Nuestros misterios en las RUTAS DE LA SEMANA 22, 23 y 24 de febrero de 2019

❗👻Nuestros misterios en las RUTAS DE LA SEMANA 22, 23 y 24 de febrero de 2019:

👻22 febrero (viernes): 👣Ruta misteriosa SEVILLA PARANORMAL con Naturanda🍃 y Jose Manuel García Bautista, en la puerta del Ayuntamiento de Sevilla, en Plaza Nueva.🙀, 22:00 h.

😱23 febrero (sábado): 👻Ruta SIMBOLOGÍA DE LA CATEDRAL DE SEVILLA con Naturanda🍃 y Jose Manuel García Bautista, en la puerta del Nacimiento (Puerta de San Miguel, Avda. de la Constitución -por donde entran los pasos-, 19:00 h.

☠👹23 febrero (sábado): Ruta misteriosa por la SEVILLA MISTERIOSA, con Naturanda🍃 y Jose Manuel García Bautista,en la puerta del Ayuntamiento de Sevilla, en Plaza Nueva.🙀, 21:00 h.

👻👀23 febrero (sábado): Ruta ALAMEDA OCULTA 23.00 h. Bajo las columnas de la Alameda de Hércules en el sector oeste, junto a la comisaría de Policía y en la boca de la calle Calatrava. 8 euritos Organiza MOLARTE .💢

👧🏻👻24 febrero (domingo): 😲Ruta LEYENDAS DE SEVILLA. 12.00 h. en la puerta del Ayuntamiento de Sevilla, en Plaza Nueva.🙀, 12:00 h. APTA PARA NIÑOS.

No te pierdas nuestra semana de misterios, rutas y viajes. Reserva aquí, reserva en el ☎653 77 51 72 o pon un 📲Whatsapp. el mejor plan del invierno y PÁSALO DE MIEDO👻!

Anuncios

El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evangelios!

SINDONE 3D

Una reconstrucción con las medidas reales del Cristo crucificado

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Esta estatua es la representación tridimensional a grandeza natural del Hombre de la Sindone, realizada sobre las medidas milimétricas tomadas del lienzo en que fue envuelto el cuerpo de Cristo durante la crucifixión”, explica Giulio Fanti, profesor de Mediciones mecánicas y térmicas en la Università di Padova y experto de la reliquia. El profesor, sobre la base de sus mediciones, ha hecho realizar un “calco” en 3D que – afirma él – le permite afirmar que estas son las reales medidas del Cristo crucificado.

“Consideramos que tenemos finalmente la imagen precisa de cómo era Jesús en esta tierra. De ahora en adelante ya no se le podrá representar sin tener esta obra en cuenta”. El profesor ha confiado al semanario Chi la exclusiva de esta obra suya, y les reveló: “Según nuestros estudios, Jesús era un hombre de una belleza extraordinaria. Esbelto, pero muy robusto, tenía un metro ochenta centímetros de alto, cuando la estatura media de la época era de 1,65 metros. Y tenía una expresión real y majestuosa” (Vatican Insider).

Aquí puede verse la recreación en 3D que muestran las pruebas:

A través del estudio y la proyección tridimensional de la figura, Fanti ha podido también hacer un cómputo de las numerosísimas heridas sobre el cuerpo del Hombre de la Sindone:

“En la Sábana Santa – añade el profesor – he contado 370 heridas de flagelo, sin tener en cuenta las laterales, que el lienzo no ofrece porque envolvía sólo la parte anterior y posterior del cuerpo. Pero podemos lanzar la hipótesis de unos 600 golpes. Además, la reconstrucción. Además la reconstrucción tridimensional ha permitido reconstruir que en el momento de la muerte, el hombre de la Sindone estaba encorvado hacia la derecha porque el hombro derecho estaba luxada de manera tan grave que había lesionado los nervios” (Il Mattino di Padova).

Las preguntas que envuelven el misterio de la Sindone siguen aún presentes, seguramente en ese hombre martirizado vemos el signo del sufrimiento, y en él encontramos un poco de cada uno de nosotros; pero también – a los ojos de la fe – la esperanza de que ese hombre no fuese un hombre cualquiera, sino el Hombre por excelencia, ese Ecce Homo que se presentó dócil frente a Pilatos y que tras la tremenda flagelación fue crucificado siendo inocente, pero cargando con las culpas de todos.

Y aunque en la Sindone no sea obligatorio ni siquiera para el cristiano, la excepcionalidad de ese lino permanece allí para desafiar nuestra comprensión y nuestras certezas, casi como hizo en persona Jesús de Nazaret, que desafió nuestras certezas amando a sus perseguidores, perdonándoles desde la cruz y venciendo a la muerte hace dos mil años…

El bulo de la profecía sobre Benedicto XVI y el Papa Francisco

Desmintiendo a “María de la Divina Misericordia”

Durante el Viernes Santo circuló por Internet una presunta profecía de Jesucristo que afirma: “El reino en la Casa de Pedro (del Papa Francisco) está por terminar y pronto mi querido Papa Benedicto XVI guiará a los hijos de Dios a su lugar de exilio. Pedro, mi Apóstol, el fundador de la Iglesia en la Tierra, la guiará en los difíciles Últimos Días, mientras que mi Iglesia combatirá por su propia vida”.

Esta presunta profecía es una de las muchas atribuidas a una mujer irlandesa que se hace llamar “María de la Divina Misericordia” (“Maria Divine Mercy”). En Italia, su “Libro de la Verdad”, ha sido traducido y circula en distintos ambientes.

Según su web, es “una católica y romana, esposa y madre, de una joven familia que vive en Europa”. Comenzó, para su sorpresa, a recibir mensajes divinos el 9 de noviembre de 2010 y desea ser conocida como “María de la Divina Misericordia”, afirmando que es deseo de Jesús que permanezca en el anonimato para proteger su familia y evitar cualquier distracción de los mensajes. En una entrevista que circula en Youtube dice ser una mujer de negocios y habla con lo que parece un acento irlandés. Su página de Facebook tiene más de 17.000 seguidores.

“María de la Divina Misericordia” se presenta como el séptimo ángel o el séptimo mensajero del que habla el Apocalipsis y afirma que en diciembre de 2012 inició el periodo de la Gran Tribulación, que terminará en mayo 2016. En este periodo se revelará el Anticristo, precedido por el Falso Profeta, su aliado. El Anticristo y el Falso Profeta serán derrotados y se producirá la Segunda Venida de Jesucristo y el Milenio, el reino futuro del Señor que coincidirá no con el fin del mundo, sino con el inicio de un periodo que durará miles de años en el que Satanás no podrá tentar a los buenos (La Nuova Bussola Quotidiana, 3 de abril).

Utilizando también las profecías atribuidas al obispo medieval irlandés Malaquías de Armagh (1094-1148) – para los historiadores un bulo inventado en el siglo XVI para influenciar a los cardenales en cónclave durante el Renacimiento-, que prevén un número de futuros pontífices según el cual Francisco sería el último Papa antes del fin de los tiempos. “María” comenzó hace meses a prever que Benedicto XVI sería “expulsado del Vaticano” por un complot de los cardenales. A día de hoy afirma haber previsto la dimisión del Papa Ratzinger, pero en realidad, leyendo sus mensajes, nos podemos dar cuenta de que no previó lo que realmente sucedió, porque según ella Benedicto XVI era expulsado del Vaticano contra su voluntad y habría exhortado a los “buenos” a defender la Iglesia de los usurpadores. Todos sabemos cómo fueron las cosas.

El contenido de los mensajes de “María de la Divina Misericordia” la revela como una clásica forma de milenarismo, corriente que pretende conocer los detalles sobre como, y a menudo, cuando, será el fin de los tiempos. El Catecismo de la Iglesia Católica condena esta corriente como una “falsificación del reino futuro”, de quien los buenos fieles saben que no pueden conocer “ni el día ni la hora”, ni el modo. Abundan, por lo demás, motivos para no creer a las afirmaciones de la presunta vidente, empezando por el hecho de su anonimato, elemento que no concuerda con la tendencia de los verdaderos videntes, dispuestos a afrontar críticas y persecuciones por causa de sus visiones (National Catholic Register, 3 marzo).

“Después de todos los profetas y videntes de la historia que han hablado con personas que conocían su identidad, con ellos y con sus familias, que han afrontado las consecuencias de llevar el mensaje de Dios… ¿ahora Dios quiere que “el profeta del final de los tiempos” hable con total seguridad y anonimato, con la comodidad de su sala de estar, usando una conexión a Internet para mantener su propia privacidad?”.

Es, por tanto, una suerte que haya hablado de fechas porque así da a sus profecías una vida breve y la posibilidad de verificar su falsedad absoluta en un reducido lapso de tiempo.