La “hormona del amor” podría curar el alcoholismo: estudio

Un nuevo estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud en Maryland sugiere que un spray nasal con la “hormona del amor”, oxitocina, podría ayudar a combatir el alcoholismo.
El experimento se hizo en ratas que fueron inducidas al alcohol y han descubierto que después de una dosis del químico, han disminuido su consumo de líquido etílico.
El nuevo estudio descubrió que la disminución de las ratas en su consumo de alcohol es gracias al efecto que ejerce la oxitocina en el cerebro, donde se cree que el alcohol ejerce sus efectos intoxicares.
Los resultados de este experimento podrían desarrollar un tratamiento para la dependencia del alcohol en humanos. Otras investigaciones demostraron que la oxitocina puede reducir el consumo de otras drogas que causan adicción y son una esperanza para tratar la adicción al alcohol.
Cómo se realizó el experimento
Los investigadores dieron a dos grupos de ratas (las dependientes al alcohol y normales) una dosis de oxitocina.
“Los experimentos demostraron que la oxitocina administrada sistémicamente, por vía intranasal o en el cerebro bloqueó el consumo excesivo de alcohol en ratas dependientes del alcohol, pero no en ratas normales”, dijo el Dr. Brendan Tunstall, autor principal de los Institutos Nacionales de la Salud.
Su equipo encontró que funcionó al elevar las señales del neurotransmisor GABA (ácido Gamma-aminobutyric), que ayuda al controlar el motor y visión, al tiempo que ayuda a regular la ansiedad.
¿Qué es la oxitocina?
La oxitocina se produce en el hipotálamo y es liberada por la hipófisis posterior. Desempeña un papel en la vinculación social, la reproducción sexual, el parto y el periodo posterior al parto donde produce afección maternal al infante. También se adjudica a que cuando alguien besa o abraza a un ser querido, los niveles de oxitocina se incrementan.
Conclusiones esperanzadoras
El GABA es el principal neurotransmisor inhibitorio en el sistema nervioso, lo que significa que bloquea ciertos pulsos nerviosos que se envían entre las células del cerebro.
Se cree que el alcohol imita el efecto del GABA en el cerebro mediante la unión de receptores GABA e inhibiendo la señalización de las neuronas.
Los investigadores encontraron que la oxitocina causa señales GABA que potencian específicamente en el núcleo central de la amígdala, la parte del cerebro que es responsable de detectar el miedo y prepararse para los eventos de emergencia.
Esa es una región clave del cerebro en la red de neuronas dañadas por la dependencia del alcohol, dijo el Dr. Tunstall.
“Tomados en conjunto, estos resultados proporcionan evidencia de que la oxitocina probablemente bloquea el consumo mejorado de alcohol al alterar la transmisión de GABA [en la amígdala]”, agregó.
“Estos resultados proporcionan evidencia de que las aberraciones en el sistema de oxitocina pueden ser la causa del trastorno por consumo de alcohol”.
Los investigadores concluyeron que los nuevos hallazgos pueden llevar a nuevas terapias, como un spray nasal para los alcohólico-dependientes.
(FUENTE: telemundo.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s