vuelto a la vida (por ejemplo, con ataques cardíacos o lesiones cerebrales) o aquellas con intensos dolores físicos. Pero también puede suceder, por ejemplo, durante la meditación o al sufrir un síncope. Un tercio de las personas que han vivido estos hechos dicen haber sentido estas experiencias cercanas a la muerte.

¿En qué consisten? Quizá sea algo peliculero, pero muchos de ellos aseguran haber visto la luz al final del túnel. Las experiencias extracorporales o desdoblamientos también son clásicas, la persona flota (cuerpo astral) y observa su propio cuerpo (físico). Esto es algo que muchas personas que sufren de parálisis del sueño dicen haber experimentado también. De igual manera, también señalan escuchar voces, ver a familiares o amigos difuntos, sentir una gran calma y paz interior, observar como meros espectadores imágenes de su propia vida, y finalmente volver al cuerpo.

Con el “desdoblamiento” muchas personas dicen ver su cuerpo físico mientras que su cuerpo astral o alma flota y se acerca hacia la luz

Las experiencias están marcadas también por nuestra cultura. Los creyentes pueden atribuir las voces a distintas causas según sus creencias. Los niños, por ejemplo, coinciden más en la cercanía hacia la luz a través de un túnel, mientras que muchos pacientes indios aseguran haber visto a Yamraj, el dios hindú de la muerte. La mayoría de los casos son positivos, y la gente afronta la otra vida sin miedo, viéndola como una transición a una realidad superior.

¿Por qué suceden?

Señalan los doctores Olaf Sebastian y Sebastian Dieguez en ‘The Conversation’ que existen dos tipos de experiencias cercanas a la muerte. El tipo uno, que está asociado con el hemisferio izquierdo del cerebro, presenta una sensación alterada de tiempo e impresiones de volar. El tipo dos, que involucra el hemisferio derecho, se caracteriza por ver o comunicarse con espíritus, y escuchar voces, sonidos y música. Si bien no está claro por qué hay diferentes tipos de experiencias cercanas a la muerte, las diferentesinteracciones entre las regiones del cerebro producen estas experiencias distintas.

Foto: iStock.

Foto: iStock.

A pesar de que hay varias teorías al respecto, llegar al fondo de la cuestión es difícil. Las personas religiosas creen que las experiencias cercanas a la muerte proporcionan evidencia de la vida que hay después, en particular, la separación del espíritu del cuerpo. Las explicaciones científicas, por su parte, hablan de la despersonalización, que es una sensación de estar separado de su cuerpo. El autor científico Carl Sagan sugirió que el estrés de la muerte produce un recuerdo del nacimiento, sugiriendo que el “túnel” que la gente ve es en realidad una imagen del canal del parto.

Algunos investigadores afirman que las endorfinas liberadas durante eventos estresantes pueden producir estas experiencias cercanas a la muerte, particularmente al reducir el dolor y aumentar las sensaciones agradables. Otras teorías aseguran que pueden surgir debido al efecto de algunas drogas psicodélicas o a la falta de oxígeno en el cerebro. No hay nada verdaderamente concluyente.

Ya sean paranormales o no, las experiencias cercanas a la muerte son extremadamente importantes. Proporcionan significado, esperanza y propósito a muchas personas, al tiempo que ofrecen una apreciación del deseo humano de sobrevivir más allá de la muerte.

Voces del Misterio: EXTREMADURA MÁGICA 6: LA CASA DEL MIEDO y LA CASA ENCANTADA DE EXTREMADURA

Ir a descargar

PULSA PLAY para escuchar y/o descargar el programa

“Voces del Misterio” y EXTREMADURA MÁGICA (6) en el que hablamos de LA CASA DEL MIEDO y LA CASA ENCANTADA DE EXTREMADURA, dos edificios llenos de misterio y donde, en su interior, lo imposible se hace realidad… Todo eso en “Voces del Misterio” hablando de Extremadura Mágica.

https://www.ivoox.com/voces-del-misterio-extremadura-magica-6-la-casa-audios-mp3_rf_31666346_1.html

Voces del Misterio: EXTREMADURA MÁGICA 6: LA CASA DEL MIEDO y LA CASA ENCANTADA DE EXTREMADURA

A %d blogueros les gusta esto: