Cómic nº132, abril 2019, “Voces del Misterio”: EL POZO DE LOS ESPÍRITUS

Antonio Gago nos obsequia con un nuevo cómic, el número 132, para “Voces del Misterio”, sobre todos los temas que tocamos en el programa, hoy con “EL POZO DE LOS ESPÍRITUS” . Además recuerda que tienes disponible en LIBRERÍAS el libro “LAS VIÑETAS DEL MISTERIO” (Ed.Samarcanda, Antonio Gago, 2017), CÓMPRALO.

Puedes descargarlo en pdf de: Comic EL POZO DE LOS ESPIRITUS

Resultado de imagen de las viñetas del misterio

Anuncios

Anuncios

En ocasiones, es posible que tus visitantes vean un anuncio aquí,

Anuncios

Rutas misteriosas por Sevilla para el 26 y 27 de abril: SEVILLA PARANORMAL y SOBRENATURAL

Resultado de imagen de sevilla misteriosa

👻👺RUTAS MISTERIOSAS de viernes y sábado 26 y 27 de abril son:

👹👻26 abril (viernes): Ruta SEVILLA PARANORMAL, 22:00 h. Puerta del Ayuntamiento de Sevilla. 10 euritos. Organiza NATURANDA.

😱👣27 abril (sábado): Ruta MISTERIOS DE LA CATEDRAL DE SEVILLA 19:00 h. Puerta de San Miguel (Puerta del Nacimiento) en Avda. Constitución. Organiza NATURANDA.

😱👣27 abril (sábado): Ruta SEVILLA PARANORMAL 3, MISTERIOS DEL BARRIO DE SANTA CRUZ, 21:00 h. Plaza de la Inmaculada bajo el monumento y junto a la Casa de la Provincia. Organiza NATURANDA.

👻👺27 abril (sábado): 💀Ruta SEVLLA SOBRENATURAL, bajo la estatua del rey San Fernando en Plaza Nueva. 23:00 h. 8 euritos 💀 Organiza MOLARTE.

🧟👻Lo pasareis de miedo!. Guía: Jose Manuel García Bautista.

🙏🏻CONFIRMAD ASISTENCIA con un Whatsapp a este número ( 653775172 ) 👻El mejor plan para las noches de primavera.

Resultado de imagen de sevilla misteriosa

Edificios encantados donde pasar miedo en Sevilla

El «Sanatorio de los Muertos» de la capital hispalense, el «Monasterio del Diablo» en Carmona o «Casa de la Loca» de Palomares del Río son algunos ejemplos

Reconozco que todas las ciudades del mundo tienen mil y un lugares evocadores que nos recuerdan la grandeza de las culturas que habitaron sus calles y que hicieron por construir y el futuro que es el presente que vivimos. Podemos caer bajo el influjo de Roma, París, Viena, Praga, Madrid o la nuestra, Sevilla.

Pero también encontramos en esas ciudades sitios donde pasar miedo, desde las catacumbas hasta viejos cementerios donde la realidad supera a la ficción, o vetustos edificios abandonados que son ya parte de la Historia o de la Leyenda.

En Sevilla encontramos algunos de ellos, recuerdo cuando me documentaba para escribir mi libro «30 lugares de Sevilla donde pasar miedo» el asombró que me provocó dar con muchos de ellos, visitarlos y tener la oportunidad de investigarlos, algunos con tanta profundidad que lo imposible tuvo que manifestarse ante nosotros de mil formas diferentes.

Permítanme que les descubra alguno de ellos, como el llamado «Sanatorio de los Muertos», un lugar dentro de Sevilla, llamado realmente como «Hospital Universitario San Pablo» y próximo a las pistas del aeropuerto de Sevilla.

Cuentan los testigos que han tenido tremendas experiencias en su interior que allí, en las antiguas y demolidas hoy habitaciones, se aparece una niña, de 8 años, llamada Clara, a la que gusta pasear por el sitio donde murió o mostrarse con su vestidito a la asombrada víctima del misterio.

La demostración más palpable -independientemente de aquellos que dicen haberla visto pero que no se dispone de un registro fotográfico o de vídeo del instante- fue una psicofonía captada en su interior, las llamadas «voces del misterio» o «voces del más allá», en las que una voz infantil, la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre –tan señalada-, que decía «hola,… Hola», y que hiela la sangre y paraliza el corazón de quienes han tenido la oportunidad de escucharla.

O el espectro del iracundo padre Miguel que vagaría por toda la eternidad en el interior del complejo quizás purgando sus pecados no confesados… ¿Quién sabe?

Sea como fuere es uno de esos lugares en los que uno pasará miedo, no sólo por las historias que se cuentan en su interior si no por lo desolado del sitio que no inspira confianza ni invita a permanecer mucho tiempo dentro.

Si viaja a Carmona, la siempre bella localidad sevillana, y toma la carretera a los Alcores, verá, no sin dificultad, como un edificio se yergue sobre un promontorio que domina un páramo. En las frías noches de invierno la neblina comienza a llegar hasta sus faldas y el aspecto fantasmagórico hace que se tenga de él una visión terrorífica.

Es el llamado «Monasterio del Diablo», una antigua edificación que debió tener tiempos mejores y en cuyo interior se dice que se manifiesta un viejo fraile o el mismísimo demonio. Cuentan que un fraile despertó en la noche y no observó la presencia de sus hermanos, los buscó y sólo pudo acceder a una fresquera donde sus cuerpos pendían de unos ganchos y el demonio, a sus pies, los devoraba dejándolo a él vivo para que diera fe de su existencia. La leyenda es tan falsa como la supervivencia del fraile, inventada por un pícaro pseudo investigador con más ganas de popularidad que de descubrir la verdad pero que ha alimentado la imaginación de cuantos han accedido a su interior.

Cierto es que allí, en el monasterio, se han vivido experiencias difíciles de explicar, escuchado cantos monacales, religiosos; se han visto sombras y presencias difíciles de explicar, captado más psicofonías de las deseables y hasta tenido encuentros con un ser que surgía de uno de los laterales de la nave hasta perderse en la última sala que tiene este espacio.

La fresquera ciertamente existe, con ganchos en su techo, aquella que estaba destinada a preservar los alimentos y que, realmente, hoy, es utilizada para hacer todo tipo de pactos satánicos como demuestra una mal realizada estrella de cinco puntas invertida que encontramos en una de sus paredes.

El lugar hoy es el centro de muchas investigaciones paranormales, de los que buscan el misterio y hasta de aquellos que hacen magia negra, invocan a Satanás, realizan sacrificios animales o dejan llevar su calenturienta imaginación a cotas insospechadas.

Sevilla tiene más lugares donde pasar miedo, por ejemplo la llamada «Casa de la Loca» en Palomares del Río, junto a la «Fuente de la RihuelaK. Allí dicen que se aparecería el espectro de una dama que habría habitado el lugar, mil leyendas y un mismo final trágico.

No hace demasiados años fue el escenario de un asesinato en su interior y algunos expertos en estas cuestiones opinan que el alma de aquel desdichado también puede estar manifestándose en su interior.

En todos los lugares se debe tener cuidado, ninguno tiene carencia de propietarios aunque esté abandonado y en todos se debe ir con precaución pues aquellos que buscan la muerte en ellos pueden encontrarse con desagradables incidentes y poner su vida en juego. El misterio es bello, así como su búsqueda, pero con precaución, permisos y paciencia. Sn lugares donde pasar miedo en Sevilla, sólo algunos de ellos, a buen seguro que son muchos más y en todo se puede vivir lo extraordinario, sea parte de lo paranormal o de la imaginación.

 

Cuando los ovnis llegaron a Montequinto

«¡Otro platillo de los que habla la prensa!», pensó uno de los testigos cuando el fenómeno se materializó ante él

Fue un 24 de Junio de 1947 cuando el piloto norteamericano Kenneth Arnold vio aquellas extrañas formas voladoras sobre Monte Rainer, a partir de ese momento habría dado comienzo la era de los «platillos volantes».

Y la llegada del fenómeno a España no se hizo esperar ya que un mes más tarde, en Julio de 1947, se dieron dos noticias que reprodujo la prensa española. La primera de ellas fue en la localidad albaceteña de Balazote y la segunda en la guipuzcoana de Azpeitia.

Las crónicas narran como varios campesinos que se encontraban laborando en sus tierras vieron pasar a un aparato oscuro que no hacía ruido, volaba lentamente y era similar a un «sombrero hongo», el avistamiento se produjo hacia las 19:00 h. El misterioso objeto fue visto en varias localidades de la provincia de Albacete coincidiendo en la descripción del mismo: un objeto que carecía de brillo y presentaba la típica forma estereotipo de los ovnis.

El día 15 de Julio de 1947 se produce en la península el segundo avistamiento, fue en Azpeitia (Guipúzcoa). En esta ocasión fueron seis personas las testigos de un extraño objeto que pasó ante ellos. Era muy brillante y dejaba una estela tras de sí. El misterios objeto parecía que iba a descender en unos montes próximos pero se elevó de inmediato.

Los testigos observaban el misterioso fenómeno
Los testigos observaban el misterioso fenómeno – ABC

El objeto fue denominado como el «Platillo de Azpeitia» y mientras que se elevaba emitía unos destellos «que hicieron que todos los valles se iluminaran como si fuera pleno día».

En otras localidades del País Vasco como Fuenterrabía también fue observado, siendo muchos los testigos cuyos testimonios se acumulaban en torno al incipiente fenómeno de, por entonces, el siglo XX.

El ovni de Montequinto

Sería uno de los primeros encuentros cercanos que se tuvo en la península ibérica con un Objeto Volador No Identificado y sucedió en Sevilla.

Era Julio de 1947, sobre las 18:00 h. sufriendo los rigores del verano andaluz se encontraba el joven José Villalobos Cuadra. Era un chico normal, estudiante de medicina e iba, aquella tarde, en dirección a un olivar en Montequinto, barrio próximo a Sevilla.

José Villalobos solía acudir a aquel lugar para encontrar la tranquilidad y sosiego que precisaban sus estudios. Pero aquella tarde sucedió algo imprevisto, sucedió algo que el joven jamás podría olvidar: el fenómeno ovni iba a materializarse ante él.

Se encontraba con la vista clavada en el libro cuando algo llamó su atención, levantó poco a poco la cabeza y justo en frente de él, separados por la carretera que lleva a Utrera, vio un objeto extraño, era como una esfera metálica a la cual rodeaba un anillo. Volaba en torno a los olivos de aquel campo mientras emitía un molesto zumbido…

José Villalobos afirmó que la distancia entre él y el objeto vendría a ser de unos 300 metros. El objeto ascendió entre giros «como si fuera un sacacorchos» y se perdió en dirección sureste.

El chico, como buen estudiante de medicina y nervios templados dijo: «Después de mirarlo continué estudiando normalmente, me dije: «¡Otro platillo de los que habla la prensa!» y seguí a lo mío».

Y sin saberlo pasó a formar parte de la historia ufológica de este país.

 

Misterio en la antigua terminal del aeropuerto de Sevilla

En este lugar suceden hechos extraños de los que tenemos constancia gracias a los testimonios de testigos.

En muchas ocasiones el misterio te sorprende donde menos lo espera y en el caso que nos ocupa lo iba a hacer en mitad de una ruta por los misterios de Sevilla.

Los lugares encantados son, en ocasiones, esquivos al investigador y sólo dan muestras de lo que sucede en su interior cuando el testigo, la «víctima del misterio», como a mí me gusta llamarlo, se ve sorprendido por ello. Es lo que sucede en la vieja terminal del aeropuerto de Sevilla-San Pablo. Una terminal en desuso y que denota el paso del tiempo en sus instalaciones a favor de la actual y más moderna.

Fue una de estas personas que han sufrido el fenómeno en primera persona la que se me acercó y, pausadamente, me dijo: «Cuando acabemos la ruta paranormal tengo que contarte una cosa que me sucedió en el aeropuerto viejo». Sólo con eso tenía ya toda mi atención.

Al finalizar el recorrido tuvimos la ocasión de hablar, me indicó su nombre (que por razones de confidencialidad omito) y el trabajo que desempeña en el aeropuerto: «Muchas veces hemos salido de allí asustados por qué suceden cosas muy raras. Tan pronto está todo en calma como sientes pisadas detrás de ti, te giras y no hay nadie. Otras veces es que el frío es insoportable y entonces sientes como si te tocaran o te palparan, es todo muy incómodo». Con tales argumentos traté de hacerle ver que, tal vez, podría tratarse de algo subjetivo, que sugestión o la tan traída y llevada «imaginación» asustada.

Pero había más… «No, no son imaginaciones mías», repuso mi testigo que añadió: «Una noche, estando allí, sentimos como se abría una puerta, de forma totalmente antinatural, además estaba cerrada y era como si algo la hubiera abierto, allí no entra casi nadie ya. Entonces la temperatura bajo y vimos como una sombra, una silueta que se metía por la zona que daba a los antiguos aseos. Pensamos que podría tratarse de alguien que se podría haber colado. Al ir a ver la sorpresa fue mayúscula pues no había nadie. La puerta se cerró sola y entonces se comenzó a escuchar como un quejido dentro de aseo. El pánico fue tremendo».

Reforzada por la presencia, poco tiempo después de un compañero, fueron a ver que estaba pasando. No había nadie, estaba todo completamente solo, en calma, como si nada de lo narrado hubiera sucedido. «Me puse muy nerviosa, mi compañero sabe perfectamente que no miento ni me lo invento pero vete tú a saber lo que hubiera pensado».

Días más tarde otra persona, del mismo servicio, tiene otra experiencia en ese mismo lugar, en este caso con otra visión de la sombra que la tuvo a poco menos de tres metros de distancia y que, al volverse, pudo ver perfectamente. Él lo contaba así: «Estaba la noche fría y sentí un ruido y fui a ver, muchas veces es la cubierta, el techo, o algún animal que se mete, es una pena como está esta parte. No vi nada, sólo hacía frío… Entonces me di la vuelta y allí estaba esa cosa o lo que fuera, a poca distancia de mí. Yo no me moví siquiera, no me atrevía a articular palabra».

Preguntado sobre aquella visión afirmó: «No era una persona, era un bulto, una cosa física que estaba delante de mí pero que no podía verle los rasgos por qué no los tenía. Era como un fantasma, como algo irreal, como una proyección… Hay que verlo para poder describirlo, es muy difícil. El frío y aquella presencia me dejaron helado».

Y la circunstancia no es para menos pues este tipo de fenómenos tiene muchas formas de manifestarse y lo hace cuando la persona menos lo imagina.

Entre los trabajadores que tienen acceso a esta zona existe la leyenda –nunca corroborada- que ese fantasma se trataría del espíritu de un viejo sacerdote, que tienen identificado, y que se aparecería en esta zona pero todo es a modo de rumor y de creencia no confirmada.

Sea como fuere hoy día en esta terminal abandonada suceden hechos extraños de los que tenemos constancia gracias a los testimonios de las personas que han vivido estos encuentros con lo extraño, con lo sobrenatural, en una ciudad que no deja de deparar sorpresas en este terreno tan quebradizo.

 

Sor Úrsula, el fantasma que habita en el Parlamento de Andalucía

Pasillos y patios atrapados por un insigne religioso que atemoriza a políticos y empleados.

Al entrar en Sevilla por la avenida del Dr. Fedriani mire a su derecha a la altura del espléndido hotel Macarena frente a las murallas de la vieja Híspalis. Allí verá imponente un edificio inacabado.

Tiene aspecto de ser sede de un importante organismo y en verdad lo es, se trata del Parlamento de Andalucía, antiguo Hospital de las Cinco Llagas o de la Sangre, en su día uno de los hospitales más monumentales de Europa junto al Hospital Mayor de Filatera de Milán.

Su construcción fue llevada a cabo por la familia Ribera con diseño de los arquitectos Martín Gainza y Hernán Ruiz en 1540, siendo recinto sanitario hasta el año 1972. Pues en este incomparable marco, por sus abrillantados pasillos y lustrosos patios se pasea un insigne y eterno morador. Se trata del espectro de una monja a quién todos llaman como Sor Úrsula, religiosa que fue parte activa de este recinto en su etapa sanitaria y que destacaba por su particular dureza. Al morir ningún enfermo lo sintió y desde entonces vaga en pena por los pasillos, comienza a aparecerse tímidamente hasta formarse la silueta de la religiosa de la que destaca su particular tintineo de llaves.

Antaño, cuando se aparecía junto a un enfermo era signo inequívoco de muerte y se le consideró como toda una suerte de moderna parca. Hoy atemoriza a los políticos y al personal que realiza su labor en el interior del edificio consciente de que tan particular religiosa está al acecho.

Un suceso sin dudas inquietante ocurre en una fría madrugada de marzo de 2002, eran 3:30 h. de la madrugada y en el Hospital de las Cinco Llagas un grito ahogado resuena por sus pasillos y patios: «¡Sacadme de aquí, por favor, sacadme de aquí! ¡¡¡Sacadme de aquí, por Dios!».

Al pasar su ronda el vigilante de seguridad, en el patio 3, veía aterrado ante sí el paso parsimonioso de una monja etérea, translúcida y espectral… Una visión quimérica, una visión de otro mundo que sin embargo estaba ante él dejando a su pasar el frío aliento de la muerte…

En el año 1995 saltó la noticia el desaparecido «Diario 16 de Andalucía», edición de Sevilla, publicaba un artículo sobre el tema que firmaba Francisco Correal y se hacía eco de todo ello y de los otros fantasmas del Parlamento… El político andaluz de IU-CA Luis Carlos Rejón comentaba lacónicamente: «al fantasma lo tenemos de asesor» no dudando de su existencia, al respecto el político del PSOE José Ceballos manifestaba: «a mí me interesa la estética de esos temas, las cosas románticas de Bécquer…cosas extrañas pasan todos los días». Entre los políticos con experiencias espectrales encontramos a José Antonio Marín Rite, a este respecto manifestaba Guillermina Perdigones –ujier-: «¿el fantasma de la monja que se le aparecía a Plácido? Sí, pero conmigo no ha dado». Sin dudas todos tienen muy presente que una presencia muy especial convive con ellos en este recinto.

Quizás la explicación a estos fenómenos haya que buscarlas sumergiéndonos en su pasado, así en 1984 se iniciaron las obras de rehabilitación del edificio que se prologaron hasta comienzos de 1992 año en el que se inauguró. Una zona del hospital era utilizado como almacén y a medida que se realizaban los trabajos de acondicionamiento y cimentación iban surgiendo nuevas sorpresas que daba el terrero. Su valor desde el punto de vista arqueológico era muy importante pero en aquellos años esto no se tuvo en cuenta y se destruyeron varias fosas comunes o «carneros» donde se descubrieron restos humanos apiñados a varios metros de profundidad. Las palas excavadoras los retiraron y según cuentan «se llevaron todos a un osario».

También se descubrieron restos de orfebrería romana y vasijas, todos ellos junto a la calle Don Fabrique por donde pasaba un brazo del río y estos lugares eran un importante centro en la fabricación de estos útiles domésticos. Todo quedó destruido.

En la rehabilitación actual se incluyó un plan arqueológico que ha hecho que se estudie todo: en el primer patio que da a la citada calle se hallaron ocho cadáveres (siete mujeres y un niño) del siglo XVII, el estudio anatómico-patológico fue muy interesante y demuestra que se trataban de enfermos que acudieron al hospital, así como restos de los alfares romanos y hornos.

Por último, en pleno siglo XVII se tiene constancia de la existencia de una religiosa que prestaba tareas piadosas en el Hospital de la Sangre (o de las Cinco Llagas), de su carácter nada nos ha llegado pero si su nombre…, y es Sor Úrsula.

El último encuentro con lo extraño lo vivieron dos parlamentarias, la primera de ellas de un grupo político que vio a la monja y avisó por señas a su colega de frente (grupo opositor) que también miró y observó a la monja, a sor Úrsula, allí flotando mientras los miraba. La impresión fue fuerte y rápidamente fue conocida por sus más cercanos quienes recurrían al pasado del edificio para explicar aquella nueva experiencia.

Simbología oculta en la fachada de «Los Luises» de Sevilla

Una capilla con una arquitectura religiosa llena de símbolos, cenefas y figuras diminutas.

SevillaActualizado:

Me gusta caminar por Sevilla y admirar todo lo que nos tiene que ofrecer esta ciudad cargada de Historia y de misterio. A veces el sevillano no es consciente del rico patrimonio que tiene nuestra vieja Híspalis, y en otras ocasiones, simplemente, es que son detalles que nos pasan inadvertidos por desconocimiento del código o no estar en poder de un Saber que, quizás, hoy día, está perdido.

Por ello cuando paseo por la ciudad me gusta mirar, observar y ver los detalles que me ofrecen sus edificios por qué en muchos de ellos se puede encontrar un lenguaje oculto tan rico en matices como en la cultura que nos puede aportar.

Uno de esos edificios es el que podemos encontrar en plena calle Trajano, más concretamente en la iglesia de los Luises, obra del insigne arquitecto Aníbal González, nuestro particular “Gaudí” costumbrista.

Se trata de una arquitectura religiosa simbólica que podemos encontrar, principalmente en su fachada, que se puede tocar, se puede admirar, se puede leer… El edificio tiene una historia apasionante pues está ubicada entre lo que eran, antaño, otras construcciones religiosas importantes como la parroquia de San Miguel, en la plaza del Duque, o el viejo convento-noviciado de la Orden de Frailes Mínimos de San Francisco de Paula.

Atributos evangelitas de la capilla Los Luises
Atributos evangelitas de la capilla Los Luises – ABC

En el año 1866 pasa a ser propiedad de la Orden Jesuita, aunque los tiempos eran convulsos en España y paso a manos del gobierno de la I República siendo vendida, de forma incomprensible, a la Sociedad Bíblica de Londres, de esta forma pasó a ser un lugar de encuentro para el protestantismo en la ciudad.

Sería doña Dolores Armero y Benjumea quién en 1887 compró el templo y lo devolvió al catolicismo reintegrándolo a la Compañía de Jesús con la denominación de “Sagrado Corazón de Jesús”. Se produce una expansión cuando se comprar una serie de edificios cercanos para que pasaran a ser centro de espiritualidad ignaciana pues estaban bajo el control de la Congregación Mariana de María Inmaculada y San Luis Gonzaga, conocida vulgarmente como “Los Luises”.

Sería en 1917 cuando el jesuita P. Carlos Gálvez realiza el encargo a Aníbal González de este templo para la congregación de “Los Luises” así como, igualmente, una capilla anexa al local, siendo la iglesia del Sagrado Corazón y su otra salida a la calle de Trajano.

Precisamente en esta calle hemos de observar y admirar, con detenimiento, la fachada de la Capilla de los Luises a la calle Trajano, en sus conocidos ladrillos donde destaca el impresionante labrado que está a la altura de nuestros ojos. Cenefas de aspecto vegetal figuras diminutas que nos transmite su simbología cristiana, sólo hay que saber leer.

Destaca, tal y como bajamos a la Alameda, cuatro figuras esculpidas en el ladrillo que tienen mucho que decirnos: son los atributos de los cuatro evangelistas.

Primero el ángel se asocia a Mateo, puesto que su Evangelio empieza con un repaso a la genealogía de Cristo, el Hijo del Hombre.

El león es el atributo de San Marcos, ya que el Evangelio por él escrito empieza hablando de Juan el Bautista, “Voz que clama en el desierto”, estableciendo analogías con el león.

El toro es el atributo de San Lucas, su Evangelio narra del sacrificio que hizo Zacarías, padre de Juan el Bautista, a Dios.

Finalmente el águila es el símbolo de San Juan, el favorito de la reina Isabel “La Católica”, así representa el “pájaro solar”, imagen del fuego, de la altitud, de la profundidad y de la luz; es el “ojo que todo lo ve”, es lo trascendente, la elevación, la contemplación, el genio; además se trata del único evangelio no sinóptico.

Representación de los pecados capitales
Representación de los pecados capitales – ABC

Encontramos también el grabado de los símbolos de la Pasión de Cristo: el gallo, los dados, la columna y los azotes, la corona de espinas, los clavos, el paño de la Verónica -que enjugaría el sudor y la sangre de Jesús de Nazaret-, el martillo y las tenazas, la lanza y la esponja, las escaleras o el cáliz. Buena parte de todos estos elementos nos encontramos en la fachada como todo un canto a la simbología cristiana.

Luego, bajo mi particular criterio, encontramos lo que son los siete pecados capitales en una especie de caricatura simiesca o demoniaca, deforme y singular: lujuria, ira, soberbia, envidia, avaricia, pereza y gula.

Todo ello podemos encontrar en esta fachada tan inusual como importante como toda la información y cultura que nos ofrece su lenguaje oculto.

 

Lorraine y Ed Warren, una vida dedicada al misterio y lo paranormal

Durante los 70, formaron parte de una serie de acontecimientos que les ganaron fama. Por ejemplo, el encuentro con la muñeca Annabelle, los sucesos extraños de la familia Perron, o su relación con los horrores que se vivieron en Amityville, son los Warren, Ed y Lorraine, recientemente fallecida.

La pareja documentó cada uno de los casos que investigaron con la finalidad de dejar evidencia de que entre nosotros pueden hacerse, presentes fantasmas, demonios y cualquier otro ente.

Gracias a estas historias, los Warren, así como sus experiencias, han inspirado libros, series y películas de terror que aún nos infunden temor.

•1 Museo de lo oculto

Las investigaciones de los Warren comenzaron a principio de los 50. Esto les llevó a acumular una serie de objetos que sirvieron para establecer el primer museo de ocultismo en los 80, cuya ubicación es el sótano de la casa de la pareja en Connecticut.
Algunos de estos objetos están embrujados (según lo que ellos afirman) o son evidencias de los exorcismos que han realizado a lo largo de su carrera.

Algunos visitantes que han relatado sus experiencias sobre el lugar, han manifestado que se siente una serie de energías negativas y pesadas.

•2 Entre la religión y la ciencia…

A pesar de los escépticos, la pareja ha trabajado para instituciones importantes y de renombre como el Massachsetts Institute of Tecnology y la arquidiócesis de Worcester y Hartford.

•3 El caso de Amityville

Uno de los casos más famosos de los Warren fue el horror de Amityville. Según Lorraine, los signos y manifestaciones fueron más terroríficas que las llevadas a la pantalla.

Las investigaciones comenzaron cuando George y Kathy Lutz comunicaron que en la casa estaba embrujada por una presencia violenta e intensa, tan fuerte, que los expulsó de ella.

Según los expedientes de los Warren, la casa fue el lugar en donde Ronald DeFeo había asesinado a toda su familia brutalmente. Al momento de su condena, declaró que se debió a unas voces que lo incitaban a hacerlo.

•4 Annabelle, la muñeca diabólica

Entre la colección de objetos particulares en su museo, se encuentra la muñeca Annabelle, el objeto que inspiró los films The Conjuring y Annabelle.

Esta, sin embargo, no luce como la retratada en la película (aunque no la hace menos peligrosa). De hecho, está encerrada en una especie de caja de vidrio, con un crucifijo en la parte superior para alejar a los demonios y un letrero que sugiere que es un objeto peligroso.

Asimismo, los Warren están convencidos que la muñeca tiene que ver con la muerte de un visitante del museo ya que, momentos después de dejar el lugar, el hombre sufrió un fatal accidente.

•5 ¿Un tour? No estoy segura

En ocasiones especiales, se realizan recorridos en el museo. Sin embargo, se les advierte a los visitantes no tocar ninguno de los objetos que se encuentran en el lugar para prevenirlos de sufrir encantamientos o posesiones de espíritus.

•6 Lo paranormal no siempre da miedo… ¿o sí?

Los Warren, también cuentan en su haber con un extenso archivo fotográfico en donde se evidencian fantasmas y espíritus. Algunos detractores han afirmado que son desperfectos en la imagen, aunque ellos lo niegan rotundamente.

Un ejemplo de ello, está incluida la foto de una boda en donde aparece el rostro de una mujer. La novia aclaró que se trataba de su madre quien había fallecido meses antes de celebrarse el matrimonio.

Con respecto a este caso, Lorraine Warren indicó que no todo lo que está vinculado a lo paranormal da miedo u horror.

•7 El poltergeist de Enfield

Otro caso polémico y que sirvió de inspiración para The Conjuring 2, fue el poltergeist de Enfield. El caso de un espíritu que afectó a una familia al norte de Londres, específicamente, a una niña de 12 años. Desde el principio, el tratamiento de esta situación fue cuestionada por carecer de pruebas contundentes.

Recientemente, ha salido a la luz las declaraciones de Guy Lyon Playfair, miembro del equipo durante la investigación. Lyon Playfair afirma que los Warren nunca realizaron un seguimiento serio y que sólo se trató de un montaje de la pareja.

•8 Lorraine Warren, consultora

Para The Conjuring (2013), los productores se basaron en los archivos de la familia Perron, de Rhode Island. La familia era acechaba por el espíritu de una bruja, Bathsheba Sherman, quien había maldecido la tierra luego de ver a su esposo sacrificando a su hijo.

Durante las filmaciones, Lorraine Warren era consultora de la producción y hasta había aparecido en un cameo durante la película.

La dueña actual, no obstante, realizó investigaciones por su cuenta para desmentir la historia de los Warren.

•9 ¿Alguien cree en los Warren?

Si bien los Warren se convirtieron en casi símbolos del mundo de los fenómenos paranormales, también ha propiciado un sinfín de investigaciones por parte de organizaciones que se muestran muy escépticas.

Perry DeAngelis y Steve Novella son algunos de los investigadores que están en contra de la veracidad de los archivos y casos de la pareja, que han reportado sus hallazgos para el New England Skeprical Society.

Tanto DeAngelis como Novella han revisado testimonios, visitado el museo, estudiado fotos y grabaciones y sus resultados son los mismos: los Warren carecen de hechos científicos y comprobables, y que gracias a ello, pueden incitar a la confusión y la duda.

de Revista Voces del Misterio Publicado en Teletipo

Cómic nº132, abril 2019, “Voces del Misterio”: EL POZO DE LOS ESPÍRITUS

Antonio Gago nos obsequia con un nuevo cómic, el número 132, para “Voces del Misterio”, sobre todos los temas que tocamos en el programa, hoy con “EL POZO DE LOS ESPÍRITUS” . Además recuerda que tienes disponible en LIBRERÍAS el libro “LAS VIÑETAS DEL MISTERIO” (Ed.Samarcanda, Antonio Gago, 2017), CÓMPRALO.

Puedes descargarlo en pdf de: Comic EL POZO DE LOS ESPIRITUS

Resultado de imagen de las viñetas del misterio

Anuncios

Anuncios

En ocasiones, es posible que tus visitantes vean un anuncio aquí,