Voces del Misterio ESPECIAL: LA ALTERNATIVA 3

Ir a descargar

PULSA PLAY para escuchar y/o descargar el programa

Alternativa 3 es un programa de televisión transmitido en el Reino Unido en 1977 que consiste en un documental claramente ficticio, al estilo de la producción de radio “La guerra de los mundos” de Orson Welles. El programa aparenta ser una investigación periodística acerca de extrañas desapariciones de científicos británicos y que casualmente termina descubriendo un plan para construir bases secretas en el espacio con la finalidad de escapar de una inminente catástrofe climática en la Tierra.

En España el documental fue emitido seis años después, el 13 de febrero de 1983, en el programa La puerta del misterio, presentado por Fernando Jiménez del Oso. En la introducción de dicho programa, el documental fue presentado como posiblemente auténtico, provocando tras su emisión una gran controversia acerca de su autenticidad.

https://www.ivoox.com/voces-del-misterio-especial-la-alternativa-3-audios-mp3_rf_32386319_1.html

Rutas misteriosas 8 y 9 de Febrero 2019: Sevilla Paranormal, simbología de la Catedral,Sevilla Mágica y Alameda Oculta

Resultado de imagen de sevilla misteriosa

🌙🧟‍Nuestras apasionantes RUTAS MISTERIOSAS👈 8 y 9 de Febrero de 2019:

😱8 de febrero (viernes): 👻Ruta misteriosa SEVILLA PARANORMAL con Naturanda🍃 y Jose Manuel García Bautista, en la puerta del Ayuntamiento de Sevilla, en Plaza Nueva., 22:00 h.

☠9 de febrero (sábado): 👀Ruta misterios y simbología de la CATEDRAL DE SEVILLA🧙‍♂, con Naturanda🍃 y Jose Manuel García Bautista,en la puerta de San Miguel (por donde entran los pasos), 19:00 h.

👧🏻👻9 de febrero (sábado): 😲Ruta ALAMEDA OCULTA. 23.00 h. Columnas Alameda junto a la comisaria de Policía en sector calle Calatrava. 8 euritos Organiza MOLARTE💢.

❗No te pierdas nuestra semana de misterios, rutas y viajes. Reserva aquí, reserva en el ☎653 77 51 72 o pon un Whatsapp📱. el mejor plan del invierno🍁

El misterio del paso Dyatlov

Por: Jose Manuel García Bautista

En enero 1959 un grupo de experimentados esquiadores rusos del Instituto Politécnico Ural, emprendió una aventura hacia la cordillera montañosa de los Urales.

Durante el viaje, el 28 de enero, Yury Yudin enfermó por el clima y permaneció reposando en Vizhai, el último pueblo antes de la montaña.
A pesar de la pérdida de un miembro, el líder del grupo, Igor Dyatlov, decidió continuar con el viaje y así cruzar el paso de la montaña Kholat Syakl, ubicada en los montes Urales.
Cuando Yury se despidió de Igor, este le dijo que regresaría un poco después de la fecha prevista el 12 de Febrero. El brusco clima obligó al grupo a desviarse de su curso, para formar un campamento donde esperaría que las condiciones mejoren.

Los diarios encontrados hasta ese momento muestran que los excursionistas montaron el campamento el 2 de febrero, donde decían que el grupo disfrutaba de su estadía en una pendiente de los Urales, actualizaban sus cuadernos y tomaban fotografías con regularidad.
Misteriosamente durante la media noche los aventureros salieron de sus tiendas de campaña a toda prisa, dejando a un lado sus esquís, raciones y abrigos, para enfrentarse a una temperatura de -30º Celsius vistiendo solamente sus prendas para dormir. En esas condiciones los viajeros se adentraron en una zona boscosa donde no tenían oportunidad de sobrevivir.
Días después los padres de los jóvenes se preocuparon por su tardanza y el 20 de febrero de 1959 enviaron un grupo de rescate que halló una inquietante y extraña escena. Después de la investigación, los confundidos oficiales cerraron el caso de los alpinistas muertos como archivo secreto, cuyas víctimas perecieron por una fuerza desconocida. Hoy por hoy de desconoce con exactitud que pudo obligar a estos expertos alpinistas a tener tanto miedo que prefirieron la muerte congelados al peligro al que se enfrentaron aquella noche.

Enigmática evidencia
La escena fue revisada un día sábado y tras medio siglo sus eventos siguen siendo un misterio en los Urales. Gracias a los registros escritos de los aventureros se pudieron conocer sus últimos momentos, sin embargo en la década de los 90, fue revelada nueva información sobre el misterioso caso. En la actualidad, amigos y familiares de los fallecidos aún buscan la verdad sobre lo que sucedió esa noche.
Los diarios describen el momento en que acampan en una pendiente del monte Kholat-Syakhl, una montaña próxima a Otorten. A partir de las 5:00 de la tarde el grupo ya tenía su campamento armado, de acuerdo con Yury Yudin, Igor escogió ese lugar para no desviarse de la ruta planeada, aun cuando a sólo 1.5 kilómetros cuesta abajo se encontraba un bosque que los habría protegido mejor de los elementos.
Es por eso que cuando se formaron grupos de rescate de profesores, estudiantes y la policía utilizando helicópteros para ayudar en la búsqueda no encontraron a los alpinistas en las ubicaciones “lógicas” y eso retrasara la búsqueda.

Nada los preparó para una escena sin mucho sentido cuando Mikhail Sharavin descubrió el campamento el 26 de febrero. Cuando las autoridades llegaron, se dieron cuenta que la tienda de campaña estaba rasgada y cubierta por la nieve, sin embargo no había nadie dentro. Las pertenencias de los excursionistas se encontraron esparcidas por todo el campamento.

Las pistas que los investigadores encontraron mostraban que la tienda había sido rasgada desde dentro, también se descubrieron pisadas de 9 personas, de las cuales 2 víctimas usaban calcetines, otro vestía 1 zapato y el resto estaba descalzo.

Las huellas de los aventureros tenían más de 1 metro de profundidad, los investigadores comprobaron que las pisadas eran de los miembros del grupo y no habían aparecido nuevas personas en el campamento. El lugar tenía los restos de una fogata y las ramas de un árbol estaban rotas de tal forma que sólo pudo ser porque uno de los aventureros lo escaló.
Las pisadas guiaron la investigación hacía una pendiente cerca de un bosque de pinos, pero estas desaparecieron después de 500 metros. El joven Sharavin encontró los primeros 2 cuerpos en la entrada del bosque. Los cadáveres de Georgy Krivonischenko (24) y Yury Doroshenko (21), estaban descalzos y sólo vestían su ropa interior.
Los cuerpos de Igor Dyatlov (23), Zina Kolmogorova (22) y Rustem Slobodin (23), fueron encontrados entre el bosque y el campamento. La posición en la que cayeron sugiere que estaban regresando al campamento. Cuando revisaron los cuerpos descubrieron que los 5 habían muerto por hipotermia, sin embargo el cuerpo de Slobodin tenía el cráneo fracturado. Aunque la herida no era mortal fue suficiente para que las autoridades inicien una investigación criminal. Las autopsias no revelaron evidencia que relacionen las muertes con un crimen.
Tras 2 meses más de búsqueda encontraron a los esquiadores faltantes, quienes fueron descubiertos bajo 4 metros de nieve a 75 metros lejos del bosque. Los cadáveres de Nicolas Thibeaux-Brignollel (24), Ludmilla Dubinina (21), Alexander Zolotaryov (37), y Alexander Kolevatov (25), evidenciaban muertes traumáticas. El cráneo de Nicolas estaba quebrado, mientras que Dubinina y Zolotarev tenían múltiples costillas rotas. Lo más escalofriante fue cuando descubrieron que a Dubinina le faltaba la lengua.

Los cuerpos no mostraban heridas internas y los 4 jóvenes vestían prendas de sus compañeros que murieron primero. Por ejemplo Zolotaryov usaba el gorro y abrigo de piel de Dubinina, mientras que el pie de Dubinina estaba envuelto con un trazo del pantalón de Krivonischenko. Finalmente los expertos revisaron minuciosamente la ropa y descubrieron que contenía varios niveles de radiación. Extrañamente la investigación fue cancelada debido a que no había un culpable y los archivos del caso fueron escondidos como secreto. Como prevención se prohibió la entrada a los esquiadores y exploradores por 3 años.

Teorías sobre la verdad:

Hoy en día la fundación Yekaterinburg-Dyatlov busca solucionar el misterio de la montaña, explicó el director Yury Kuntsevich, quien recuerda que cuando tenía 12 años se hablaba mucho sobre el tema, pero las autoridades trataron de esconder el terrible evento.

Los Mansi

La primera teoría en ser estudiada fue la presencia de los Mansi, indígenas nativos de la región, quienes pudieron atacar a los jóvenes esquiadores por entrar en sus tierras sin permiso. Esta idea fue descartada debido a que no se encontró evidencia que la respalde, nunca se encontraron huellas de otras personas distintas a los esquiadores de la expedición. Además estudios previos de la cultura Mansi mostraron que las tierras de Otorten y Kholat-Syakhl en las que se desencadenaron los hechos no eran considerados como lugares sagrados.

Finalmente intervino el doctor Boris Vozrozhdenny, quien tras examinar los documentos del caso afirmó que las heridas que mataron a los esquiadores no pudieron ser infligidas por un hombre, debido a que dichas heridas eran equivalentes a los efectos de un choque automovilístico, pero no dañaron el tejido superficial de su piel cosa totalmente imposible de lograr con un objeto contundente o ningún arma humana de la época.

Las esferas brillantes

Esta historia fue la que más evidencias tenía, así lo afirmó Lev Ivanov, el director de la investigación en 1959, quien en 1990 dio una entrevista al diario Leninsky Put de Kazakh. El viejo jefe confirmó haber recibido órdenes de los oficiales superiores de la región, los mismos que le ordenaron terminar la investigación y clasificar las evidencias como secreto. Esto se debió a los múltiples reportes recibidos de testigos, militares y personal del clima, que confirmaron haber visto esferas brillantes ese año durante el mes de febrero hasta marzo.

Los documentos desclasificados mostraban apuntes del diario de Igor Dyatlov, texto que hablaba sobre la presencia de esferas naranjas que flotaban en el cielo nocturno en dirección al monte Kholat-Syakhl.

En ese entonces, Ivanov creía que durante la noche, uno de los esquiadores salió, se asustó al ver las esferas y sus gritos despertaron al resto. Los primeros 5 exploradores murieron por una explosión causada por una de estas armas experimentales. Para apoyar esta teoría se utiliza como prueba que las ropas de los fallecidos tenían niveles de radiación y también sus caras tenían un bronceado marrón, algo inusual, se habla también de que el color del pelo de algunas víctimas había cambiado a un tono gris y que era probable que hubiesen quedado ciegos.

Después del funeral, Yury Yudin (el hombre que abandonó la expedición al enfermar) y Yury Kuntsevich seguían la pista de qué sucedió con las investigaciones y porqué se escondieron las evidencias, este secretismo respaldaba la posibilidad de que los 9 esquiadores se adentraron en territorio de pruebas militares. Sin embargo no había rastro de explosiones en ningún lugar del área de Kholat-Syakhl.

El historiador de misiles soviéticos, Alexander Zeleznyakov realizó varias investigaciones, pero no encontró registro de ningún lanzamiento durante esa fecha.

Sin embargo el 2 de febrero de 2008, un grupo de 6 socorristas y más de 30 expertos se reunieron en el lugar para examinar los hechos y encontrar respuestas. Tras investigar el sitio concluyeron que las muertes fueron causadas accidentalmente por pruebas militares ya que encontraron varios restos metálicos que podrían pertenecer a algún tipo de misil.

El evento que ocurrió en el este sendero le otorgó el nombre de “El paso Dyatlov” en honor a los 9 esquiadores que perecieron ante estas circunstancias. El accidente fue horroroso, pero hasta la fecha no se ha podido más que especular si la tragedia se produjo por culpa de un accidente militar y la mala suerte de unos jóvenes que estuvieron en el lugar y hora equivocada.

 

 

Creando un fantasma

Seguimos con el extraño relato de José Antonio, ocurrido en Dos Hermanas: El sobresalto le hizo caer al suelo de forma violenta. En ese instante, un escalofrío intenso recorrió su cuerpo…

Continuamos con el caso de José Antonio, ocurrido en Dos Hermanas. / El Correo

JOSÉ MANUEL GARCÍA BAUTISTA  / El Correo de Andalucía

Durante algo más de dos meses, Isabel era el motivo de su consuelo, y la razón de su feliz vuelta a casa. Incluso parecía que había una cierta interacción mental que él (repetía una y otra vez) lo tomaba sólo como un juego que le divertía, y le mantenía ocupado de forma positiva.

¿Lo mental se vuelve real?

En su “juego”, imaginó incluso viajes que habrían realizado y fotografías que se habrían hecho. Todo idílico y feliz para la extraña pareja. Hasta que una mañana, la emoción que faltaba en el juego hizo acto de presencia: el dolor.

Estaba claro. Él decía que durante ese tiempo sabía que la imagen creada correspondía a un supuesto contacto con el espíritu de su pareja fallecida… claro, fallecida, ya no estaba, ya no la tendría más. Y lógicamente apareció la emoción que se asocia a dicho estado. Durante unos días su felicidad desapareció, para transformarse en un agrio sentimiento del que le resultaba difícil desprenderse. En momentos donde hacía una breve introspección, recordaba que ella era creación suya, de su mente, que él le había dado ese aspecto, esa vida, ese rol. Pero no sabía cómo volvía de nuevo a una pesadumbre y pena que le vencía en la batalla por entender las circunstancias en las que aparecía todo aquello.

Llegó incluso a faltar a su trabajo durante unos días, excusándose por enfermedad, cuando en realidad estaba en un profundo debate interno, buscando explicación a lo que le estaba pasando, tratando de encontrar una razón para todo aquello. Entonces se fue a una librería y adquirió los primeros libros de su amplia colección, obras que estarían encaminadas a una pregunta que se hacía casi como una letanía: ¿lo mental se vuelve real?

Todavía no había ocurrido ningún acontecimiento que justificara de forma más directa esa pregunta, pero no dejaba de hacérsela una y otra vez. En cuanto a lo que encontraba en dichos libros le servía para ampliar sus conocimientos, pero no encontraba en dichos textos una respuesta clara a la cuestión.

Después de casi dos semanas, se repuso y volvió a su actividad diaria, pero esta vez no quería que la jornada terminara, temiendo volver a su casa y tener que enfrentarse de nuevo con la idea que no paraba de martillear en su mente. Durante algunas tardes realizaba el mismo “ritual”: llegaba al hogar, se ponía la televisión a un volumen alto, se duchaba apresurado, preparaba una cena ligera… y se sentaba frente a la misma hasta que el sopor le llevaba a un sueño profundo. La situación no parecía importarle mucho, ya que de esa manera mantenía su mente ocupada sin que aparecieran las vivencias que había tenido semanas antes, y lo más importante: el profundo sentimiento de incomprensible dolor, sin justificación alguna al menos en el plano físico.

Parecía que en esas nuevas condiciones podría subsistir, con la esperanza de que la costumbre le haría abandonar todo lo construido durante ese macabro juego mental. Nada más lejos de la realidad, de lo que a continuación le ocurriría.

Un domingo, de esos en los que también trabajaba en una labor esporádica, llegó a casa rendido y dispuesto a repetir, paso a paso, aquellos “movimientos” que le hacían abstraerse de lo que le había ocurrido. Así fue. Al poco de estar en el sillón se durmió. Pero… al llegar la mañana del lunes, y mientras se despertaba, apareció ante si la cara de una mujer, con el pelo moreno y los ojos oscuros, la cual con cara feliz y voz dulce le dijo: – ¡Vamos! Que llegas tarde a trabajar.

El sobresalto le hizo caer al suelo de forma violenta. En ese instante, un escalofrío intenso recorrió su cuerpo, y apareció un miedo irracional ante lo que había vivido. Minutos después, trató de tranquilizarse y relativizar lo que había ocurrido, culpando a su “juego” de todo aquello que estaba ocurriendo. Se repuso y preparó para su jornada laboral.

Pero durante la ducha matutina, un extraño sonido parecía proceder de la cocina, como si alguien enredara en los pocos enseres que poseía uno de los muebles de dicho recinto. Alarmado, dejó su ducha a medio terminar, y armado con una toalla, se acercó hasta el lugar, donde no encontró absolutamente a nadie, ni siquiera el sonido que le había alertado. Con prisa, se vistió y ni siquiera desayunó, buscando la protección de la calle iluminada por el sol.

Al terminar la jornada laboral, llega hasta su casa y, aunque pensaba (bueno, más bien se sugestionaba) que todo habría terminado porque mantendría el control de la situación que él mismo había creado en su mente (aunque en ese instante ya dudaba de todo), los hechos extraños volvía a hacer acto de presencia. Lo contaba así:

– Llegué hacia las 8 de la tarde. Paré el coche frente a la puerta y miré hacia la casa. Estaba convenciéndome que todo lo que había pasado era sólo fruto de mi imaginación, y que nada de lo que había pasado se debía a otra cosa que no fuera mi mente. Me bajé del coche, y me dispuse a abrir la puerta con la llave. Pero no podía. Aunque la llave daba la vuelta en el bombín, la puerta no se abría. Podía escuchar incluso cómo el mecanismo se movía… pero nada. Por mucho que empujaba, aquello parecía que se había quedado agarrotado. Me preocupé, pero no porque fuera un fenómeno extraño, sino una avería doméstica de difícil solución. Cuando me volví hacia el coche para tomar la caja de herramientas… La puerta se abrió completamente.

Otra vez volvió el escalofrío por la espalda, y decidió acercarse a la puerta con paso dubitativo, tembloroso, para volver a cerrarla. Se montó en el coche y, esa noche, durmió en un descampado.

Creando un fantasma

Isabel se manifiesta

Parecía que, unos días después de ese desagradable lunes, todo volvía a la normalidad, aunque seguía repitiendo el proceso que le mantenía más o menos seguro en casa. Y decimos que “parecía” porque los hechos paranormales se desarrollarían con algo de más virulencia. José Antonio mientras se preparaba para explicar esta parte de la historia, se movía de forma compulsiva, como intentando evitar una situación mental que le hacía mantener una tensión y temor que no deseaba repetir, pero al mismo tiempo quería seguir contando la historia, con la esperanza de encontrar una explicación plausible a lo que ocurría.

Durante varios días ocurrió un fenómeno curioso: cuando llegaba a casa y encendía el televisor, siempre lo hacía en un canal concreto, esperando el comienzo de un programa que le gustaba. Pero de repente, y mientras se hallaba preparando el baño, dicho canal cambió de forma inesperada. No le dio mucha importancia al hecho, y se dispuso con el mando a distancia a cambiar la frecuencia. Lo dejó en la mesita y, cuando estaba de nuevo en el baño… otra vez el cambio de canal. Esto le ocurrió durante dos días, siendo una situación incómoda, pero achacable por su parte a un fallo técnico. Pensó en llevar el aparato a un taller para repararlo.

Pero un día antes de hacerlo, ocurrió otro fenómeno más extraño Cuando puso ese canal, y volviendo de nuevo al baño para preparar su ducha, ocurrió lo mismo. Enfadado (con el aparato, claro está), y de forma violenta, lo cambió de nuevo. Dejó el mando en la mesilla y… No sólo se apagó la televisión, sino que el mando terminó por estrellarse contra la pared, mientras escuchaba una voz femenina y tensa diciendo: “¡NO!”.

No articulaba a decir nada. Se quedó paralizado unos minutos, y decidió que lo mejor sería no volver a encender la televisión. Así que buscó una pequeña radio, se colocó los auriculares… y esa fue su distracción durante la noche, a solas, en casa, viviendo ese calvario constante.

José Antonio pensó en que los hechos ya no le hacían albergar la más mínima duda: una entidad energética se estaba manifestando, y le retaba constantemente. No pensó por en ningún momento que fuera su “creación”, quizá sus padres advirtiendo de que lo hecho no estaba bien. Durante los días siguientes acudió a una tienda especializada para comprar velas blancas y encenderlas, solicitando así el perdón de los espíritus que le atormentaban, y parece que funcionó. Pero por poco tiempo.

Una noche, mientras dormía, notó cómo alguien le tiraba del brazo. Estaba como siempre en el sillón, esta vez, oyendo la radio. Todo quedaría en una sensación nocturna relacionada con un sueño si no llega a ser porque él mismo, despierto, vio cómo su piel se hundía en ciertas zonas, como si en realidad una mano invisible hiciera presión. Inmediatamente, recibió otro sobresalto: alguien llamaba violentamente a su casa, a su puerta. Sus piernas no reaccionaban y sus ojos no sabían dónde pararse a mirar, mientras la respiración se hacía tan rápida que no daba tiempo a que sus pulmones gestionaran la violenta entrada de aire.

Algo le calmó un poco: luego de otra serie de golpes en la puerta, oyó la voz de su vecino que le llamaba por su nombre. Acudió a abrir, y dejó que este pasara hasta la entrada, mientras le explicaba que había visto algo desde el balcón de su casa, entrando a la vivienda de José Antonio por la puerta de atrás, la que daba a su patio. Creyó que se trataría de un ladrón (eso sí, mujer de pelo largo y moreno… ¿Os suena de algo?) y que le habría ocurrido algo. José Antonio, en la medida que pudo, trató de tranquilizarlo, aunque sabía que eso ya trascendía con mucho lo que le estaba ocurriendo, y tampoco se atrevía a decirle de quién se podría tratar. Aunque ya no había duda: esa entidad que le atormentaba, era Isabel.

Pues bien, hasta ahí la primera conversación, la cual no estuvo exenta de fenómenos extraños presenciados por mí. Durante la última parte de la conversación ocurrieron dos fenómenos extraños: el primero era la apertura de la puerta de un espejo tipo “Romy” que estaba en el baño de la casa, el cual daba al saloncito donde nos encontrábamos. Se paraba justo cuando mi cara se veía reflejada en él, cosa que me ponía nervioso. Me levanté con permiso de mi anfitrión para cerrar esa puerta-espejo, asegurándome que no se podía abrir por la acción de un cierre en mal estado. Cuando me senté, al poco, pude ver cómo la misma puerta se abría despacio, hasta llegar a ver mi cara de nuevo. Durante ese tiempo, las hojas de la revista colocada en un revistero se empezaron a mover lenta y torpemente, como si una suave brisa interactuara con ellas… O eso es lo que yo quería creer, ya que en la estancia no había ventanas.

Meli, la medium

Pasó ese fin de semana, y no dejaba de darle vueltas a la difícil situación en la que se encontraba José Antonio. Quería encontrar una solución a su problema, además de entender cómo era posible lo que la conversación mantenida me daba como conclusión: Isabel, un pensamiento, una idea, se materializó y se convirtió en un molesto espíritu.

El lunes siguiente me puse en contacto con Meli. Es una buena amiga, con una cualidad de mediumnismo que ella no desea explotar con fines “comerciales”, sino más bien como ayuda a los demás. En muchas ocasiones me ha servido de gran ayuda para esclarecer ciertos hechos ocurridos en otras viviendas, o para darme más información sobre una serie de acontecimientos que ocurrían a algún cliente, ofreciendo datos que pasaban desapercibidos para mí. Me puse en contacto con ella, con el fin de aceptar una invitación a la casa de José Antonio, y saber si podría aportar una respuesta a todas las incógnitas que teníamos.

Dos días después, por la tarde, accedió a acompañarme. José Antonio se mantendría en casa de su vecino mientras Meli y yo hacíamos una breve visita a su casa. Yo no informé absolutamente de nada a la médium. Cuando llegamos y accedimos a la vivienda, comenzó a mostrarse algo contrariada y temerosa. No estaba nada tranquila allí dentro, así que rápidamente empezó a decirme lo que percibía, para irse lo más pronto posible:

– Aquí está el espíritu de una mujer, de pelo negro y largo, que ha muerto hace tiempo en un accidente de moto. Creo que se llama…ISABEL.

En ese momento, no sabía qué decir. Meli se marchó… Y yo me quedé con José Antonio tratando de explicarle lo que ocurría:

 Mira José Antonio, lo que tienes aquí es la proyección de tu mente, un fantasma que has creado… Aquí está Isabel. No sé cómo, pero está.

Este caso, obviamente, sigue abierto, porque ahora hay que encontrar la forma de terminar con esa entidad, y hacer que José Antonio vuelva a tener una vida más normal, como antes, como cuando no estaba en compañía de ISABEL.

Miedo por el fantasma de Isabel

Miedo por el fantasma de Isabel

¿Podemos crear un espíritu que se manifieste? Contamos el caso de José Antonio. Vivía en Dos Hermanas y «fabricó» un recuerdo que…

JOSÉ MANUEL GARCÍA BAUTISTA  / El Correo de Andalucía
¿Podemos crear un espíritu que se manifieste? En colaboración con mi compañero Jesús Garcíaimagino que a muchos de los lectores le llamará la atención esta pregunta por razones bien distintas. Para unos, la creación de un supuesto ente energético que no responda a los patrones físicos reguladores de nuestra existencia dentro de este plano se le antojará sumamente difícil, pero teniendo en cuenta la obra que tiene en sus manos, correspondiente a sus gustos, aficiones o inquietudes, una posibilidad más.

Para otros, conocedores de las maravillas del ser humano en cuanto a su vertiente energética, los cuales se zambullen frecuentemente en textos que hablan de la trascendentalidad del espíritu contenido en este envase físico, nuestro cuerpo, les parecerá que esta posibilidad es posible. De todas formas, y a modo de introducción, no estaría de más hablar sobre los tulpas.

Para el budismo tibetano, y más concretamente, para los yoguis de esta zona, la creación de un tulpa responde a una fase del aprendizaje dentro de esta corriente mística, y respondería a una construcción de una entidad energética hasta su proyección hacia el exterior. O sea, la “fabricación” de un fantasma o espíritu, el cual tendría cierta voluntad y, en algunos casos, cierta consistencia física.

La creación de este tipo de entidades espirituales no es sencilla; la mente del monje o iniciado debe estar suficientemente entrenada para este fin, saber del potencial y limitaciones que alberga su mente, así como controlar debidamente sus emociones con el fin que nada negativo o contraproducente pueda formar parte de su “creación”.

Este tipo de entidad creada tendría una vida corta, en algunos casos no iría más allá del momento de su creación, o unos minutos más, dependiendo eso sí de la voluntad puesta por el iniciado, o bien de la finalidad para la cual crea dicha entidad energética. Cabe la posibilidad de crear un tulpa algo más prolongado en el tiempo, para lo cual haría falta una cantidad de información en forma de emoción y energía que en muchos casos debilitaría a su creador, pudiendo llegar a tener consecuencias graves.

Pero lo que todavía no se ha demostrado es que, realmente, después de pasado un tiempo determinado, este tipo de entidad creada finalice su existencia tal y como la inició. Por lo tanto, y en vista de lo expuesto, cabría hacerse una pregunta la cual podríamos ampliar durante la exposición del caso que a continuación les ofrecemos: ¿estamos seguros que todas las entidades energéticas estudiadas por la parapsicología, durante las investigaciones que se llevan a cabo, son sólo pertenecientes a otros planos de existencia, y su manifestación responde sólo a una extraña “ruptura” de las fronteras físicas entre esos planos?

José Antonio, un chico normal…

Durante mi jornada laboral, y desde hace ya muchos años, he de enfrentarme a diario con acontecimientos que rozan la incomprensión más absoluta, si los tenemos que “medir” bajo los patrones de la física, las limitaciones del ser, y la lógica de nuestra psique. Este caso sería algo diferente, aunque no más espectacular que los ya conocidos y tratados.

Era una mañana de otoño, algo nublada. Un joven entra y espera a su turno para ser atendido, mientras observa lo que hay a su alrededor, sin que parezca más o menos nervioso que el resto de clientes. Cuando llega el momento, se acerca y solicita información sobre otros temas que no vienen al caso de este artículo. Esa fue la primera toma de contacto, la cual parecería más una especie de “prueba” por su parte, llevado por la necesidad de saber si cuando realmente quisiera exponer su extraño caso, sería comprendido por mi parte. Parece que la prueba no la superé del todo, pero por contra nos pudimos conocer algo más, ya que accedió a realizar uno de los talleres que frecuentemente organizamos. Lo hizo de buen grado, además muy interesado por lo que en el mismo se exponía. En el transcurso del segundo día de este taller, comenzó a realizar una serie de preguntas, en las cuales se notaba que deseaba expresar algo que, estaba encaminado a su experiencia, las vivencias prácticamente diarias.

Al finalizar estos talleres, ya teníamos la suficiente confianza a nivel persona como para exponer lo que realmente le inquietaba. Momentos antes de abandonar el lugar donde estábamos, me invitó a su casa, para que pudiéramos hablar con tranquilidad de un tema del cual “quería aprender algo más”, aunque seguía diciendo que le servía lo aprendido hasta el momento.

El comportamiento de José Antonio durante el taller fue de lo más normal. En ningún momento detecté que su mente tuviera la más mínima perturbación que hiciera posible dar una explicación más psicológica a lo que a continuación les vamos a exponer. No tenía pretensiones extrañas, y sus comentarios eran de lo más coherentes, aun estando en el ambiente que se encontraba, propicio para que ciertas debilidades mentales ocultas puedan aflorar, apareciendo en ocasiones la verdadera forma de ser del sujeto.

La primera entrevista sobre el caso

Llegué un sábado por la tarde a su casa. Una barriada situada en Dos Hermanas, toda de casas. La suya era de planta baja, aunque flanqueada por otras que tenían dos plantas. Se notaba que era una construcción normal. En su puerta había un antiguo aldabón, el cual golpeé para que me abrieran. Al poco, salió José Antonio y me recibió cordialmente. Pasamos al interior donde tenía preparada la mesa con unos cuantos dulces y café, como queriendo que el ambiente fuera distendido durante el rato de charla que prometíamos mantener.

La casa era sencilla, y sobre todo se notaba que estaba habitada por él sólo. No por el desorden ni la dejadez, ya que todo estaba perfectamente colocado, limpio y bien distribuido, sino porque aparecían pocos objetos que hicieran pensar en una posible compañía dentro de esa vivienda. No había apenas marcos con foto, algo que me llamó la atención, así como tampoco había apenas sillas. Un sillón frente a una televisión plana, una mesita de centro sin cenicero ni otro adorno, un mueble-librería en un lateral, eso sí, lleno de libros muy interesantes…

La cocina era pequeña, con pocos muebles y menos electrodomésticos de lo habitual y estrictamente necesario. La mente de investigador (y los ojos, claro) se pusieron inmediatamente en funcionamiento. Buscaba algún tipo de señales que pudieran evidenciar una supuesta actividad poltergeist…pero al menos en lo que estaba a mi disposición visual, no encontraba nada. Durante un momento en el que se ausentó para traer algo a la mesa, flanqueada por sólo dos sillas, me fijé en los títulos de los libros, pensando que habría un patrón del cual deducir qué estaba buscando entre tanta literatura… pero tampoco. Además, los libros no hacían sospechar que su mente estaba encaminada hacia un tipo de creencia determinada, o bien hacia una obsesión. Eran libros de autores conocidos, sobre temáticas de lo más variada dentro de la investigación paranormal. Eso me hizo agudizar mi mente, ya que tendría que dar respuestas complejas a sus preguntas, a tenor de la información que habría recopilado de los libros que allí tenía… vamos, que me vería obligado a tirar de cabeza y exponer las cosas de forma un poco técnica.

En un principio, la conversación se dirigió hacia terrenos más cercanos al esoterismo, la magia y la alquimia. Pero poco después, derivó hacia terrenos paranormales. Ahí comenzó a cambiar su rictus hacia un interés sobre los temas que comenzábamos a tratar.

Llegado un momento de la conversación, hizo una breve pausa, y me preguntó:

-Entonces, ¿tú crees en los espíritus, no?

Por la expresión que puse, seguro que no le hizo falta la respuesta posterior. – Me dedico a la investigación de este tipo de fenómenos, le respondí.

Desde ese instante, me expuso un caso que estaba viviendo desde hace un tiempo, y que le inquietaba porque no había aparecido respuesta alguna en la documentación que, a través de Internet y mediante libros que había comprado, estaba buscando para comprender hasta qué punto aquello era real. Se sinceró bastante más, sabiendo que ese extremo era necesario para poder así emitir una conclusión a los fenómenos que estaba viviendo, y relató la siguiente historia.

Miedo por el fantasma de Isabel

La soledad, a veces, mala consejera

Comenzó haciendo una pausa valorativa, durante la cual bajó la mirada hacia el café que tenía en la mano, y esta comenzó a mover la cuchara de forma lenta, claro síntoma de que hablaría sobre un recuerdo poco agradable… como así fue.

Su infancia estaba marcada por la tragedia a temprana edad, ya que quedó huérfano a la edad de 5 años. Sus padres y abuelos murieron en un triste accidente de tráfico mientras volvía den un sepelio, allá por la sierra norte de Sevilla. El resto de su vida, hasta los 19 años sería un miembro más de una familia con otros 5 miembros: su tío, tía y tres primas. Se sentía en todo momento poco apreciado, aunque eso no le importaba demasiado, ya que su estructura mental tuvo que adaptarse a vivir sin la referencia de unos padres, para servir como punto de aprendizaje unos cuidadores. A los 18 años, sus tíos intentaron hacer una extraña y vil maniobra, intentando quedarse con la vivienda donde actualmente estábamos, y que le correspondía por herencia directa. No tuvo más remedio que emanciparse, y desde ese instante, vivió sólo y aislado del resto de la familia, ya que estos tíos se habían encargado de contaminar su imagen frente al resto. Eso no le importaba demasiado.

Pues bien. Parece que durante los momentos de soledad, ya que su carácter es más bien reservado y hogareño, después de las jornadas laborales en distintos trabajos (muchos de ellos temporales), le esperaba su vivienda y la soledad. En esos días, su mente empezaba a jugarle una mala pasada, pero que él lo tomaba como un juego inocente. Se empezó a crear el recuerdo de una esposa, una mujer de bellas características, a su propio gusto, con el pelo moreno y largo, ojos oscuros, de mediana estatura y esbelta figura. Al poco tiempo, se comenzó a dotar de una serie de características vitales y razones por las que no estaba presente de forma física: el mismo “fabricó” un escenario donde esa mujer que estaba en su mente habría perdido la vida, formando parte sólo de un recuerdo. Esta circunstancia sería un mortal accidente de tráfico, en moto, falleciendo en el acto.

Por lo tanto, lo que empezó siendo una simple imagen mental de una figura femenina, terminó contando con características propias de un ser que existió en la realidad y que tuvo una vida plena hasta el fatal desenlace. En esos días, durante esa “creación”, José Antonio notaba una emoción extraña: durante su jornada laboral, deseaba volver a casa con premura para poder “charlar” un poco con lo que él ya consideraba el “espíritu” de su amada, a la que llamó Isabel (el mismo nombre de su madre fallecida junto al resto de su familia).

Durante unos meses parecía encontrar consuelo y confort en su vivienda, charlando amablemente con Isabel, aunque en todo momento sabía que se trataba de una especie de juego.

Ese detalle me resultó, llegado este momento de la conversación, muy curioso. Hasta el momento parecería que su mente se habría visto perturbada por la soledad, como le ocurriría a Tom Hanks durante la película “Náufrago”, pero al igual que él, todo esto le serviría para mantener una cierta esperanza en la vida, sin que fuera más allá (aunque todos sabemos cómo acaba ese film…). Mi mente se puso en guardia: aunque no había notado nada que hiciera sospechar a priori que estaba ante una persona con una ligera perturbación, el detalle del “deseo de volver” daba vueltas por la misma. Aun así, no interrumpí para que continuara con la explicación, y ver hasta dónde llevaba todo aquello.

Parece que se dio cuenta de lo que pensaba, porque en un instante paró la historia para decir:

-Parece que estoy loco, ¿no?

Simplemente sonreí, y traté de calmarlo:

-No tiene por qué ser así. Todos tenemos voces en nuestro interior, que en algunos casos ni corresponde con la nuestra. Se llama “imaginación”, y no es un problema psiquiátrico.

Parece que eso volvió a relajar el ambiente, y continuó con la narración de su historia.

Durante algo más de dos meses, Isabel era el motivo de su consuelo, y la razón de su feliz vuelta a casa. Incluso parecía que había una cierta interacción mental que él (repetía una y otra vez) lo tomaba sólo como un juego que le divertía, y le mantenía ocupado de forma positiva.

Pero nuestro viaje no ha terminado y tiene un giro inexplicable que pronto le descubriré, eso será la próxima semana.

Voces del Misterio LEGENDARIOS 018: LA LEYENDA DE LA TORRE DE LA MALMUERTA

Ir a descargar

PULSA PLAY para escuchar y/o descargar el programa

Intervención de nuestro compañero José Manuel García Bautista en el programa “El gallo que no cesa” en  Radio Nacional de España (Rne), dentro de la sección “LEGENDARIOS”, con LA LEYENDA DE LA TORRE DE LA MALMUERTA, un espacio dirigido por Chema García y en el que las historias heterodoxas son las protagonistas.

https://www.ivoox.com/voces-del-misterio-legendarios-018-la-leyenda-de-audios-mp3_rf_32383875_1.html

Voces del Misterio LEGENDARIOS 018: LA LEYENDA DE LA TORRE DE LA MALMUERTA

Este SAN VALENTÍN demuéstrale cuanto lo amas con libros: OFERTA SAN VALENTÍN 2019 con Misterio e Historia

OFERTA SAN VALENTÍN 2019

Este SAN VALENTÍN regala libros, y si son de misterio mejor, así te proponemos una oferta sin igual, económica al bolsillo y tan sugerente que no podrás rechazarla –EL REGALO PERFECTO PARA TU AMADO O AMADA-y, además, será un gran regalo para esa persona en la que has pensado.

(Se pueden combinar los libros “Recuerdos de Sevilla” (Curiosidades) y “Nazis en Sevilla”).

Nuestra oferta:

PACK SEVILLANO

“SEVILLA SOBRENATURAL” y “CURIOSIDADES DE SEVILLA” por sólo 20 euritos.

 

 

 

 

 

 

 

 

PACK ENIGMAS

“MISTERIOS Y ENIGMAS DE LA ARQUEOLOGÍA” y “NAZIS EN SEVILLA” por sólo 20 euritos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pon un correo electrónico a correo@garciabautista.net o un Whatsapp al 653775172 y consíguelo dedicado, personalmente, por el autor.

*Entrega a domicilio, si se es de otra provincia diferente a Sevilla consultar opciones y precios de envío.

Pon un correo electrónico a correo@garciabautista.net o un Whatsapp al 653775172 y consíguelo dedicado, personalmente, por el autor.

*Entrega a domicilio, si se es de otra provincia diferente a Sevilla consultar opciones y precios de envío.

Voces del Misterio ESPECIAL: LA ALTERNATIVA 3

Ir a descargar

PULSA PLAY para escuchar y/o descargar el programa

Alternativa 3 es un programa de televisión transmitido en el Reino Unido en 1977 que consiste en un documental claramente ficticio, al estilo de la producción de radio “La guerra de los mundos” de Orson Welles. El programa aparenta ser una investigación periodística acerca de extrañas desapariciones de científicos británicos y que casualmente termina descubriendo un plan para construir bases secretas en el espacio con la finalidad de escapar de una inminente catástrofe climática en la Tierra.

En España el documental fue emitido seis años después, el 13 de febrero de 1983, en el programa La puerta del misterio, presentado por Fernando Jiménez del Oso. En la introducción de dicho programa, el documental fue presentado como posiblemente auténtico, provocando tras su emisión una gran controversia acerca de su autenticidad.

https://www.ivoox.com/voces-del-misterio-especial-la-alternativa-3-audios-mp3_rf_32386319_1.html

Voces del Misterio LEGENDARIOS 018: LA LEYENDA DE LA TORRE DE LA MALMUERTA

Ir a descargar

PULSA PLAY para escuchar y/o descargar el programa

Intervención de nuestro compañero José Manuel García Bautista en el programa “El gallo que no cesa” en  Radio Nacional de España (Rne), dentro de la sección “LEGENDARIOS”, con LA LEYENDA DE LA TORRE DE LA MALMUERTA, un espacio dirigido por Chema García y en el que las historias heterodoxas son las protagonistas.

https://www.ivoox.com/voces-del-misterio-legendarios-018-la-leyenda-de-audios-mp3_rf_32383875_1.html

Voces del Misterio LEGENDARIOS 018: LA LEYENDA DE LA TORRE DE LA MALMUERTA

Rutas misteriosas 8 y 9 de Febrero 2019: Sevilla Paranormal, simbología de la Catedral,Sevilla Mágica y Alameda Oculta

Resultado de imagen de sevilla misteriosa

🌙🧟‍Nuestras apasionantes RUTAS MISTERIOSAS👈 8 y 9 de Febrero de 2019:

😱8 de febrero (viernes): 👻Ruta misteriosa SEVILLA PARANORMAL con Naturanda🍃 y Jose Manuel García Bautista, en la puerta del Ayuntamiento de Sevilla, en Plaza Nueva., 22:00 h.

☠9 de febrero (sábado): 👀Ruta misterios y simbología de la CATEDRAL DE SEVILLA🧙‍♂, con Naturanda🍃 y Jose Manuel García Bautista,en la puerta de San Miguel (por donde entran los pasos), 19:00 h.

👧🏻👻9 de febrero (sábado): 😲Ruta ALAMEDA OCULTA. 23.00 h. Columnas Alameda junto a la comisaria de Policía en sector calle Calatrava. 8 euritos Organiza MOLARTE💢.

❗No te pierdas nuestra semana de misterios, rutas y viajes. Reserva aquí, reserva en el ☎653 77 51 72 o pon un Whatsapp📱. el mejor plan del invierno🍁