Vive y deja vivir, ama y déjate amar

VIVE Y DEJA VIVIR, AMA Y DÉJATE AMAR

Por: Jose Manuel García Bautista

🦋Todo cambio implica un crecimiento pero también implica un descenso, a veces, a la oscuridad pues todo es parte de un ciclo de renovación, todo es parte del caminar por la vida, lo que se experimenta como una manera de morir, toda transformación personal implica la necesidad de morir y renacer.

En todas las circunstancias negativas que se vivan se debe encontrar algo del que extraer una enseñanza, una prueba de vida, de carácter, buscar el ser interno, lo que cambia las situaciones, todo lo que nos ha transformado y que hace que se mute y no se sea el mismo del pasado. El cambio precisa de paciencia, de perseverancia, de constancia, de estar alerta, centrado, equilibrado y prestarse a esos mismos cambios, estar abierto a ellos.
Donde hay luz es imposible que haya oscuridad, mientras más luz haya mejor se podrán ver las trivialidades, los pequeños o grandes detalles que quedaron en el pasado y que frenan el deseo interno, bien por el miedo o por el recuerdo del pasado, hay que descartar los condicionantes y abrir las puertas a un nuevo inicio.

Está de moda el “aprender a soltar” pero no olvida el sostener, reparar, cuidar, amar y no salir huyendo cuando todo se complica.

“SOLTAR” se refiere al PERDÓN. Al “PERDÓN PERSONAL” que debe ser lo prioritario y, luego, dejar todo lo que no es para nosotros, no cargar costales innecesarios llámese odio, rencor, resentimientos, complejos, frustraciones, envidia, amargura… Todo lo que nos provoca dolor.

Sólo en esa línea, desprendiéndonos de todo ello se puede sostener, reparar, cuidar, amar, ser FELIZ que es el objetivo de VIDA de todo ser humano.

La alegría siempre llega tras tiempo de calma o de tristeza, nada dura eternamente, todo pasa y todo llega. Si hay algo que no te gusta de tu vida debes cambiarlo, cambiarlo antes que sea tarde y nunca es tarde para conseguir aquello que se quiere. Es preciso hacer ajustes que pueden darnos miedo pero… ¿Miedo a qué? ¿A lo que no sabemos? El ser humano se suele poner en la peor de las circunstancias sin atender a aquellos que te tienden una mano y te dicen aquello de “comienza a andar” que todo llega y todo pasa. Las personas no deben renunciar a sus planes, a sus deseos, a sus sueños, el camino siempre estará plagado de obstáculos, de ideas preconcebidas pero al final… ¿Qué es más fuerte: el poder de la mente o la fuerza del corazón? No renuncies a nada, lucha por todo, todo planteamiento bien realizado y seguido avanza en la dirección correcta, persigue tus sueños y no los sueltes, vence al desaliento, al desánimo, a la desilusión… Tras todo ello siempre hay algo bello: LA ESPERANZA.

La paciencia, la serenidad, la constancia garantizan que todo va hacia un cambio, que son virtudes que garantizan la claridad de ideas y favorecen la fortaleza del ánimo cuando se atraviesa por esta situación. Es como si la vida te quisiera poner a prueba, debes enfocarte al presente, el pasado es pasado, debes ser sincero hacia los demás y contigo mismo, no mientas ni te mientas, no rechaces una realidad o te quieras autoconvencer de algo que realmente no sientes o sientes, el valor de los sentimientos, de lo auténtico, es lo que siempre permanece por mucho que se niegue. Confía en ese proceso, busca la calma, tu calma interior, crece y cambia por ti mismo, hazlo por ti, no por los demás.

El camino a la felicidad puede estar lleno de obstáculos, puede que la propia vida te depare mil pruebas que deberás franquear, unas sólo y otras acompañado, pero siempre se debe mirar adelante, a lo que realmente se quiere, luchar contra el desaliento y la desilusión, conceder oportunidades allá donde el “ruido” tapa lo que el corazón desea, que la desazón no pueda con el miedo o con la Felicidad pues hemos nacido para ser felices.

En ocasiones el ser humano, las personas, han tapado las carencias afectivas, emocionales, sentimentales, cubriéndolas con excesos materiales. Craso error que sólo parchea temporalmente una situación que puede ser delicada pues, al final, lo importante es todo lo que alimenta al alma y eso radica en el corazón, el valor de un sentimiento, de una lágrima o de una sonrisa no tiene parangón ni precio, brota de dentro, eso no se puede comprar ni vender, sólo se puede vivir y sentir.

Hay que querer avanzar, aunque nos de miedo dar determinados pasos hay que hacerlo y que es vital para poder evolucionar, es el autodescubrimiento al que la persona se puede someter y que es tan importante si se quiere comenzar a conocerse uno mejor y que no afloren los miedos que nos puede hacer dar pasos atrás en un claro movimiento incorrecto, el verdadero descubrimiento es descubrirse a uno mismo.

El ser humano siempre busca la felicidad, es su meta final, puede haber “ruido” que le distraiga de ese objetivo pero todo el mundo desea compartir su vida y sus momentos con alguien, amar y sentirse amado. Más allá de los malos momentos, más allá de tensiones, de conflictos, de rupturas o reencuentros, siempre queda algo: el poder de los sentimientos. Jamás se podrá acabar de apagar un corazón que late, jamás se podrá silenciar el poder de la amistad, del amor, de la complicidad más allá de cualquier límite conocido. Si existe esa magia existe algo más poderoso que todo, aquello que mueve montañas, doblega voluntades y supera situaciones que hoy se ven como insalvables y mañana, tal vez, sólo una piedra en el camino. Nunca hay que desfallecer ni perder la esperanza, desilusiones e ilusiones, todo es parte de la vida, del juego de la vida, donde al final, la meta, es la FELICIDAD.

Hay un momento en la vida en el que no se quiere estar a malas con nadie, en el que se prefiere perdonar y seguir, de pasar por alto mentiras, en el que se dejan aquellas emociones, aquellos sentimientos los cuales podrían suponer un retroceso en la vida y optar por vivir nuevos momentos, comenzar a construir una nueva “casa” donde se rompa con todo y se comience de cero. Hay recuerdos del pasado que duelen y siempre dolerán pero en nuestra mano está el ser feliz o no, todo depende de cada persona, de sus apegos, de sus sentimientos, nadie olvida pero todos tienen el derecho a vivir.

Sólo cuando se perdona se pueden alejar los malos pensamientos, hay que centrarse en todo lo que es positivo, quedarse con los buenos recuerdos, con lo que suma; siempre en las relaciones hay recuerdos negativos pero todo tiene su momento para perdonar y olvidar, es el único camino a la felicidad y el equilibrio personal.

El silencio, a veces frío, a veces cruel, puede ser una losa contra una persona, por todo ello y contra los dolores emocionales, nos encontramos con una máxima que no se debe olvidar: se está en el mundo para amar y ser feliz. Ningún deseo sustituye a los sentimientos de alguien. Todo problema pasa por tener una importante solución, sólo hay que buscarla y tener el deseo de encontrarla.

🦋VIVE y DEJA VIVIR, AMA Y DÉJATE AMAR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s