Sudario de Oviedo y Sábana Santa contra Ciencia y escepticismo

Por: Jose Manuel García Bautista

Para muchos expertos de todo el mundo el Sudario de Oviedo, o Pañolón, podría tener las claves que demostraran que tanto la Sábana Santa, o Síndone, como el paño que se guarda en la ciudad asturiana podrían ser auténticos y, lo que para ellos es más importante: haber estado en contacto con el cuerpo de Jesús de Nazaret, lo que le conferiría un carácter de reliquia sagrada.

La Historia del Sudario de Oviedo es diferente a la de la Sábana Santa, su recorrido, su discurrir hasta llegar a Europa no corrió un destino paralelo a la pieza de tela italiana sino que tomó otro ruta que la llevó  desde Jerusalén (Israel) hasta Alejandría (Egipto), de allí pasó a Cartagena (España) para tener constancia histórica de su presencia en Sevilla donde debió de ser trasladada a Toledo ante el empuje conquistador musulmán, idéntico motivo que ocasionó su posterior traslado desde Toledo hasta los montes asturianos donde sería escondida.

Fue el investigador Mark Guscin, del Centro Español de Sindología, en 1999, quien investigó profundamente el Sudario y estableció los paralelismos entre el lienzo español y el italiano. Se aplicó Ciencia a cuantas pruebas se realizaron siendo estas muy variadas y abarcando desde la patología forense, composición sanguínea, los patrones de las manchas y su historia.

Las conclusiones de aquel estudio no parecían dejar lugar a las dudas y parecían establecer una relación real entre las manchas de sangre del Sudario ovetense y las que muestra la Sábana Santa, igualmente parecían tener el mismo tipo de sangre, además la palinología (estudio de los pólenes) -de la mano del experto hebrero Avinoam Danin– mostraban coincidencia entre ambos tejidos.

No obstante siempre hay argumentos en contra pues existen críticas sobre la sangre de la Sábana Santa pues está desnaturalizada con el lógico paso del tiempo y también sobre las muestras de polen pues serían registros contaminados con los que trabajó Danin, al igual que la prueba del C-14 sería inválida por ese mismo motivo, según la misma la Síndone sería del siglo XIII y el Sudario del siglo VII d.C.

Se argumenta también que la Sábana Santa es un tejido en forma de ‘espiga de pez’ y el Sudario de Oviedo un tafetán, esto no tiene porque ser prueba de falsedad pues perfectamente podían ser dos telas diferentes dado el uso que tenían: la sábana cumplía unafunción de mortaja y el sudario cubría el rostro del ajusticiado.

La pregunta es: ¿Es el cuerpo de la Sábana Santa y su correpondencia con el Sudario de Oviedo el de Jesús de Nazaret? Pregunta que aún no tiene respuesta y que me temo que va a seguir siendo motivo de controversia por tratarse del personaje (con todos mis respetos) del que se trataba. Si esa misma persona hubiera sido Napoleón, César o Alejandro Magno hoy no habría duda de ello, sin embargo Jesús de Nazaret trasciende más allá de la Historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s